Opinión



La valorización de Residuos de Construcción y Demolición aumenta e impulsa la economía circular

La gestión y el reciclaje de los RCD adquiere un papel cada vez más importante

La reutilización de RCD recogidos en contenedores de obra evita la extracción de nuevos recursos

En la actualidad el reciclaje y la valorización de residuos se ha convertido en una necesidad de carácter medioambiental, pero también económico. La reutilización de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) recogidos en contenedores de obras evita la extracción de nuevos recursos, como áridos naturales, y contribuye al desarrollo sostenible. La valorización de estos materiales permite a la sociedad disponer de más recursos naturales y disminuir el impacto ambiental y el consumo de energía derivado de su extracción y elaboración.

Ssegún el Real Decreto 105/2008, residuos RDC son aquellos que se generan en obras de demoliciones o de construcción. Se tratan principalmente de escombros de naturaleza inerte cuya procedencia son trabajos de reformas, rehabilitación, demolición o excavaciones.

Hasta hace algunos años, la valorización de residuos en numerosas empresas atendía estrictamente al cumplimiento de la ley. Sin embargo, la gestión y revalorización de RCD recogidos en contenedores de obra no solo forman parte de la responsabilidad social corporativa de muchas empresas, sino que en su filosofía empresarial también se encuentra la apuesta por el impulso de la economía circular.

La normativa vigente establece distintas clasificaciones de los residuos RCD. Los de Nivel I son aquellos excedentes pétreos libres de contaminación que proceden de actividades como excavaciones o movimientos de tierras. Por otro lado, los residuos RCD de Nivel II son aquellos generados por trabajos propios del sector de la construcción, como demoliciones, reparaciones o implantación de servicios (saneamiento, abastecimiento, suministro eléctrico y telecomunicaciones). Estos residuos deben ser depositados en contenedores homologados para posteriormente recogerlos y tratarlos para su reciclaje y valorización.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*