El IPC se dispara hasta el 6,5% y termina 2021 con la mayor subida en diez años

La electricidad se encarece un 72% en el último año y los combustibles líquidos se disparan un 45%

Sube el Índice de Precios de Consumo

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,2% en diciembre en relación al mes anterior y elevó su tasa interanual hasta el 6,5%, un punto por encima de la tasa de noviembre y su nivel más alto en 29 años,
debido el encarecimiento de la luz, de los alimentos y de los hoteles y restaurantes, según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa interanual del IPC registrada en diciembre (6,5%) es dos décimas inferior a la avanzada a finales del mes pasado por el INE (6,7%). En el caso de la tasa mensual (1,2%), el dato definitivo es una décima menor al que adelantó Estadística (1,3%).

Con el dato interanual de diciembre, el más elevado desde mayo de 1992, el IPC encadena su duodécima tasa positiva consecutiva y sitúa la inflación media de 2021 en el 3,1%, la más alta desde 2011, cuando se alcanzó una tasa media del 3,2%.

Según Estadística, en el comportamiento interanual del IPC de diciembre destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor este año que en igual mes de 2020. De hecho, la luz se ha encarecido en el último año un 72% incluyendo las rebajas impositivas aplicadas a la factura de la electricidad. Descontando dichas rebajas fiscales, la subida interanual del precio de la luz sería del 96,8%.

Si se excluye la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos, el IPC interanual alcanzó en diciembre el 7,3%, ocho décimas más que la tasa general del 6,5%. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

Junto a la electricidad, también el grupo de alimentos impulsó al alza la tasa interanual de la inflación, especialmente por la subida de los precios de las legumbres y hortalizas, del pan y los cereales y de la carne. Además, los servicios de alojamiento se encarecieron en diciembre en comparación con igual mes de 2020 y la restauración subió los precios por encima de lo que lo hizo un año antes.

Por contra, los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales bajaron en diciembre de este año, en contraste con la subida que experimentaron en 2020.

En concreto, el grupo de vivienda elevó más de 6,5 puntos su tasa interanual en diciembre, hasta el 23,3%, por la subida del precio de la electricidad, mientras que el de alimentos incrementó casi dos puntos su tasa, hasta el 5%, por el encarecimiento de la mayor parte de sus componentes, y el de hoteles, cafés y restaurantes registró una tasa interanual seis décimas superior a la de noviembre, hasta situarse en el 3,1%.

Por contra, el grupo de transportes recortó más de 2,5 puntos su tasa interanual, hasta el 10,9%, por el menor coste de las gasolinas para el transporte personal.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en diciembre cuatro décimas, hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Es la tasa más elevada de la subyacente desde marzo de 2013.

En el último mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 6,6%, más de un punto por encima del mes anterior. Por su parte, el indicador adelantado del IPCA subió un 1,1% en tasa mensual.

En tasa mensual, el IPC encadenó su quinto repunte consecutivo al subir un 1,2% en diciembre, casi un punto por encima del ascenso registrado en el mes de noviembre. A este incremento de los precios en el mes contribuyó, sobre todo, el encarecimiento de la electricidad en casi un 20% y la subida de los paquetes turísticos nacionales en un 19,2%.

Lo que más bajó de precio en el mes de diciembre fueron los otros artículos de vestir (-3,9%) y la ropa masculina (-2,8%) debido al inicio de las rebajas de invierno.

En el último año (diciembre de 2021 sobre diciembre de 2020), lo que más ha subido de precio ha sido la electricidad (+72%); los combustibles líquidos (+45,4%); butano y propano (+33,3%); otros aceites (+30,5%), y el aceite de oliva (+26,7%).

Por el contrario, lo que más se ha abaratado desde diciembre de 2020 son los peajes y aparcamientos (-22,5%); equipos de telefonía móvil (-5,1%); el transporte marítimo de pasajeros (-3,6%); otros soportes informáticos (-2%); los servicios de telefonía móvil (-1,4%); ordenadores personales (-1,2%) y gafas graduadas y lentillas (-1%).

La tasa anual del IPC subió en diciembre en todas las comunidades autónomas, especialmente en Andalucía y País Vasco, con un alza de 1,3 puntos en ambos casos. Los menores repuntes se dieron en Baleares, Cataluña y Galicia, con avances de ocho décimas.

A cierre de 2021, todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas. Las más elevadas corresponden a Castilla-La Mancha (7,6%), Castilla y León (7,3%), Aragón (7,2%) y Extremadura (7,1%), todas ellas por encima del 7%. Por contra, las comunidades que muestran los repuntes interanuales de precios más moderados son Canarias, con una tasa del 5,8%; Cataluña (6,1%), y Madrid y Asturias, ambas con una tasa del 6,2%.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*