Opinión



Sánchez garantiza que el PSOE “liderará la oposición” y votará no a Rajoy

El líder socialista rompe su silencio en el Comité Federal

Pedro Sánchez en su visita a Huelva durante la campaña electoral

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha garantizado que su partido liderará la oposición en la nueva legislatura y que se opondrá a la reelección de Mariano Rajoy si opta a la investidura, sin margen para la abstención, porque los socialistas son la alternativa al PP.

“Somos y seremos la oposición, pero somos mucho más que eso, somos la alternativa. Ésa es la clave y por eso votaremos en contra de Rajoy”, ha proclamado Sánchez en su intervención ante el Comité Federal del PSOE en la sede de Ferraz, con la que ha roto el silencio que mantenía desde la noche electoral.

El candidato socialista ha anticipado que no tiene intención de formar gobierno, como hizo tras el 20D, después de que le hayan disuadido en los últimos días algunos de los principales barones, como la andaluza Susana Díaz, el asturiano Javier Fernández y el extremeño Guillermo Fernández Vara.

Con 85 escaños, Sánchez ha asumido que al PSOE, desde su autonomía política, le corresponde hacer una oposición “útil” con el fin de “reconstruir los consensos rotos” y de cambiar las políticas del PP de los últimos cuatro años, asociándose a otros partidos del Congreso. Asimismo, ha exhortado a Rajoy a que “cumpla su responsabilidad”, diga si va a acudir a la investidura y rebusque los apoyos en sus aliados naturales, entre “los que no está el PSOE”, para conseguir un gobierno estable.

Frenar la abstención

Sánchez ha querido ser contundente en su “no a la gran coalición, no a apoyar un gobierno del PP desde fuera y no a apoyar la investidura de Rajoy” para sacudirse la presión y frenar la hipótesis de una posible abstención a última hora, como habían sugerido Fernández Vara y el expresidente Felipe González.

La posición adoptada hoy por el Comité Federal deja la duda de que no ha sido recogida en una resolución política, como sí se hizo tras el 20D. En aquella ocasión, se dejó constancia por escrito de que el PSOE votaría no a una eventual investidura de Rajoy y, en caso de declinar, de que Sánchez intentaría formar gobierno.

Ni una cosa ni otra se han redactado en esta ocasión, por lo que ante una situación de bloqueo que pudiera desembocar en unas terceras elecciones, el máximo órgano del partido dispondría de margen para volver a reunirse y ver cómo si reorienta su postura.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*