Opinión



La cuadratura del círculo es imposible, pero a lo mejor Pedro Sánchez consigue los que los demás no vemos

Pedro Sánchez en San Sebastián, apoyando la candidatura socialista a las elecciones vascas

Pedro Sánchez parece ser que quiere asumir un nuevo intento de investidura y antes, incluso, que las elecciones vascas y gallegas. Y está en su derecho. Lo que no acabamos de ver es cómo ha hecho los cálculos de escaños, bien de apoyo o de abstención y luego gobernar.

Solo con Ciudadanos tiene menos representación que la del PP. Juntar Ciudadanos con Podemos y sus confluencias separatistas sería que uno u otro partido renunciara a sus principios fundacionales.

Llevar a cabo la ‘Operación Conpromis’: PSOE, Podemos y confluencias separatistas con PNV, antigua Convergencia, Ezquerra y Bildu no sé si el Comité Federal se lo va a permitir, visto, además, los resultados, de Catalunya, donde desde que gobernó con Ezquerra,  de ser segundo partido ha pasado a ser algo residual. En Valencia quien sube en votos es Compromis, que es Podemos allí, y en el Aragón y Baleares ha pasado tres cuartos de lo mismo. Por los pactos con Podemos y sus confluencias, el PSOE ha perdido votos en Madrid, Catalunya, Valencia, Aragón y Baleares.

No se puede olvidar que desde que dio los Gobiernos municipales y autonómicos a Podemos, el PSOE ha tenido el 20D y el 26J sus peores resultados desde la transición. Son datos objetivos, por lo cual no acabo de ver su alternativa.

También podría buscar pacto de Gobierno con abstenciones de Ciudadanos y los separatistas, algo que no creo que vaya a pasar por la cabeza de Albert Rivera, porque se queda sin el voto del electorado moderado que no quiere ver a Podemos y sus políticas ni en pintura. Basta ver a quién apoya Podemos y a quién Ciudadanos en la pobre Venezuela o en el País Vasco con Otegi. Son dos modelos de sociedad absolutamente distintos.

Y utilizar una investidura para hacer campaña de cara a Galicia, donde serán tercera fuerza por detrás de Em Marea-Podemos, y País Vasco, cuando ahora pueden ser quinta fuerza donde tuvieron de Lendakari a Patxi, sería un fraude al electorado, Congreso de los Diputados y SM el Rey, de tal envergadura que el coste, si se producen unas nuevas elecciones, no ya para Pedro Sánchez, que dimitiría esa misma noche, sino para el propio PSOE es tal, que no se lo puede permitir ni este partido ni el sistema parlamentario español y hasta la democracia, máxime cuando asistimos al mayor desafío, desde una parte de Catalunya, a la Constitución que más años de estabilidad ha dado en la historia de España. Cuando lo explique Pedro Sánchez y su equipo, saliendo de su enrosque político, lo sabremos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*