Ecologistas alegará contra el proyecto de Fertiberia por estar en contra del “enterrado” de los fosfoyesos

Dice que la empresa “desprecia las posibles filtraciones a la ría"

Balsas de fosfoyesos en Huelva

Ecologistas en Acción va a presentar alegaciones al proyecto de Fertiberia para la restauración de las balsas de fosfoyesos por considerar que la empresa pretende “enterrar” los residuos “sin ningún tipo de tratamiento”, según ha anunciado la organización.

Tras haber estudiado el proyecto de Fertiberia, sometido a información pública para la tramitación de su evaluación de impacto ambiental, Ecologistas en Acción considera “una grave irresponsabilidad” los contenidos de la documentación presentada, ya que “no afronta ni mínimamente el conjunto de graves problemas generados por el vertido ilegal de residuos peligrosos a la marisma durante décadas”.

A juicio de la organización, la primera condición para empezar a buscar soluciones a estos residuos es “caracterizarlos debidamente, porque si no se conoce bien lo que hay en esos 120 millones de toneladas de los llamados fosfoyesos, no se pueden plantear ni estudiar las diferentes opciones de tratamiento que requerirán los residuos depositados por Fertiberia y otras empresas en diferentes épocas”. Lo que sí se conoce, señalan los ecologistas, “es que por la diversidad de orígenes y calidades de las materias primas y sus impurezas conforman un mosaico heterogéneo y de gran inestabilidad en algunas zonas, que incluye grandes cantidades de metales pesados y sustancias radiactivas“.

En su opinión, “la obligada caracterización de los residuos es despachada en la memoria del Estudio de Impacto Ambiental en una página, en la que se informa que tras la toma y estudio de cinco muestras, han llegado a la conclusión de que el conjunto de 120 millones de toneladas se pueden considerar como residuos no peligrosos”. En este sentido, critica que sean “cinco muestras para más de mil hectáreas contaminadas con espesores de cinco a veinte metros, sin que ninguna se haya realizado en las balsas de los apilamientos, que presentan una grave inestabilidad química, por la que se vienen realizando estudios científicos de seguimiento desde hace años”.

Calidad del aire

Tras esta “inexistencia de caracterización mínima” de los residuos, el resto del proyecto y su estudio de impacto ambiental se reduce a “un rutinario y supuesto estudio de alternativas que como no podía ser de otra manera, termina concluyendo que su mejor opción es la de enterrar los fosfoyesos sin ningún tipo de tratamiento”, indica la organización. De esta manera, añade, la empresa “desprecia también las posibles filtraciones presentes y futuras a la ría, así como las emisiones atmosféricas procedentes de las balsas de apilamiento y evaporación, que como recientes estudios científicos han demostrado, generan graves afecciones a la calidad del aire de Huelva, con episodios de dispersión de contaminantes dañinos, cuando coinciden con algunos fenómenos atmosféricos, como los fuertes vientos habituales en la marisma”.

Ecologistas en Acción considera que Fertiberia “no quiere abordar la restauración de la marisma a la que estaría abligada legalmente y que hay instancias políticas que parecen ampararla, como lo vienen haciendo desde que iniciaran su invasión contaminante del espacio público marismeño en plena época de dictadura franquista”. No obstante, han defendido que “la recuperación de las marismas de Huelva sigue siendo un objetivo irrenunciable para Ecologistas en Acción y para la sociedad onubense que se ha manifestado a lo largo de estas últimas décadas”.

Por ello, van a presentar alegaciones solicitando la evaluación ambiental negativa de este proyecto y apoyarán todas las iniciativas de movilización ciudadana “en defensa de la salud humana y ambiental y por la recuperación de la ría y las marismas para su uso y disfrute público”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*