El Juan Ramón Jiménez, premiado por un caso de mejoría del dolor del miembro fantasma

El galardón ha sido concedido por la Sociedad Española de Rehabilitación Intervencionista

La doctora Blanca Cabaleiro, facultativa especialista en Medicina Física y Rehabilitación del Juan Ramón Jiménez, junto con el doctor Carlos Cordero, jefe del Servicio, coautor.

El Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez ha recibido el primer premio en la I Jornada Nacional de la Sociedad Española de Rehabilitación Intervencionista (SETRI) por un caso clínico que aborda la mejoría del dolor del miembro fantasma de una paciente amputada mediante el uso de radiofrecuencia.

El caso ha sido presentado por la doctora Blanca Cabaleiro, facultativa especialista en Medicina Física y Rehabilitación del Hospital, junto con el doctor Carlos Cordero, jefe del Servicio, como coautor. La radiofrecuencia aplicada engloba un conjunto de procedimientos que, mediante la producción de calor generado por ondas radioeléctricas sobre nervios específicos, interfiere temporalmente en la capacidad de enviar señales dolorosas.

La paciente padecía el síndrome de miembro fantasma, es decir, la percepción de sensaciones en una de las extremidades superiores en la que sufrió una amputación de forma traumática, a pesar de no tener ese miembro. Es un cuadro complejo y en muchas ocasiones, como en esta, doloroso y con una baja respuesta a los tratamientos.

El dolor del miembro fantasma, referido a una extremidad amputada total o parcialmente, es un dolor crónico que sufren el 45-85% de los pacientes que se someten a una amputación mayor de miembro superior o inferior, y que incrementa la discapacidad existente en cerca de dos tercios de los amputados.

El interés del caso galardonado es doble. Por un lado, los especialistas consiguieron manejar con técnicas de infiltraciones el dolor del miembro amputado, mostrando que el abordaje intervencionista es una nueva opción terapéutica en estos casos, al disminuir el dolor neuropático crónico que padecía la paciente.

Pero además, dada la dependencia de estas personas de las extremidades no afectadas, es importante realizar un tratamiento integral de los posibles cuadros clínicos que aparezcan para mantener su máxima independencia. En esta ocasión la paciente presentaba también un marcado dolor y limitación funcional en la extremidad superior no amputada, realizándose asimismo técnicas intervencionistas en hombro y codo.

El manejo intervencionista global de ambas extremidades de la paciente le ha permitido una importante reducción del dolor, así como una mejora de la funcionalidad y de la calidad de vida.

Este tratamiento es realizado por médicos rehabilitadores tanto en la Unidad de Rehabilitación Intervencionista como en la Unidad del Dolor del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, donde están incluidas un alto número de técnicas, como son, infiltraciones, toxina botulínica, bloqueos nerviosos, corticoides, ácido hialurónico y otros, realizados bajo control ecográfico. Anualmente son atendidos miles de pacientes que pueden beneficiarse de alguna técnica de tratamiento no invasivo para el manejo del dolor crónico y la disminución de su limitación funcional.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*