Opinión



El 42,7% de las mujeres desempleadas en Andalucía es parada de larga duración, según el XI Perfil Adecco

Aunque ha bajado 3,7 puntos desde hace un año según un estudio

En Andalucía hay 131.400 mujeres sin empleo (22,7%) que tienen educación universitaria

El próximo miércoles 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y desde Adecco, como empresa líder en recursos humanos y referente del mercado laboral, hemos querido analizar cuál es el perfil de la mujer trabajadora y de la desempleada en Andalucía, para presentar la radiografía más completa del empleo en clave femenina. En esta undécima entrega, que se elabora en base a los datos de la última Encuesta de Población Activa , Adecco –en colaboración con Barceló & Asociados- ha detallado cuál es el papel de la mujer andaluza dentro del mercado de trabajo.

De las 579.400 paradas que hay en la autonomía andaluza, 247.100 buscan empleo sin conseguirlo desde hace más de dos años, es decir, son paradas de larga duración. Este porcentaje se ha reducido en 3,7 puntos porcentuales con respecto al año anterior, hasta situarse una décima por debajo de la media nacional (42,8%).

El tiempo medio que las mujeres desempleadas llevan buscando trabajo sin conseguirlo en Andalucía es de 17,3 meses (1,1 meses menos que un año atrás) que se sitúa ligeramente por debajo del tiempo medio nacional (17,4 meses).

Existe una relación inversa entre edad y tasa de paro: a mayor edad, menor tasa de desempleo y viceversa.

La tasa de paro media andaluza para todas las mujeres es del 32,1% (-2,4 p.p., la segunda más alta de todas las regiones). Sin embargo, para el grupo de edad de entre 16 y 19 años, ésta alcanza un desorbitado 81,1% (-1,3 p.p.), la más alta de todo el país.

Cuando observamos la tasa de paro según el nivel educativo vemos que, a medida que este crece, la proporción de paradas disminuye. Mientras las mujeres con hasta educación primaria sufren una tasa de desempleo del 47,5% en Andalucía (36,3% nacional), las que tienen educación universitaria sobrellevan una del 20,1% (13,2% la tasa nacional para las universitarias).

 

Perfil de la mujer desempleada en Andalucía 

Si tenemos en cuenta el paro femenino según el tiempo medio de búsqueda de empleo, en Andalucía hay 579.400 mujeres que buscan empleo y no lo encuentran, que están por tanto paradas. Son 53.600 mujeres menos que las que estaban un año atrás en esta situación (en toda España no llegan a 200.000 las ocupadas que han encontrado empleo en el último año). De ellas, 247.100 buscan empleo sin conseguirlo desde hace más de dos años (42,7% del total), es decir, son paradas de larga duración.

Este porcentaje se ha reducido en 3,7 puntos porcentuales con respecto al año anterior, aunque sigue siendo por amplia diferencia el mayor periodo de tiempo en paro. Esta reducción también le ha permitido colocarse por debajo de la media nacional donde son el 42,8% de las mujeres las paradas de larga duración.

A continuación, hay 86.300 mujeres que se encuentran desempleadas desde hace más de un año y menos de dos (14,9%). En el caso de 72.500 mujeres llevan así entre 6 y 12 meses (12,5%), en tanto que 58.300 lo están desde hace un período de entre 3 a 6 meses (10,1% del total de mujeres sin empleo). Por último, un 10,9% de ellas está buscando empleo desde hace 1 a 3 meses y un 9% lo hace desde menos de un mes. En comparación con el total nacional, las mujeres andaluzas llevan menos tiempo buscando empleo pues el porcentaje español es mayor que el andaluz en las franjas de más de dos años en paro y de entre 1 a 2 años.

En todas las autonomías, el grupo de paradas más grande es el de aquellas que llevan así más de dos años. En todas, excepto en Baleares, el segundo grupo más grande de desempleadas es el de las que están en el paro desde hace más de un año y menos de dos.  

En este análisis se hablará en presente, pues se trata de los últimos datos disponibles, aunque se corresponde con los datos estadísticos medios del año 2016.

Con estos datos puede establecerse que el tiempo medio que las mujeres desempleadas llevan buscando trabajo sin conseguirlo en Andalucía es de 17,3 meses (1,1 meses menos que un año atrás) que se sitúa ligeramente por debajo del tiempo medio nacional (17,4 meses).

El paro femenino según la edad

De 579.400 desempleadas que hay en nuestra comunidad, el grupo más numeroso es el de aquellas que tienen entre 35 y 44 años de edad, con 161.000 personas, que equivale al 27,8% de todas las mujeres en paro en Andalucía. La segunda franja de edad con más paradas es la de mujeres de entre 25 y 35 años (145.800; 25,2%). Es decir que más de la mitad de las mujeres andaluzas sin trabajo (53%) durante el año pasado tenía entre 25 y 44 años de edad.

También resulta significativo el grupo de mujeres desocupadas de entre 45 y 54 años de edad, que reúne a 145.300 personas (25,1% de todo el paro femenino). Los grupos de edad de 55 y más años, y de 20 a 24 años, tienen cada uno cerca del 10% del total de mujeres desempleadas de la región. El primero suma a 50.800 personas (8,8%, la menor proporción autonómica), en tanto que el segundo agrupa a 60.800 mujeres (10,5%).

Un grupo más reducido, de 15.700 mujeres desocupadas, tiene entre 16 y 19 años de edad (2,7% del paro femenino andaluz). Teniendo en cuenta el número de ocupadas y paradas de cada grupo de edad se puede calcular la tasa de paro. Desde esta perspectiva se obtiene una relación inversa entre edad y tasa de paro. Es decir, que a mayor edad, menor tasa de desempleo y viceversa. Esto es así en el total nacional y en once autonomías entre las que se encuentra la andaluza.

La tasa de paro media en Andalucía para todas las mujeres es del 32,1% (2,4 puntos porcentuales menos que un año atrás), la segunda más alta de todas las autonomías, sólo por detrás de la de Extremadura (32,4%).

Sin embargo, para el grupo de edad de entre 16 y 19 años, alcanza un impactante 81,1%, la más alta de todas las regiones, aunque se ha reducido 1,3 puntos en el último año (frente a una media nacional del 61,6%).

La proporción de desempleadas en Andalucía supera la respectiva media de España en todos los grupos de edad, como acabamos de ver con el grupo de las más jóvenes. Es más, las tasas de paro femenino andaluzas de las cuatro franjas de edad inferiores a 55 años se encuentran entre las tres más altas a nivel autonómico. En la franja de edad de entre 20 y 24 años la proporción de paradas es del 56,1% frente al 42% nacional, la más elevada. Para el grupo de mujeres de entre 35 y 44 años la tasa de paro andaluza se ubica en el 29,6% (18,8% la nacional), la segunda más elevada. Y la menor proporción de paradas se encuentra en el grupo de 55 y más años de edad, con un 21,9%, la cuarta mayor proporción de todas las autonomías y muy por encima de la media española (16,7%).

El paro femenino según el nivel formativo

El colectivo de mujeres ocupadas puede clasificarse en cuatro categorías, según sea el máximo nivel formativo alcanzado:

  • Hasta escuela primaria
  • Primera etapa de la educación secundaria
  • Segunda etapa de educación secundaria y FP
  • Formación universitaria y superior.

Entre las 579.400 mujeres sin empleo que hay en Andalucía, el grupo más numeroso es el de las 242.100 mujeres que tienen la primera etapa de la educación secundaria como máximo nivel formativo (41,8% del total de paradas, la segunda mayor proporción entre todas las autonomías).

Por otra parte, 131.400 mujeres sin empleo (22,7%) han alcanzado la educación universitaria, mientras que 120.500 cuentan con la segunda etapa de la educación secundaria (20,8%, el tercer porcentaje más bajo del conjunto de autonomías).

Las restantes 85.500 que buscan empleo sin conseguirlo no han estudiado más allá de la escuela primaria (14,8% del colectivo de paradas, el mayor porcentaje a nivel autonómico junto con el de Navarra). Lo anterior no debe llevar al equívoco de pensar que la formación no es relevante a la hora de conseguir un puesto de trabajo.

Que haya más mujeres paradas con formación universitaria que con educación primaria tiene que ver con el elevado nivel educativo de la población. En efecto, cuando observamos la tasa de paro según el nivel educativo vemos que, a medida que este crece, la proporción de paradas disminuye. Mientras las mujeres con hasta educación primaria sufren una tasa de desempleo del 36,3% en todo el país, las que tienen educación universitaria sobrellevan una del 13,2% (menos de la mitad). Lo mismo ocurre en Andalucía, aunque con niveles de paro más elevados en los cuatro niveles formativos. En la región, las mujeres con educación primaria exhiben un 47,5% de desempleadas. Es la segunda más alta detrás del 51,9% que muestra Extremadura. Ambas, más que duplican las tasas de paro para este grupo formativo del País Vasco (15,1%), Asturias (21%) y Baleares (23,5%).

Al mismo tiempo, las mujeres andaluzas con educación universitaria o superior presentan una tasa de paro del 20,1%, también la segunda más alta del conjunto de autonomías, por detrás de Extremadura, con un 20,2%. También en este caso, las mayores tasas de paro multiplican por más de dos las más bajas: Baleares (7,9%), Navarra (8,2%) y el País Vasco (9,3%).

La tasa de paro andaluza para las mujeres con la primera etapa de la secundaria (42,4%) es la más elevada entre todas las regiones españolas. En el caso de las mujeres con hasta la segunda etapa de la educación secundaria, Andalucía vuelve a quedar en el segundo lugar, una vez más detrás de Extremadura, con un 30,3% y un 30,5%, respectivamente. 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*