Opinión



El IPC cae en abril un 0,7%, su primer descenso en cuatro años

Las legumbres y hortalizas frescas disparan sus precios un 10,4% respecto a marzo

En el comportamiento del IPC han influido los precios de las gasolinas

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,3% en abril en relación al mes anterior pero recortó siete décimas su tasa interanual, hasta el -0,7%, lo que lleva a este indicador a entrar en tasas negativas desde agosto de 2016 y a registrar su menor tasa desde junio de ese mismo año, según ha confirmado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este desplome de siete décimas, el IPC interanual encadena tres meses de retrocesos. El organismo estadístico ha atribuido la disminución de la tasa interanual del IPC al abaratamiento de los carburantes y combustibles y de la electricidad y el gasóleo para calefacción.

La declaración del estado de alarma ha provocado una situación “inédita” en la producción del IPC del mes de abril, recuerda el INE, ya que es la primera vez que una parte considerable de los bienes y servicios de consumo no están disponibles para su adquisición o sólo lo están a través de la web. A esto hay que añadir que la recogida de los precios se ha tenido que realizar íntegramente por métodos telemáticos. Así, para el cálculo del IPC del mes de abril se han tenido que estimar el 30% de los precios.

Debido a la situación de confinamiento de los hogares por el Covid-19, el INE ha elaborado dos agregaciones especiales en las que se recoge el efecto en los precios de los bienes y servicios que la mayoría de los hogares han seguido consumiendo en la situación actual.

Los precios de los productos incluidos en el ‘grupo especial bienes Covid-19‘, en el que se figuran los productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza para el hogar, comida para animales y cuidado personal, aumentan un 1,1% en abril respecto al mes anterior.

Suben un 2,6% los alimentos frescos

Dentro de este grupo, los alimentos frescos elevaron sus precios un 2,6%, destacando los aumentos de las legumbres y hortalizas frescas, que subieron un 10,4% respecto a marzo; el marisco fresco (+3,5%), el pescado fresco (+2,7%) y las patatas (+2,6%). Por contra, el mayor descenso se lo anotó la carne de ovino (-2,1%), seguido de los helados (-1,2%) y de las bebidas espirituosas y licores (-1%).

Los alimentos envasados, por su parte, incrementaron sus precios un 0,7% en tasa mensual, debido fundamentalmente a la subida de las pizzas (+3,6%), y las pastas alimenticias y los zumos de frutas (+2,5% en ambos casos).

Entre los productos no alimentarios más consumidos durante el confinamiento destacan por su aumento de precios en el mes de abril los productos de limpieza del hogar, con una tasa mensual del 1,2%, y los otros artículos no duraderos para el hogar, con una subida del 1%. Destaca asimismo el encarecimiento de la ropa de niño y bebé (+16,9%), las prendas de vestir de mujer (+13,1%) y del calzado infantil (+8,5%).

Bajada del 18,1% del gasóleo para calefacción y del 5,8% de la electricidad

Por su parte, los precios del ‘grupo especial servicios Covid-19‘, en el que figuran los servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, telefonía, música y televisión en ‘streaming’, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios, disminuyeron un 1,5% en abril respecto a marzo. El INE atribuye este descenso al abaratamiento del gasóleo para calefacción y la electricidad, con bajadas del 18,1% y del 5,8%, respectivamente.

En el cuarto mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el -0,7%, ocho décimas menos que en marzo.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en abril en el 1,1%, con lo que se sitúa casi dos puntos por encima del IPC general. De esta forma, la inflación subyacente acumula ya 81 meses por debajo del 2%.

Según el INE, la evolución del IPC interanual en abril fue consecuencia del descenso del grupo de transporte en más de cuatro puntos, hasta el -6,8%, por el abaratamiento de los carburantes para el transporte personal, y del grupo de vivienda, que redujo casi dos puntos su variación interanual, hasta el -6,6%, debido al menor coste de la electricidad y del gasóleo para calefacción.

Por el contrario, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas incrementó 1,5 puntos su variación interanual, hasta el 4%, destacando el encarecimiento de las frutas frescas (+12,8%), el pescado y el marisco (+9,3%), la carne de porcino (+8,2%), el azúcar (+7,9%), otras carnes (+6,2%) y las legumbres y hortalizas frescas (+5,8%).

En tasa interanual, las rúbricas que experimentan los mayores descensos de precios son calefacción, alumbrado y distribución de agua (-14,4%), transporte personal (-7,4%) y aceites y grasas (-7%).

La tasa anual del IPC bajó en abril en todas las comunidades autónomas en relación a marzo. Los mayores descensos, de un punto, correspondieron a Castilla-La Mancha y Aragón. Al finalizar abril, sólo Canarias presentaba una tasa de variación interanual positiva, del 0,4%. El resto registraban tasas negativas, especialmente Aragón y Castilla-La Mancha (-1,2%), seguidas de Castilla y León (-1,1%) y Navarra (-1%).

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*