La Saca de las Yeguas celebra 520 años de historia

La Saca de las Yeguas es una de las tradiciones más emblemáticas de Almonte

Los ganaderos de Almonte han vuelto a cumplir con una tradición centenaria: la Saca de las Yeguas, que cuenta ya con 520 años de historia. A primera hora de este miércoles las tropas de yegërizos que acompañan al ganado marismeño han abandonado el espacio protegido de Doñana para adentrarse en aldea del Rocío, donde aguardaban cientos de personas.

El delegado de la Junta en Huelva, José Manuel Correa, ha asistido al tradicional paso de los equinos por El Rocío en su camino hacia el municipio de Almonte acompañado por la delegada de Turismo, Cultura y Deporte, Teresa Herrera. La Junta de Andalucía ya está trabajando para declarar la Saca de las Yeguas Bien de Interés Cultural (BIC).

A las 19.30 horas está prevista la entrada de la primera tropa de yeguas en Almonte. Más de 1.500 cabezas de ganado que entrarán por el camino de Los Llanos, La Marmoleja, Feria, Altozano, Héroes de Baler, Manuel de Falla, Cristo, El Pocito y Camino de Villalba, hasta llegar al Recinto Ganadero Huerta de la Cañada.

Además, este año coincide este día con la víspera de la Feria de San Pedro, patrón de Almonte, que se celebrará hasta el 1 de julio en el parque de El Chaparral. A las 23.00 horas, momentos después del paso de las tropas por la zona de la calle Feria, tendrá lugar el alumbrado del Real de la Feria.

Del 27 al 30 de junio se realizarán las faenas tradicionales en el recinto ganadero que estará abierto al público en general desde las 08.00 horas a las 21.00 horas. Allí se realizarán las labores de marcaje e identificación del ganado, la tusa (corte de crines, cola y desparasitado de los animales), mercado de compra-venta de ganado y concurso morfológico de la raza equina marismeña.

El 1 de julio se producirá la salida del ganado, conducido nuevamente por los yegüerizos, hasta sus zonas de origen en Doñana. La labor de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño y sus asociados es fundamental para la conservación de estos ejemplares de la raza autóctona marismeña.

Se trata de una de las tradiciones más emblemáticas del municipio, que comenzó a regularizarse por medio de una ordenanza del Duque de Medina Sidonia en 1504, aunque existen numerosas referencias que datan a este acontecimiento ganadero desde mucho antes.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*