Opinión



Los vecinos no se rinden y volverán a exigir el desalojo del local ocupado en la Avenida Costa de la Luz

Piden al alcalde que "asuma sus competencias" en materia de seguridad y salubridad

Imagen de una de las concentraciones ante el local ocupado por drogadictos, prostitutas y gorrillas

Los vecinos y comerciantes de la Avenida Costa de la Luz y calle Punta Umbría, ubicadas en la barria del Nuevo Molino de la capital onubense volverán a tomar este jueves las calles por cuarta vez en una nueva concentración para exigir el desalojo urgente de un local ocupado en el barrio que se ha convertido en ‘centro neurálgico’ de drogadictos,  prostitutas y gorrillas.

Miembros de la junta directiva de la Asociación de Vecinos Costa de la Luz han vuelto a mantener una reunión con el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, quien les ha explicado las gestiones que ha realizado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Huelva con el objetivo de agilizar al máximo la resolución de este grave conflicto. Pese a ello, la comunicación de Cruz fue desalentadora, al transmitir que el juez le había indicado que en su sede “no había abierto ningún procedimiento” sobre este asunto y que tan sólo había un asunto sobre “incautación de droga” en las inmediaciones del  inmueble.

El primer extremo ha sido inmediatamente desmentido por la asociación, que ha trasladado al primer edil municipal la documentación remitida por la propiedad del local para demostrar que en 2017 denunció la usurpación del local y que en enero de este año, ante la suspensión de juicio, solicitó como medida cautelar el desalojo inmediato del inmueble ante los graves perjuicios generados a los vecinos y daños a la propia finca.

Asimismo, los miembros de la asociación vecinal han vuelto a exigir a Cruz que “asuma sus competencias” en materia de urbanismo: planeamiento, gestión, ejecución y disciplina urbanística, así como en materia de seguridad, salubridad y habitabilidad ciudadana y que acuerde que técnicos del Ayuntamiento de Huelva se desplacen al inmueble ocupado “y comprueben si este local de 54 metros cuadrados reúne las condiciones mínimas, conforme a la legislación vigente, para poder ser usado como vivienda de más de una docena de personas y dos perros, y si los suministros con los que cuenta se están obteniendo conforme a la normativa aplicable para poder ser usado como vivienda”.

Tras la concentración del jueves, los vecinos y comerciantes también están llamados a celebrar en la sede social La Piscina una reunión donde la directiva de la asociación vecinal informará sobre todos los encuentros llevados a cabo y ante los “nulos avances” obtenidos para el desalojo del local ocupado y  acordar nuevas medidas de presión para conseguir que el barrio recupere la normalidad.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*