Opinión



Los asistentes a ‘Hidrogeodía’ conocen las propuestas de recuperación del río Odiel

La jornada consistió en un recorrido por donde el Odiel recibe los primeros lixiviados ácidos de varias minas

La segunda edición de `Hidrogeodía´ de la provincia de Huelva titulado ‘Pasado, presente y futuro del Odiel: uno de los ríos más contaminados del mundo’ se ha celebrado con gran éxito de participación. Se trata de una iniciativa impulsada a nivel nacional por la Asociación Internacional de Hidrogeólogos con motivo del Día Mundial del Agua, para difundir y poner de manifiesto la importancia del agua y la hidrogeología en nuestra sociedad.

La segunda edición de ‘Hidrogeodía’ ha sido organizada en la provincia por investigadores del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Huelva y técnicos de la Agencia del Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía coordinados por Francisco Macías, con el apoyo de la Facultad de Ciencias Experimentales, el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Andalucía y la Cátedra de Aguas de Huelva.

La jornada ha consistido en un recorrido guiado por la zona donde el río Odiel recibe los primeros lixiviados ácidos procedentes de varias minas de sulfuros abandonadas, pasando de tener una buena calidad ecológica a estar profundamente contaminado.

Los asistentes también han conocido sobre el terreno las actuaciones necesarias para la restauración del río Odiel, de forma que en el futuro sus aguas vuelvan a tener un buen estado. Una de estas medidas consiste en la construcción de plantas de tratamiento pasivo de lixiviados ácidos, cuya tecnología ha sido desarrollada en la Universidad de Huelva. Se ha visitado la planta de Mina Concepción, construida gracias a un proyecto Life, que no necesita ningún consumo de energía, ya que el agua fluye por gravedad, y tampoco requiere de una continua dosificación de reactivos químicos.

Otra medida necesaria para mejorar las condiciones en el Odiel es la investigación de métodos eficaces y baratos para impedir la contaminación difusa, que se origina en las escombreras mineras durante los periodos lluviosos. Así mismo, se debe estudiar la situación de las cortas mineras inundadas, para que no vuelvan a repetirse peligrosos vertidos de aguas ácidas como el ocurrido desde la corta de La Zarza en mayo de 2017.

Estas propuestas recibieron el pasado mes de octubre el premio ‘Carlos Ruiz Celaá’, otorgado por la Asociación Nacional de Ingenieros de Minas, que tiene como objetivo reconocer actuaciones que destaquen en la investigación de las aguas y su uso sostenible.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*