Opinión



Se intensifican los controles policiales en los accesos a los núcleos costeros en Lepe y Cartaya

Agentes de la Policía Local controlan los accesos a Nuevo Portil

Las localidades onubenses de Cartaya y Lepe han incrementado los controles policiales en los accesos de los núcleos costeros para velar por el cumplimiento del decreto que declara el Estado de Alarma y que prohíbe el desplazamiento de la población a las segundas residencias.

Así, el Comité Asesor del Plan Municipal de Emergencias de Lepe, en su reunión mantenida esta mañana, ha acordado incrementar los controles y el número de sanciones, tras haberse percibido en los últimos días un movimiento y tránsito mayor de lo habitual en la situación de confinamiento obligatorio que requiere el Estado de Alarma en el que se encuentra el país.

En este sentido se ha resaltado que el hecho de que en estos momentos no existan casos confirmados de contagio en Lepe, “no quiere decir que se haya ganado la batalla contra el coronavirus en el municipio, sino que requiere reforzar aún más las medidas de protección y seguridad establecidas, ya que en cualquier momento los datos pueden ser menos alentadores, como está ocurriendo en otras localidades españolas”.

Para garantizar el cumplimiento de las restricciones de desplazamientos (sólo permitidos para casos muy puntuales como la compra de alimentos, medicinas o acudir extremando las precauciones al trabajo) se van a incrementar los controles por parte de Policía Local y Guardia Civil.

Por ello, se ampliarán los controles de acceso a las playas, sancionando a quienes pretendan acceder a su segunda residencia; se intensificará el control de las personas que estén circulando por la calle e incluso accediendo a supermercados, a fin de evitar desplazamientos innecesarios para realizar pequeñas compras, ya que la excepción de la compra de alimentos hace referencia a la adquisición de los productos necesarios para el abastecimiento familiar y no a productos superfluos.

Desde el Comité Asesor del Plan Municipal de Emergencia se insiste en la necesidad de continuar extremando las precauciones en materia de seguridad e higiene, así como respetar al máximo las restricciones de movilidad y el confinamiento en los hogares.

A día de hoy se han cursado más de 200 sanciones en Lepe por incumplimiento de estas normas y se han producido las primeras detenciones de personas infractoras, que están realizando desplazamientos innecesarios y no contemplados en la normativa.

Más controles en El Rompido y Nuevo Portil

En el caso de Cartaya, estos controles se intensifican en El Rompido y en Nuevo Portil. Se pretende, de esta forma, evitar la afluencia o circulación no justificada de vehículos y de ciudadanos en estos núcleos.

Así la Policía Local ha habilitado controles desde primera hora de este viernes, tanto en las carreteras que dan acceso a Nuevo Portil, como a El Rompido y al núcleo de La Galera, con la colaboración de la Guardia Civil en algunos de estos puntos.

La medida, que ya se adoptó también el fin de semana pasado, se ha intensificado en estos días con el objetivo de velar por el cumplimiento de la normativa estatal y reducir al máximo y a lo estrictamente necesario la movilidad ciudadana, para prevenir el contagio por el coronavirus.

En este sentido, la Policía Local recuerda que incumplir el decreto estatal puede acarrear sanciones importantes. El alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Barroso, por su parte, ha realizado un nuevo llamamiento a la responsabilidad de todos, porque “es fundamental quedarse en casa y no realizar desplazamientos de ningún tipo”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*