Banco de España avisa del “significativo riesgo de pérdida de empleos menos productivos por subir el SMI”

Piden evaluar antes los posibles efectos "no vaya a ser que se consiga lo contrario"

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, estuvo el miércoles en el Congreso
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, advirtió el miércoles en el Congreso del “significativo riesgo de pérdida de puestos de trabajo” por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en trabajadores con un menor nivel de productividad.

Hernández de Cos, que compareció en la Comisión de Economía y Empresa, explicó el ‘y anunció el impacto de esta medida en colectivos como el de los más jóvenes y de mayor edad con menor formación, con una tasa de paro aún muy elevada. El gobernador del Banco de España considera que el nivel del salario mínimo y sus incrementos anuales deberían ajustarse a la productividad de los trabajadores afectados y su grado de empleabilidad si se quieren evitar efectos no deseados, en forma de pérdida de empleo y aumento de la desigualdad”.

“En general tiende a identificarse que el aumento del salario mínimo tiene un efecto negativo, aunque limitado, sobre el empleo agregado en la economía”, dijo recordando que el Banco de España está evaluando los efectos de la última de las subidas del salario mínimo, “que supuso un alza del 8% de este indicador, e indicó que una extrapolación supondría la pérdida del 0,8% de los empleos”.  “Esperemos que eso no sea lineal”, subrayó “ya que -insistió- la subida proyectada por el Gobierno para 2019, en línea del acuerdo con Unidos Podemos para sacar adelante los nuevos Presupuestos, contempla una subida de más del 22%, hasta los 900 euros mensuales en 14 pagas”.

Por ello alertó de la situación en la que se encuentran muchos de los trabajadores a los que, en principio, les beneficiaría la medida, señalando que cerca del 50% cuentan con contratos temporales y también cerca del 50% lo hace en empresas de menos de diez trabajadores, lo que a su juicio aumentaría su riesgo de perder el empleo.

Insistió el gobernador del Banco de España en calibrar la medida y evaluar de manera rigurosa los posibles efectos, para adoptar después decisiones. “Con el objetivo final estamos ya de acuerdo. No vaya a ser que consigamos lo contrario”, comentó

Apostó por que los futuros cambios en el mercado laboral aborden la reducción de la temporalidad y una rotación contractual que considera excesiva. “La corta duración de los contratos afecta a la calidad del empleo, pero también a las mejoras en la productividad”, declaró.

Recordó que los objetivos principales del Banco de España son aumentar su presencia e influencia a escala europea y global, y reforzar la capacidad de identificación temprana de los riesgos y las vulnerabilidades para la estabilidad financiera y macroeconómica de la economía española, así como la capacidad de respuesta para mitigar esos riesgos y evitar que se materialicen. “En definitiva, se trata de lograr una institución más abierta y transparente, con una mayor flexibilidad y eficiencia, que obtenga el mayor provecho de sus recursos tanto humanos como materiales, siempre con la independencia, el rigor intelectual y la excelencia como valores esenciales”, expuso durante su intervención.

Reclamó la no reversión de las reformas estructurales realizadas en los últimos años, destacando que las reformas laborales de 2010 y 2012 “mejoraron elementos institucionales en el mercado de trabajo y ayudaron a ganar competitividad”.

Así, ha explicado que si “tradicionalmente el ajuste en períodos de crisis se realizaba a costa de perder puestos de trabajo, ahora se puede hacer a través de rebajas salariales“, lo que cree que ha sido particularmente relevante para recuperar empleo.

Además, ha relacionado el mercado de trabajo con la desigualdad pues cree que esta última en España “tiene cierto carácter cíclico”, algo que, ha apostillado, “no pasa en todos los países”. “Esto tiene que ver con la ciclicidad del mercado laboral”, “es”increíble” que la tasa de desempleo pudiera llegar al 27% en los peores momentos de la crisis, o que pudiera rebajarse en cinco años 12 puntos”, insistió.

No hay margen para el ahorro en los hogares

También señaló que ante una situación con menores restricciones financieras, “los márgenes empresariales siguen aumentando a buen ritmo”.

Sin embargo, comentó que “la fuerte creación de empleo ha ido de la mano de un aumento modesto de las retribuciones salariales en los últimos cuatro años”. Recalcó que se ha apostado por valorar positivamente los elementos variables en la negociación colectiva, con el fin de recoger especificidades de las empresas, de manera que la evolución de los salarios se ajuste lo más posible a la de la productividad del trabajo”.

“El consumo privado ha experimentado una evolución creciente por encima del aumento de la renta disponible real”, algo que ha propiciado que la tasa de ahorro se modere hasta niveles históricamente reducidos, según ha comentado. “El margen de los hogares para contraer más su ahorro parece limitado“, ha dicho.

En cuanto a los precios de consumo, su dinámica continúa viéndose muy afectada por las fluctuaciones del componente energético.

Entorno exterior e interior

En relación con el entorno exterior, la economía mundial está mostrando en lo que llevamos de año síntomas de desaceleración, tras el elevado crecimiento registrado en 2017.

En relación con la economía española, durante el período transcurrido de 2018, ésta ha continuado su etapa expansiva, si bien a un ritmo menor que en los años previos, con un crecimiento interanual del PIB real del 2,5 % en el tercer trimestre, tras los aumentos iguales o superiores al 3 % de los tres años precedentes.

“Esta desaceleración del crecimiento, que viene anticipando el Banco de España en los últimos trimestres, responde, en parte, al entorno internacional, algo menos positivo en los meses transcurridos de este año, como he descrito con anterioridad”, declaraba el gobernador del BE, que seguía exponiendo: “En todo caso, el escenario central de crecimiento de la economía española en los próximos años es coherente, al igual que en el conjunto del área del euro, con tasas de avance superiores a su crecimiento potencial y, por tanto, con una brecha de producción cada vez más positiva”.

Y aseguraba que el mantenimiento del pulso inversor es clave, dado que la inversión productiva es un determinante fundamental tanto de la dinámica cíclica de la economía como del crecimiento económico a largo plazo.

La fuerte creación de empleo ha ido de la mano de un aumento modesto de las retribuciones salariales en los cuatro últimos años, recuerda Hernández de Cos que asegura que a esto habrían contribuido, principalmente, el elevado grado de holgura en el mercado de trabajo con el que comenzó la actual fase de recuperación y la expectativa de tasas de inflación muy moderadas durante estos años.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*