Opinión



Segundo fallecimiento por Coronavirus en Huelva, una mujer de 67 años que murió el lunes

Ha sido incinerada esta mañana y su hija y su marido piden que les hagan a ellos el test para confirmar o descartar

Ángeles y su hija Rosa. (Imagen publicada en H24)

Huelva contabiliza ya desde ayer lunes por la tarde con otra persona fallecida. Se trata de una mujer que comenzó el pasado sábado a tener algunos síntomas y falleció ayer, según publica Fermín Cabanillas en el digital Huelva24.com.

Ángeles Álvarez Lorenzo, una mujer de 67 años, fue recogida por una ambulancia el pasado sábado en su casa de Huelva “con síntomas de una enfermedad provocada por el coronavirus”, y falleció el lunes por la tarde.

Su hija Rosa ha explicado a ese diario que llamó el sábado a las 14.40 aproximadamente porque su madre presentaba problemas respiratorios y afirma que la ambulancia llegó casi una hora más tarde para trasladarla al hospital Manuel Lois y hacer una primera valoración. De allí fue trasladada al hospital Juan Ramón Jiménez y horas después entraba en un protocolo del coronavirus. Esa noche se quedaba ingresada y estable, según le dijeron a Rosa, y que pasaría a la tercera planta aislada con oxígeno. Les aseguraron que les llamarían por teléfono, pero Rosa indica que no les han mantenido informados.

“A la una de la madrugada aproximadamente del domingo recibimos esa llamada y nos dijeron que mi madre estaba muy muy grave, tenía una neumonía muy grave bilateral y estaban valorando si meterla en UCI o no, y que pensaban que era coronavirus”. El diario sigue narrando que no volvieron a ponerse en contacto con la familia hasta pasadas las tres de la tarde del domingo. “El lunes a las 9.30 nos llamó el médico para decir que estaba mal, empeorando. Creían que se había formado un trombo en el pulmón, el corazón lo tenía mal, que era una paciente con muchas patologías… A las tres de la tarde nos avisan de que no cumple requisitos para entrar en la UCI y dos horas más tarde nos llaman para decirnos que ha muerto”.

Rosa denuncia que “es mentira que haya un teléfono para informarnos a los familiares, porque ella ha podido llamar 30 veces y nadie lo cogía. Aunque no tiene queja de los médicos “que se han portado todo lo bien que han podido”, si lamenta que ni siquiera haya una persona atendiendo a los familiares.

Su madre murió a las 17.00 horas de ayer. La han incinerado este martes a las 9.00 horas. “Para eso sí se han dado prisa”, lamenta.

Y ahora Rosa  quiere saber si ella, que tuvo contacto con su madre el sábado, o su padre que vivía con ella, puedan dar positivo por Coronavirus. Teme por su padre de 73 años y una enfermedad pulmonar crónica. Llevan desde el domingo pidiendo el test y nadie les atiende.

D.E.P Ángeles Álvarez

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*