Cepsa incrementó un 19% la inversión ambiental en Huelva en 2015 y cumple con el 98% de sus objetivos

La Rábida fue la primera refinería en España en presentar declaración medioambiental

Directivos de Cepsa presentaban esta mañana en la FOE la Declaración Ambiental de los dos centros que la compñaía tiene en Huelva

Los dos centros que Cepsa tiene en Huelva, la refinería de Palos y la Planta química de Palos, han presentado esta mañana sus respectivas declaraciones medioambientales, unos documentos que recogen toda la información relativa al comportamiento ambiental de las instalaciones durante el año 2015. El director de la Refinería La Rábida, José Antonio Aguera; el director de la Planta Química de Palos, Agustín Bonilla y el responsable de Protección Ambiental del site, Antonio García Sánchez, han sido los encargados de aportar a la prensa los principales datos de las declaraciones ambientales de los centros de Trabajo de Cepsa en Huelva, de los que se desprende que la compañía ha incrementado un 19% la inversión ambiental para Huelva en 2015.

Los dos centros de Cepsa en Huelva han cumplido con el 98% de sus objetivos medioambientales el pasado ejercicio y ambos centros han cumplido con las exigencias legales y situados sus valores de emisión muy por debajo de los límites autorizados exigidos, pese a que tanto uno como otro han experimentado un importante incremento de producción. Concretamente, la Refinería La Rábida obtuvo en 2015 el récord de destilación con 8,9 millones de toneladas y un incremento de carga a diferentes plantas y unidades, la más alta desde su puesta en marcha en 1967.

Del mismo modo, la Planta Química de Palos experimentó un incremento en la producción de todos los productos petroquímicos, superando, por vez primera, el millón de toneladas de ventas. Precisamente en Cepsa achacaban este récord de producción “a una buenísima gestión y no tanto al pequeño repunte de la demanda en refino, que ha permitido un crecimiento de un 3% en el mercado interior”. Sobre este particular, en Cepsa están convencidos de que los logros responden “no tanto a la situación, como a la planificación y a la eficiencia de refinería”. Y aclaró Agustín Bonilla, que ese crecimiento ha facilitado la labor pero no ha sido la causa, “ya que en Europa el sector de refino está estancado y no así en España”. “La facturación es semejante, los resultados no son malos, pues aunque el precio del crudo y los productos han caído, el margen del refino es razonable”, continuó argumentando.

En lo concerniente a la inversión medioambiental, en 2015 se alcanzaron los 11,4 millones de euros, lo que supone un incremento del 19% respecto al año 2014. Este importe se destinó, entre otros, a proyectos relacionados con la mejora de la eficiencia energética, la reducción de emisiones atmosféricas y el tratamiento de los efluentes líquidos. Desde 1997, ambas instalaciones han invertido 318 millones de euros en este capítulo. en el de gastos ambientales, en 2015 se han alcanzado los 35,2 millones de euros, acumulando desde el año 1997 la cantidad de 378,4 millones.

En cuanto al cumplimiento de los objetivos totales ambientales marcados para 2015, el resultado alcanzado fue muy similar en los dos centros, el 98%. Las actuaciones previstas de mejora en la gestión y reducción de emisiones, vertidos y residuos se desarrollaron de manera destacable.

Para José Antonio Aguera, director de la Refinería de La Rábida y Agustín Bonilla, director de la Planta Química de Palos, “hacer público año a año los datos ambientales de Cepsa no sólo es un ejercicio de responsabilidad social y transparencia informativa; el compendio de declaraciones es un informe preciso de la evolución que los centros han tenido, del esfuerzo inversor y la voluntad constante por mejorar anualmente, con cada proyecto, aplicando la mejor tecnología y procesos para mantenerse como referentes en cuanto a su comportamiento medioambiental”.

También hemos podido saber que la de La Rábida fue la primera refinería en España en presentar declaración medioambiental, justamente en 2017 se cumplirán 20 años de este hito.

Principales resultados de la Refinería La Rábida

Las concentraciones anuales medias de emisiones a la atmósfera fueron notablemente inferiores a los límites fijados por la Autorización Ambiental Integrada (AAI).Los resultados de la burbuja de 2015 indican el amplio cumplimiento de los límites establecidos con valores que van desde un 11 al 26% del límite permitido.

En las emisiones totales de SO2 en función de la cantidad de crudo procesado, se redujo también al pasar de 0,32 a 0,29 kg por tonelada de crudo tratado. “En el histórico, desde 2000 se ha conseguido en la Refinería una reducción de este índice el 88%”, señaló el director de Refinería, para quien también son cifras buenas las conseguidas en los efluentes líquidos, ya que el volumen en el principal punto de vertido fue del 21% inferior al autorizado. “La calidad del vertido ha experimentado un importante mejoría desde el 95 y la reucción acumulada es del 81%, consiguiéndose este año una ligera reducción con respecto al año anterior. El grado de cumplimiento de los parámetros de control establecidos legalmente es del 100%”, puntualiza.

En cuanto a los residuos, han explicado que en 2015 la cantidad total ha sido de 12,855 toneladas, lo que supone un incremento destacable respecto al año anterior, motivado por el desarrollo de diversas paradas para el mantenimiento de plantas y unidades y “por la ejecución de nuevos proyectos que han superado la necesidad de traqar un elevado volumen de construcción y demolición y residuos metálicos sin contaminar”.

La Refinería prioriza la gestión que conlleva el aprovechamiento eficiente de los recurso presentes en los residuos que genera y por ello el año pasado se valorizaron 6.136 toneladas de resiudos, que supone un 48,5% del total producido.

Por lo que se refiere  a la eficiencia energética, desde 206 se determina el índice que engloba todos los consumos energéticos y con el objetivo de mejorar este indicador, se ha conseguido la certificación de su Sistema de Gestión Energética. “Además su objetivo es fomentar la eficiencia energética de las organizaciones y disminuir las emisiones de gases que provocan el cambio energético e incrementar el aprovechamiento de las energías excedentarias”, sostienen en Cepsa, explicando que en 2015 el índice de eficiencia energética fue de 84,9%.

También se ha hablado en la rueda de prensa de las actuaciones sobre productos, y se ha asegurado que se ha invertido en la realización de mejoras y ampliaciones de procesos de desulfurización, “y se ha ido más allá al reducir en 2015 un 27 y un 30% respectivamente en los combustibles, respecto a la obligación legal”.

Cepsa en su apuesta por la innovación ha presentado un nuevo combustible marítimo denominado DMB que posee un 0,1% de azufre. Además, en el 2015 se ha mantenido el porcentaje de biocombustibles en los productos elaborados y en este sentido, la planta de ETBE, componente para fabricación de biocombustibles obtenido a partir de etanol de origen agrícola, aportó el 11,5% de la gasolina elaborada en la Refinería este año pasado. Asimismo el porcentaje de biodiesel en gasóleo de automoción que elabora Refinería a partir  de aceites vegetales ha sido del 3,5% a lo que hay que añadir un 1% de aceite vegetal hidrotratado directamente en las unidades de Refinería.

Resultados de la Planta Química de Palos

Los niveles de producción en 2015 han sido de 1.078.183 toneladas, que ha supuesto el incremento del 20,5% respecto al año anterior. En cuanto a las emisiones a la atmósfera, al utilizarse sólo combustibles gaseosos, gas natural, como combustible en los procesos de producción del centro petroquímico, las emisiones son mínimas, quedando por debajo de los límites de detección.

Sobre los efluentes líquidos, la declaración ambiental recoge que se vertieron 922.443 metros cúbicos, un 16,1% menos del volumen anual autorizado. Y ello pese al incremento productivo, sólo ha supuesto un incremento del 2% respecto al año anterior, gracias a las actuaciones de minimización de consumos energéticos y al control. Así, la calidad de vertido ha experimentado una importante mejoría y si tenemos en cuenta la reducción acumulada desde 1998 es del 93,6%. Sobre la gestión de residuos, se ha destacado la gestión de 2.858 toneladas en 2015 y se ha continuado con el reciclado y valorización de los residuos, de manera que 688 toneladas recibieron este tratamiento.

En cuanto a la eficiencia energética, la planta química de Palos dispone de consumo de energía calorífica. En el 2015 uno de los logros destacados de esta planta ha sido la obtención de la Certificación ISO 50001, que avala la correcta implantación de sistema de gestión energética y que obliga a realizar mejoras continuas.

Balance de emisiones de CO2 de RLR y PQP

En el transcurso de la rueda informativa se dio a conocer que en 2013 las instalaciones de cogeneración han dejado de recibir derchos gratuitos y por ello del balance total de emisiones correspondientes se desperende un déficit de 582.443 de derchos de CO2 apra las dos plantas.

Asimismo Cepsa ha finalizado un año más sus programas de investigación, mantenimiento y uso público en la Laguna Primera de Palos, que es renovado con periodicidad anual y pone de manifiesto la importancia ecológica de este espacio natural colindante a los centros productivos de Cepsa en Huelva. Este espacio fue visitado en 2015 por 5.351 personas.

Cepsa también ha realizado trabajos de investigación y fomento del patrimonio natural y arqueológico en espacios tan emblemáticos como Doñana y el Paraje Natural Reserva de la Biosfera “Marismas del Odiel”.

Sobre los malos olores

El responsable de Cepsa Refínería La Rábida, José Antonio Agüera, ha manifestado que respecto a los episodios de malos olores registrados en la capital el estudio elaborado por la propia compañía con los parámetros establecidos por la Consejería de Medio Ambiente ha establecido que “queda demostrado que Cepsa no tiene ninguna responsabilidad ahora ni  en el futuro”.

Agüera ha recordado que el estudio de Cepsa se realizó a petición de la Delegación de Medio Ambiente y estaba basado en “la normativa y con los requerimientos que pedía la Junta de Andalucía”. Paralelamente la Junta realizó otro estudio “que no era tan completo y se estableció que podría haber un“impacto de olor en alguna zona como la de la Universidad”. Pero según ha destacado Agüera ese estudio se realizó en “tan solo tres meses para llegar a conclusiones rápidas y debe comprender al menos 6 meses”. “No es tan completo como el elaborado por Cepsa”, por lo que según Aguera desde la Consejería deben ampliar el estudio y realizarlo según la norma a fin de que las conclusiones sean más precisas y fiables.

Tampoco han querido hacer declaraciones sobre lo que hasta ahora se ha recaudado en las gasolineras de Cepsa ni lo aportado por la propia compañía o los trabajadores de ésta a la campaña SOS al Recre. “Nuestra política de comunicación no va por esa línea”, han afirmado los directivos de Cepsa que han demostrado que apuestan por la salvación del Recre, pero sin hacer ruido.

El encuentro con los medios de comunicación ha sido a las 10.30 horas de hoy lunes 11 de julio en la sala de prensa de la Federación Onubense de Empresarios (FOE).

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*