Opinión



Huelva, la cuarta capital española donde más se deprecia la vivienda y Moguer marca el mayor ascenso

La capital onubense marca el segundo precio más asequible de España en el primer trimestre

Viviendas en la Avenida de Andalucía en Huelva

Huelva  fue la cuarta capital española donde más se depreció el precio de la vivienda de segunda mano en el primer trimestre del año (-3,55%) y marcó el segundo precio más asequible de España, con 1.109 euros el metro cuadrado, bastante alejada de Málaga (2.334 €/m²), que fue la sexta más costosa del país, según el informe trimestral de precios de venta de pisos.com, que también destaca que la localidad onubense de Moguer marcó el ascenso más señalado del país respecto al pasado año (63,14%).

De acuerdo a este informe, la vivienda de segunda mano en Andalucía en marzo tuvo un precio medio de 1.646 euros por metro cuadrado. Esta cifra supuso un ascenso del 1,99% frente al mes de diciembre de 2018. Interanualmente, fue la quinta que más subió, un 13,75%, mientras que mensualmente, creció un 0,40%. Andalucía fue la sexta autonomía más cara de España, por detrás de Baleares (2.922 €/m²), entre otras.

En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en marzo registró un precio medio de 1.700 euros por metro cuadrado, arrojando una subida trimestral del 1,68%. De un año a otro, la subida fue del 9,32%, mientras que el ajuste mensual fue del -0,06%.

Trimestralmente, Málaga (2,91%) fue la duodécima provincia española que más subió. Por su parte, Sevilla (-1,90%) fue la sexta que más cayó de España.

Interanualmente, Málaga (17,63%) obtuvo el sexto puesto entre las provincias españolas que más crecieron. En cuestión de precios, la provincia andaluza más cara fue Málaga (2.341 €/m²), siendo la sexta en el ranking nacional. Por su parte, Jaén (956 €/m²) fue la séptima más asequible del país.

En cuanto a las capitales andaluzas, Cádiz (3,41%) fue la sexta en el ranking de repuntes nacionales trimestrales, mientras que Huelva (-3,55%) fue la cuarta capital española que más se depreció. Frente al pasado año, Málaga (16,58%) fue la décimo cuarta capital española que más subió. Por su parte, Jaén (-1,44%) fue la cuarta en el ranking nacional de descensos.

En el apartado de precios, Huelva (1.109 €/m²) marcó el segundo precio más asequible de España, bastante alejada de Málaga (2.334 €/m²), que fue la sexta más costosa del país.

Respecto a los municipios andaluces, Adra (35,04%), en Almería, lideró las subidas en España en el primer trimestre del año. En ese mismo periodo, Antequera (-10,16%), en Málaga, fue la novena localidad española que más se devaluó.

Respecto al pasado año, el ascenso más señalado del país fue el de Moguer (63,14%), en Huelva. Alcalá de Guadaira (-21,21%), en Sevilla, arrojó la cuarta devaluación más intensa a nivel nacional. Albox (658 €/m²), en Almería, fue el municipio más barato de Andalucía en marzo de 2019. Por su parte, el más caro de la región fue Marbella (3.219 €/m²), en Málaga.

Los precios siguen moviéndose en márgenes moderados. Para Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, el escenario político actual dificulta la tarea de realizar previsiones. “El mercado está expectante ante las promesas electorales de los partidos en campaña y los posibles decretos y modificaciones que salgan adelante durante las últimas semanas de la legislatura”, ha manifestado. Para el experto, esta incertidumbre ante el futuro inmediato paraliza a profesionales y particulares. “Ciertos agentes del sector retrasarán inversiones o proyectos, al tiempo que el cliente final evitará precipitarse y tomar decisiones importantes que afecten a su economía, tales como comprar una casa o mudarse a otro piso de alquiler”, ha indicado.

Otro de los frentes abiertos es la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria. Para el portavoz del portal inmobiliario, “el impacto del nuevo reparto de los gastos en las condiciones de los préstamos está por ver, pero lo cierto es que el propio Banco de España ya ha avanzado que es muy posible que las hipotecas se encarezcan”. Font indica que “sería contraproducente que la protección al consumidor acabe repercutiendo en tipos de interés más altos. La
seguridad jurídica no debería tener como efecto un peor acceso a la vivienda”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*