Miles de olivareros se manifiestan en Sevilla por el bajo precio del aceite y piden soluciones “ya”

El olivar andaluz representa más de 200.000 agricultores y más de 18 millones de jornales al año

Miles de olivareros se han manifestado este martes en Sevilla para protestar por lo que consideran "el robo que supone el bajo precio del aceite de oliva en origen, que se encuentra por debajo de los costes de producción"

Miles de olivareros convocados por COAG-A y UPA-A, apoyados por UGT y CCOO, se han manifestado este martes en Sevilla para protestar por lo que consideran “el robo que supone el bajo precio del aceite de oliva en origen, que se encuentra por debajo de los costes de producción”, y han pedido “soluciones y no palabras para afrontar la situación”.

La manifestación, a la que no se han sumado ni Asaja, Cooperativas Agro-alimentarias, ni fabricantes, se inició sobre las 10,30 horas, en el estadio Benito Villamarín y continuó hasta el Palacio de San Telmo para luego dirigirse a la Plaza España donde se encuentra la Delegación del Gobierno en Andalucía.  Bajo el lema ‘No es justo’ o ‘Queremos un precio justo’ ha transcurrido la manifestación por Sevilla. 

Los representantes de las organizaciones agrarias han podido acceder al edificio del Gobierno autonómico, donde han entregado un manifiesto que recopila las reivindicaciones del sector. Posteriormente, los manifestantes han continuado su recorrido hasta la Plaza de España, deteniéndose ante la Delegación del Gobierno central en Andalucía. Allí, una representación ha entrado al edificio, donde han entregado el manifiesto que resume las reivindicaciones del sector.

El secretario general de COAG-A, Miguel López, ha explicado a los periodistas que “el precio del aceite ronda los dos euros cuando debería estar por encima de los tres euros”, lo que significa “un robo de 1.500 millones de euros, que se queda la industria, las envasadoras y la distribución”. Por ello ha pedido abordar el problema de manera urgente y teniendo en cuenta que el sector no parará las movilizaciones hasta que no se resuelva el conflicto. Y además ha anunciado una nueva movilización en el mes de septiembre en Madrid, e incluso llegar a Bruselas.

Por su parte, el secretario general de UPA-A, Miguel Cobos, ha declarado que “sobran especuladores en el sector” y ha advertido de que se trata de una manifestación demandada por el sector .

Las organizaciones agrarias convocantes de la protesta demandan actualizar los umbrales de referencia para el almacenamiento privado, la autoregulación del sector, medidas de control por parte de la Junta, medir en frontera la calidad de las importaciones de aceite. Y aseguran que no quieren más palabras, sino hechos.

Asistentes

La presencia de políticos del PSOE-A, Cs y Adelante Andalucía en la manifestación ha sido recibida con algún abucheo y pitadas.

El olivar andaluz representa más de 200.000 agricultores y más de 18 millones de jornales al año y el aceite es ahora mismo la punta de lanza de las exportaciones y de la industria agroalimentaria de Andalucía y de España, han señalado fuentes socialistas.

Demandan acabar con un sistema especulativo que ha llevado al aceite de oliva a estar por debajo de los costes de producción, con una caída de más de un 30 por ciento en los últimos meses, lo que hace “inviable” al sector. Por ello el socialista Pradas ha señalado que el olivar está manteniendo en este momento el medio rural y el empleo de las cooperativas y, por ello, hay que estar todos unidos para defender “con uñas y dientes el precio del aceite”.

Entre las peticiones a la Junta de Andalucía, ha señalado los controles de calidad al aceite que impidan que entre de fuera aceite de menos calidad que está “contaminando el mercado y bajando los precios”. “Estamos contra los movimientos especulativo que por parte de algunos grupos inversores se están haciendo apostando por olivar intensivo frente al olivar tradicional y de montaña”, ha indicado Pradas. Además ha exigido que en la nueva Política Agrícola Comunitaria (PAC) se prime el cultivo tradicional con una mayor inversión de la que reciban esas grandes explotaciones intensivas que “no benefician al empleo, que necesita más agua y que, en nada, están beneficiando el precio del aceite de oliva”.

Representando a Cs, han acudido a la protesta la diputada y secretaria de Organización, Mar Hormigo; los diputados nacionales Marián Adan y Pablo Cambronero, y el parlamentario andaluz Enrique Moreno, quienes han asegurado que el partido naranja “siempre va a ser un aliado del sector del olivar”. Han exigido más sensibilización y medidas concretas al Gobierno central para estos agricultores, que pasan momentos muy difíciles con unos precios que no son sostenibles”. “Tenemos que seguir luchando y reivindicando unos precios justos”, han comentado antes de defender las medidas que en este marco ha adoptado el Gobierno andaluz y garantizar que llevarán este asunto al Congreso ante el “abandono del PSOE”.

La versión de la Junta 

El portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, ha insistido este martes en el apoyo que el gobierno andaluz y las medidas que está adoptando para hacer frente a la crisis de precios del aceite de oliva, y ha dicho que “no todo el sector es el que se ha manifestado, sino una parte”, en referencia a la organización agraria Asaja y a Cooperatias Agro-alimentarias que no se han sumado a esta protesta.

Ha recordado que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, mantuvo una reunión la semana pasada con las organizaciones agrarias y las cooperativas para mostrar su apoyo a esta industria estratégica en Andalucía y ha recordado que desde el inicio de la crisis de precios, la Junta está intentando adoptar medidas consensuadas con el sector y ha estado presente en la reunión del Consejo del Olivar. “Además, en los Consejos Consultivos, la consejera del ramo ha pedido al Gobierno nacional que asuma su responsabilidad”, ha explicado.

Ha vuelto a hacer hincapié en que “la Junta se ha puesto del lado de la industria, y va a reclamar la mejor solución.

 

Ni Asaja, ni Cooperativas Agro-alimentarias, ni fabricantes se han sumado a la protesta

Para UPA, la urgencia se encuentra en el bajo precio que reciben los agricultores por su aceite de oliva, que lleva toda la campaña muy por debajo de los costes de producción y, lógicamente, está haciendo perder muchos millones de euros a este sector estratégico para la economía andaluza, sin motivos justificados. Pero además de la necesidad de solventar el problema coyuntural del bajo precio, el ramo productivo de nuestro “oro líquido” arrastra una serie de problemas y desventajas estructurales. Estas dificultades tienen más que ver con la posición débil y atomizada de nuestro modelo mayoritario de pequeñas explotaciones familiares frente a las pocas y potentes empresas industriales y de comercialización; también se deben a la falta de medidas legislativas que protejan a los agricultores de las prácticas de mercado abusivas, y la necesidad de inversión en el sector para que siga siendo viable, sostenible y tenga futuro. Por ello, las reivindicaciones de esta protesta se resumen a continuación.

REIVINDICACIONES DEL SECTOR DEL ACEITE DE OLIVA:

  • Puesta en marcha por parte de las administraciones de medidas urgentes que eviten los abusos al productor, con precios justos y estables.
  • Que la Unión Europea permita la autorregulación del sector para lograr una estabilidad dentro de los mercados y permita, por ejemplo, la retirada de producto en los momentos en los que sea necesario equilibrar la oferta y la demanda, evitando así oscilaciones importantes de precios.
  • Actualizar los precios de desencadenamiento del mecanismo de almacenamiento privado, pues son cifras de hace más de 25 años, por tanto, están obsoletas y no son acordes con los costes actuales de producción y el coste de la vida.
  • El olivar tradicional con bajas producciones y altos costes debe recibir un apoyo adicional en forma de pagos básicos y pagos acoplados provenientes de la PAC.
  • Modificar la Ley de cadena alimentaria para prohibir y sancionar las malas prácticas como la venta a pérdidas o la utilización del aceite de oliva como producto reclamo.
  • Trabajar por una mayor unidad y concentración de la oferta por parte del sector productor para optimizar la capacidad de negociación. También hay que poner recursos para conseguir que el valor añadido derivado del envasado, la comercialización o la diferenciación de calidad, se quede en el sector productor.
  • Establecimiento de contratos tipo entre productores e industria que permitan fijar precios mínimos ligados a costes de producción.
  • Establecer mecanismos de control de calidad y sanciones para evitar fraudes al consumidor, así como trabajar en su formación para que sea capaz de detectar esos abusos.
  • Que las Administraciones destinen recursos para promocionar el consumo interno e internacional, y los beneficios del aceite de oliva, a través de organismos como EXTENDA.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*