Opinión



Uno de cada diez autónomos, en torno a 300.000, prevé cerrar su negocio este año, según ATA

Y EL 40,5% DEL COLECTIVO DUDA SI PODRÁ CONTINUAR

Uno de cada tres autónomos (33%) prevé disminuir su plantilla en los próximos meses, aunque un 45,2% sí prevé mantener todos los empleos

La actual situación de crisis sanitaria ha abierto paso a una crisis económica. Uno de cada diez autónomos, en torno a 300.000, prevé tener que cerrar su actividad este año, y un 40,5% del colectivo duda si podrá continuar. Este es uno de los resultados que se extraen de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos- ATA a 3.077 autónomos entre los días 15 y 16 de mayo, con un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 1,8%, teniendo en cuenta la heterogeneidad del colectivo.

Tal y como habíamos avanzado a principios de semana, 6 de cada 10 autónomos (59,9%) ya han vuelto a la actividad tras el parón obligado por la pandemia de la Covid19En este 59,9% están incluidos el 22,1% de autónomos que no han parado durante estos 2 meses. Hay un 39,7% que afirman que en este proceso de desescalada aún no han podido iniciar su actividad.

De los autónomos que ya tienen su actividad en activo, el 59,1% afirma que su negocio está funcionando al 30%. Únicamente el 5,8% de los autónomos encuestados desde ATA señala que su actividad funciona al 100%. También hemos preguntado al 39,7% de los autónomos que afirman no haber iniciado su actividad el motivo por el que no lo han hecho y el 45,9% responde que no lo ha hecho porque su actividad no está permitida.

Frente a esto, el 29,3% apunta que, a pesar de poder abrir, las condiciones que tiene para hacerlo no le compensan pues le suponen más pérdidas y uno de cada cinco, el 19,4% afirma que iniciará su actividad en las próximas semanas.

A pesar de que la actual situación está afectando gravemente al colectivo, únicamente el 3,8% de los autónomos se ha dado de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Pero acto seguido, dejan constancia que la facturación ha disminuido para el 90,6% de los autónomos encuestados (tabla 5). Hay un 4,6% que afirma que su facturación se ha mantenido igual a antes del estado de alarma y un 1,8% de los autónomos que responde que su facturación ha aumentado.

Además, siete de cada diez, el 69,5%, de los autónomos que afirman haber registrado un descenso de su facturación, este descenso ha sido de más de 60%, de los que el 37,1% afirma que el descenso ha sido del 100%.

Por el contrario, de ese 1,8% de autónomos que afirma que su facturación ha aumentado), uno de cada dos, el 52,8% considera que este aumento ha sido como mucho del 20%.

Otra de las cuestiones que el barómetro de ATA quería conocer es si a pesar de esta situación y de la declaración del estado de alarma, la morosidad se convierte en otro de los obstáculos a los que se tienen que enfrentar en estos momentos. Así, se comprueba cómo cuatro de cada diez autónomos – el 40,5% – afirma padecer morosidad. Frente a este dato, el 54,4% de los autónomos señala no verse afectado por la morosidad pública y privada dentro de esta crisis de la Covid-19.

Finalmente, dentro de este bloque de cómo es la situación actual de los autónomos, ATA ha preguntado por la dificultad de adaptar su negocio a las medidas sanitarias que se han impuesto en las fases de desescalada. Y los autónomos se muestran divididos: el 44% afirma que ha sido complejo adaptar su actividad a las normas que se han impuesto frente a un 46,4% que considera que no ha sido un proceso complejo.

Además, prácticamente seis de cada diez autónomos, el 57,9%, señala que la inversión que ha tenido que hacer para adaptar su negocio no ha superado los 500 euros.

PREVISIONES DE LOS AUTÓNOMOS PARA 2020

En un segundo bloque, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, le pregunta a los autónomos por sus perspectivas de cara a su negocio de aquí a fin de año.

Así, nueve de cada diez autónomos afirma que su facturación disminuirá en 2020  y de ellos, el 72,5% cifra dicha disminución en más de un 40%.

Únicamente el 1% de los autónomos considera que cerrará el año con una facturación superior a la de 2019. El 3,2% de los trabajadores por cuenta propia que han respondido al cuestionario consideran que su facturación será similar a la del ejercicio anterior.

De ese escaso 1% de autónomos que opina que su facturación crecerá en el conjunto del año, uno de cada tres autónomos, el 35,7%, considera que el aumento no superará el 20% en relación a 2019.

Centrándonos en el tema laboral, uno de cada tres autónomos (33%) prevé disminuir su plantilla en los próximos meses, aunque un 45,2% de los autónomos sí tiene pensado mantener todos los empleos.

Este bloque de previsión de los negocios para lo que resta de 2020 se cierra con una cuestión fundamental y es conocer las perspectivas de continuidad de los negocios de los autónomos. Así un 10,3% de los autónomos afirma que va a tener que cerrar. Lo que extrapolado al conjunto de autónomos de España, podemos decir que hay más de 300.000 autónomos que tienen previsto echar el cierre antes de empezar 2021. Cifra que se ve agravada por el hecho que el 40,5% de los encuestados afirma que en principio seguirá con la actividad, pero no tiene claro si podrá continuar o tendrá que cerrar.

Frente a estos datos, el 47,1% de los autónomos encuestados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, afirma que seguirá con su actividad y no está entre sus pensamientos cerrar.

 

Siete de cada diez autónomos que han realizado un ERTE confiesan que no podrán mantener toda la plantilla durante seis meses.

Cuatro de cada diez autónomos (40,5%) se ha visto afectado por la morosidad

El 92,2% de los autónomos afirma que su facturación disminuirá en 2020.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*