Estudian en la C.R Palos un sistema de ultrasonido en la lucha contra las especies invasoras en el regadío

El proyecto InvaRega pretende frenar los daños que provocan especies no autóctonas, como la almeja asiática

Los trabajos se han iniciado en una de las balsas de riego de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera

Los expertos del proyecto InvaRega, en la lucha contra las especies invasoras, han iniciado el trabajo de campo en una de las balsas de riego de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, para comprobar el impacto de un sistema por ultrasonido, que podría ser beneficioso en la lucha contra especies no autóctonas que afectan al regadío, especialmente la almeja asiática, que es la más extendida en el sistema Tinto-Odiel-Piedras.

En primer lugar, aprovechando el vaciado de la balsa para labores de mantenimiento y limpieza de la misma, los técnicos del proyecto InvaRega, encabezados por la catedrática de la Universidad de Huelva (UHU) María Luisa de la Torre Sánchez, coordinadora técnica del mismo, han extraído muestras de las almejas que han quedado en el fondo de la misma, para analizar el grado de colonización de la especie, así como el tamaño y desarrollo de las mismas. Se encontraron especialmente cáscaras de almejas, ya muertas, al haber estado expuestas al sol durante unos días por el vaciado de la balsa, pero que sirvieron para hacerse una idea de “en qué puntos crecían más” y donde sería “más útil la colocación del sistema de ultrasonido”, ha declarado la profesora de la Torre.

Posteriormente han vuelto a la balsa ya con agua para proseguir sus estudios. “Se trata de una experiencia para comprobar la efectividad del sistema de ultrasonido frente a la almeja asiática, que es la que mayor impacto genera en la zona, en cuanto a las especies invasoras”, ha señalado De la Torre. Lo que se está haciendo es un primer muestreo de agua antes de instalar el equipo de ultrasonido y después, “cada 15 días se hará un muestreo con el equipo de ultrasonido funcionando y con ello vamos a ver las variaciones que hay en el agua y en las especies, por efecto del mismo”. Estas muestras se irán tomando hasta el próximo mes de octubre, para posteriormente analizar los resultados en conjunto y extraer conclusiones, previsiblemente en el mes de noviembre.

El trabajo se desarrolla sobre una lancha, desde la que se utiliza una sonda con capacidad de medir parámetros como el pH, conductividad, temperatura o nivel de oxígeno en el agua. Además, se toman muestras de agua en superficie y en profundidad.

Desde el proyecto InvaRega se muestran muy esperanzados en que este sistema logre frenar las poblaciones de almeja asiática, “tanto en adultos como en larvas” y que sea eficaz ante los daños que estas especies provocan en el regadío onubense y que generan pérdidas millonarias.

La profesora también ha indicado que se han encontrado pequeñas colonias de otra especie invasora, los briozoos, mientras que la tercera especie que forma parte del proyecto InvaRega, el mejillón cebra, aún no ha llegado a colonizar las aguas del Tinto-Odiel-Piedras.

De la Torre ha explicado que el proyecto InvaRega, liderado por la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua), trata de llevar a cabo “experiencias de aplicación de diferentes tratamientos, tanto físicos como químicos” contra el mejillón cebra, la almeja asiática y los briozoos. Hasta el momento se ha realizado una primera fase de experiencias en laboratorio, donde se han dispuesto unos acuarios con las tres especies, a las que se les ha aplicado diferentes dosis de varios productos como el peróxido de hidrógeno, cloro o bisulfito sódico, y una vez finalizada la parte experimental han pasado a la segunda fase en la que se aplican las dosis más efectivas en el campo”. En cuanto a los tratamientos físicos, se está probando con el ultrasonido, la desecación y pintura ‘antifouling’.

Por su parte, el técnico en regadío de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, Sito Albarracín, ha mostrado su disposición a trabajar conjuntamente con las entidades que participan en el proyecto InvaRega, para llegar a conclusiones efectivas sobre esta problemática.

Las especies exóticas invasoras constituyen una amenaza real para la biodiversidad y la economía. Se estima que el coste de sus daños se eleva, en Europa, a más de 12 billones de euros/año.

El sector agrícola representa alrededor del 10% de las pérdidas económicas asociadas a las especies invasoras. Además, los daños están creciendo de forma exponencial, suponiendo una de sus amenazas principales a nivel mundial.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*