Investigadores ven viable un Sistema de Alerta Sísmica Temprana en Huelva

Se reclama educar a la población onubense para saber actuar ante un seísmo

La FOE ha acogido la presentación del proyecto de Sistemas de Alerta Sísmica Temprana

¿Sabrían los onubenses actuar correctamente ante un gran terremoto? La respuesta es “rotundamente no” y teniendo en cuenta que Huelva está ubicada en una zona de gran actividad sísmica, éste es un tema que habría que tomarse más en serio. Es una de las conclusiones que se han puesto sobre la mesa en la presentación del proyecto de Sistemas de Alerta Sísmica Temprana (SAST) que expertos en la materia han presentado este jueves en la capital onubense; un encuentro que ha servido para reivindicar educación a la ciudadanía para saber cómo reaccionar y qué medidas tomar ante este fenómeno natural.

Y es que si hubiera un terremoto al sur de la península ibérica, un SATS podría detectarlo y avisar de su magnitud unos segundos después de su inicio, dando margen a las autoridades para alertar a la población cuanto antes y mitigar los daños. Investigadores del Real Observatorio de la Armada (ROA),  el Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña y la Universidad Complutense de Madrid han presentado y demostrado este jueves en Huelva la viabilidad de este sistema, cuya eficacia se ha demostrado en países como Japón. El proyecto de estos investigadores registra los tres primeros segundos del terremoto, estimando el lugar exacto y su magnitud para poder gestionar la respuesta rápida de las autoridades antes de que lleguen a las zonas pobladas las ondas sísmicas de mayor magnitud. “Podemos calcular el epicentro, la magnitud y el tiempo del que disponemos hasta que llegue el terremoto y esta información es fundamental para salvar vidas”, ha señalado Antonio A. Pazos, jefe de la Sección de Geofísica del ROA y uno de los artífices del proyecto.

Habrá un terremoto antes o después, y tenemos que estar preparados para saber actuar

Entre el cabo de San Vicente y el golfo de Cádiz se han producido los mayores terremotos conocidos de la historia reciente de nuestro país: el de Lisboa de 1755, donde el posterior tsunami produjo más daños que el propio terremoto, y el de 1969 en la costa de Huelva. “Huelva está en una zona donde se producen grandes terremotos. A lo largo del siglo XX y hasta ahora, no ha habido ninguno de consideración y ésto nos ha relajado”, ha señalado Elisa Buforn, catedrática física de la Tierra de la Universidad Complutense de Madrid, quien asegura que “habrá un terremoto antes o después”, por lo que siempre hay que estar preparados y saber actuar ante esa posibilidad, a la vez que ha defendido la viabilidad de un SAST en esta zona de la península.

Preocupa el desconocimiento de la población sobre cómo actuar ante un terremoto
Preocupa el desconocimiento de la población sobre cómo actuar ante un terremoto

¿Cuál sería el coste económico si ocurriese un terremoto en Huelva como el de 1755? ¿Qué procesos industriales se verían afectados? ¿Cuáles de ellos son críticos? ¿Existe en Huelva un protocolo de actuación? ¿Cuáles deberían ser los requerimientos de un SAST para ser operativo? Estas son algunas de las preguntas lanzadas por Antoni M. Roca, subdirector de Geofísica y Sismología del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña. Preguntas que no han recibido respuesta, pero que hacen pensar sobre la necesidad de un SAST en Huelva, de planes de emergencia y de protección y, por supuesto, de educar (que no alarmar) a una población muy desinformada en un tema de interés nacional.

La industria en Huelva está construida de acuerdo a las normativas más exigentes en materia de seguridad

No parece que sirvan de mucho los estudios sobre simulacros de terremotos realizados en Huelva, como se ha desvelado, en los que se detallan los daños y números de muertos, si se pierden en algún cajón del Ministerio del Interior. Es otra de las reflexiones que se han planteado en este interesante encuentro celebrado en la Federación Onubense de Empresarios, al que han asistido responsables en materia de seguridad de distintos organismos de Huelva y de la industria química, como el gerente de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (Aiqbe), Rafael Romero, que si bien ha asegurado que la industria en Huelva está construida “de acuerdo a las normativas más exigentes en materia de seguridad”, ha reconocido que “es cuestión de tiempo que haya un terremoto; no sabemos cuándo, pero puede haberlo y tenemos que estar preparados”. De igual manera se ha pronunciado el rector de la Universidad, Francisco Ruiz: “No debemos tener miedo, pero sí medidas”, ha señalado.

Porque si algo ha quedado claro a lo largo del debate posterior a la presentación del SAST es que la formación es fundamental y alertar a la población es básico. “La realidad es que vivimos en una zona de actividad sísmica y debemos empezar a educarnos, saber qué hacer, antes, durante y después de un terremoto. Esto no cuesta dinero y es fundamental, porque se pueden salvar muchas vidas”, se ha apuntado durante el debate, en el que se ha reconocido que en Huelva “no estamos preparados para actuar”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*