2019 estará marcado por la deriva hipotecaria, el sobreprecio en las capitales y el control del alquiler

Según in informe de pisos.com

Las medidas para frenar la escalada de los alquileres podrían tener el efecto contrario, según pisos.com

El año 2019 estará marcado por la deriva hipotecaria, el sobreprecio en las capitales y el control del alquiler. Son algunas de las conclusiones del balance del año y las perspectivas para el próximo año del mercado inmobiliario realizado por pisos.com.

Las medidas propuestas por el Gobierno para poner fin a la escalada de los precios del alquiler en España en los últimos años, que en 2019 superará los 900 euros de media frente a los 859 euros registrados en septiembre, podrían tener el efecto contrario y disparar aún más las rentas, señala el informe de pisos.com.

Los planes contemplados incluyen registros de viviendas vacías y sanciones a sus tenedores, la creación de índices públicos de referencia para las rentas o la compra de solares para edificar viviendas de alquiler social, a lo que su suma la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Ésta contempla ampliar los plazos de prórroga obligatoria de los contratos o la prohibición de pactar garantías adiciones a una fianza máxima de dos mensualidades.

Pero, según explica el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, los profesionales con intereses en este mercado “ya han avisado de que, lejos de bajar los precios, estas reformas tendrán el efecto contrario, e incluso podrían desembocar en una menor preocupación por acondicionar regularmente las viviendas”.

De hecho, Font compara esta situación en España con experiencias similares llevadas a cabo en Francia o Alemania, donde, según él, han redundado en mayores subidas, debido a la ausencia de sanciones y a las lagunas legislativas, además de haber provocado que las zonas limítrofes a las áreas controladas disparen sus rentas.

Alquiler turístico

Una de las causas que ha impactado negativamente en el ascenso de los precios del alquiler, además de modificar el modo de vida de las principales ciudades españolas, es el auge del alquiler turístico a raíz de la creación de plataformas como Airbnb.

El avance de este arrendamiento turístico, según el informe, “ha convertido ciertas urbes en coto exclusivo del visitante esporádico, causando molestias a los vecinos de toda la vida y dejando sin opciones habitacionales de calidad y renta proporcionada a los salarios al inquilino residencial”.

Es el caso de Madrid, donde el alquiler turístico se ha instalado “con más fuerza”, desplazando a los inquilinos de larga distancia y donde para encontrar alquiler asequible “hay que acudir a un catálogo escaso y plagado de infraviviendas”, al mismo tiempo que la proliferación de locales turísticos encarecen el ocio y la cesta de la compra.

El informa apunta a que la vivienda sigue consolidando su empuje y recortando distancias frente a los máximos. A medida que se baja de nivel y se analiza el comportamiento de territorios más concretos aparecen diferencias importantes, pero lo cierto es que el escenario nacional parece haberse aferrado a una moderada tendencia al alza, tal y como demuestran las principales estadísticas de precios, compraventas, hipotecas y visados de obra nueva vertidas en 2018. Los pronósticos anticipan incrementos en la misma línea.

Font, director de Estudios de pisos.com, admite que el tema inmobiliario que más expectación ha levantado ha sido el relativo al pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). La decisión del Tribunal Supremo de que siga siendo el cliente el que liquide este tributo fue tumbada por un real decreto ley del Gobierno en el que se insta a los bancos a asumir este coste. “La incertidumbre vivida por el sector financiero y los clientes no se termina con el jaque del Ejecutivo”, asegura Font, que admite que “las hipotecas que se están firmando en estos momentos respetan las condiciones pactadas de antemano. Incluso hay bancos que asumen de forma total o parcial los gastos de formalización (tasación, notaría, registro y gestoría)”. Según el experto, “es de esperar que las ofertas más agresivas se modifiquen para que los números salgan sin perder competitividad. La banca está bajo observación, y cualquier acción que implique comisiones más altas o nuevas vinculaciones se interpretaría como cláusula abusiva”.

“2018 romperá por fin la barrera del medio millón de compraventas, incluso se podría llegar a colocar el total anual en torno a las 520.000 si en los últimos meses de año no se quiebra la tendencia”, apunta Font, que auguraun 2019  que mantendrá estas cifras, ya que el recorrido alcista está cercano a su techo razonable.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*