Se nos fue otro Martes Santo lleno de esplendor, con sus cuatro cofradías luciendo en las calles de Huelva

Desde las Colonias ponía la cofradía en la calle la Hermandad de la Lanzada

Otro Martes Santo que se nos va, muy diferente al del año pasado, sin sobresaltos y sin sustos del tiempo. Una jornada donde nos encontrábamos con el clásico retraso en horario de las salidas de Carrera Oficial, siendo la Hermandad de la Salud la única que salió de la misma antes de su hora.

A las 15.15 echaba a andar la cofradía de Pérez Cubillas, la Hermandad de la Salud, arrastrando consigo a todo el barrio y deleitando a Huelva con su forma de andar, acompañada musicalmente por la Agrupación Musical Santísimo Cristo del Amor.

Desde las Colonias ponía la cofradía en la calle la Hermandad de la Lanzada, que con los sones de la Banda Virgen de la Salud y la Banda de Música de Aznalcóllar nos traía el olor a azahar y nos hacía vivir un momento espectacular en su salida de Carrera Oficia, donde salió con una petalá a los sones de ‘’Virgen de la Palma’’

A las 18.00 el contraste nos lo traía la Hermandad de los Estudiantes desde San Sebastián. El Cristo de la Sangre nos embriagaba de soledad y recogimiento a su cruz mientras que su madre, la Virgen del Valle, nos deleitaba con los sones clásicos de marchas de palio.

Desde el Barrio Alto, el Señor se ponía en la calle y la Hermandad de Pasión nos daba la estampa histórica y clásica de ver al Señor bajar el Paseo Santa Fe. La hermandad recuperó el retraso de casi 15 minutos debido al desmontaje de la gloria del paso de palio de la Virgen del Refugio en la salida del Templo. En Madreana se vivieron momentos de Martes Santo, saetas, petalás, y en todo su caminar, las personas que estaban viendo al Señor le tiraban claveles rojos llenando Huelva de un mar de claveles.

A soñar con un nuevo Martes Santo.

                                                                                                                                                                                                                    JESÚS MUÑOZ

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*