Una mujer utilizaba un quiosco de Isla Cristina como estanco clandestino para el contrabando de tabaco

La Guardia Civil interviene 986 cajetillas sin precintos fiscales

Las cajetillas incautadas pasan a disposición de la Delegación Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales

La Guardia Civil ha intervenido 986 cajetillas de tabaco procedentes del contrabando en un quiosco de la localidad de Isla Cristina (Huelva) que operaba como un estanco clandestino.

Las actuaciones se llevaron a cabo el pasado día 1 de diciembre, cuando los agentes, tras haber realizado tres aprehensiones de tabaco de contrabando en un mismo quiosco de la localidad de Isla Cristina desde el pasado mes de septiembre y habiendo observado que esta persona volvía a reincidir en la venta ilegal del mismo, procedieron a la realización de un dispositivo operativo para determinar si esta persona seguía realizando la actividad ilícita.

Durante el transcurso de las investigaciones, los agentes pudieron comprobar que en un local cercano al citado quiosco había un tránsito habitual de personas. Tras diversas comprobaciones y después de proceder a la inspección del citado local, fueron halladas 986 cajetillas de tabaco procedentes del contrabando que carecían de las correspondientes precintas fiscales. Dicho establecimiento operaba como un estanco clandestino, regentado por la hermana del propietario del quiosco, por lo que se procedió a la intervención del tabaco y a levantar la correspondiente acta de infracción administrativa por contrabando que serán remitidas al jefe de la Dependencia de la Aduana de Huelva contra la mujer.

Las cajetillas incautadas han sido puestas a disposición de la Delegación Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales de Huelva. Estas actuaciones se han llevado a cabo dentro de los Servicios de Inspección Fiscal que la Guardia Civil realiza para la lucha contra la venta ilegal y el contrabando de tabaco. La Guardia Civil recuerda que la compra-venta de tabaco de contrabando, además de perjudicar al sector de los estanqueros, puede afectar gravemente a la salud de quien lo consume ya que no ofrece ningún tipo de garantía sanitaria.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*