En verano: cuidar la alimentación, no aumentar el consumo de alcohol ni reducir el ejercicio

Cómo evitar los efectos negativos del verano en la salud

Con la llegada del verano y las vacaciones se corre el riesgo de abandonar las rutinas que durante el resto del año están presentes y que ayudan a cuidar nuestra salud

La desconexión del verano puede repercutir en el estado de salud si se descuidan los hábitos saludables implementados durante el resto del año. Los cambios en la alimentación, el aumento del consumo de alcohol, disminuir la práctica de ejercicio físico, así como una excesiva exposición solar, puede afectar en el estado de salud de las personas.

Desde el equipo de médicos de Melio, plataforma online de análisis de sangre, identifican los marcadores que se deben analizar en el verano y proporcionan los consejos necesarios para no descuidar la salud durante estos meses.

Perfil glucémico

En verano se consumen más productos con un alto contenido de azúcar como los refrescos y helados que pueden desencadenar la producción de  picos de insulina que, si se repiten con frecuencia, a largo plazo pueden generar resistencia a la insulina y diabetes tipo II. Estos cambios pueden verse a corto plazo reflejados en el aumento de las cifras de glucosa basal en sangre y en el porcentaje de hemoglobina glicosilada. Se aconseja dejar los helados para ocasiones especiales y sustituirlos por otras opciones más saludables como los sorbetes o polos de frutas naturales, fruta fresca, bols de acai, yogurt o gelatina. En cuanto a los refrescos, la opción más sencilla son los refrescos sin azúcar, aunque la cerveza sin alcohol también es una buena opción, ya que contiene minerales como calcio, silicio, magnesio y potasio y un contenido más bajo en fósforo que los refrescos (mucho fósforo en la dieta puede debilitar los huesos). Además de no contener edulcorantes artificiales.

Perfil lipoproteico

El aumento en la ingesta de grasas por las frituras, el sedentarismo y un mayor consumo de alcohol pueden aumentar los niveles de colesterol total, colesterol LDL (colesterol malo), triglicéridos y disminuir el colesterol HDL (colesterol bueno).

Se debe moderar el consumo de frituras y se recomiendan las comidas a base de verduras, carbohidratos como el arroz o la patata y pescado, ya que además siempre van a ser más ligeras y fáciles de digerir que las basadas en carnes rojas y ricas en grasas. Una buena opción son los caldos y purés de verduras fríos, así como el gazpacho ya que aportan vitaminas, minerales y agua, para combatir el calor y la deshidratación.

En el caso del ejercicio físico, se recomienda mantener la rutina que ya se seguía antes del verano o incluso aprovechar esta temporada para comenzar a practicar deporte al aire libre adaptado siempre al estado físico de cada persona. El deporte tiene inmensos beneficios sobre la salud, tanto fisiológicos (controla la tensión arterial, mejora el perfil lipídico, mejora la tolerancia a la glucosa, reduce la grasa subcutánea, mejora la circulación en general y la función del sistema digestivo, renal, endocrino e inmunológico) como emocionales (aumenta la sensación de bienestar, el sueño y la capacidad de concentración al liberar endorfinas, disminuir el cortisol y estimular la generación de nuevas neuronas). Además, realizar ejercicio habitualmente proporciona agilidad, resistencia y vitalidad, tan importante para los meses de más calor.

Perfil hormonal

El aumento en la ingesta calórica y la falta de ejercicio físico pueden generar un exceso calórico que haga aumentar de peso. El sobrepeso está asociado con la alteración en el sistema hormonal y metabólico, incluyendo la disminución de la testosterona y la hormona del crecimiento, así como el aumento del cortisol. La producción de insulina también se puede ver aumentada en personas asintomáticas que padecen prediabetes.

Función renal

La deshidratación producida por el calor, la baja ingesta de líquidos y mayor consumo de alcohol pueden afectar la función renal, viéndose alterados marcadores como la urea, la creatinina y el filtrado glomerular.

En verano se aumenta la ingesta de alcohol por los momentos de ocio y socialización. Es importante tener en cuenta que el alcohol es diurético, por lo que se pierde más agua y minerales por la orina. Al contrario de lo que se puede pensar, la cerveza no es una buena bebida para hidratarse, ya que además del alcohol, su alto contenido en potasio y bajo en sodio aumenta su efecto diurético.

También es importante controlar la exposición al sol ya que puede dañar la piel y el calor puede generar deshidratación y complicaciones mayores como un golpe de calor. Las personas con disfunción renal, obesidad, diabetes y otras enfermedades deben tener especial precaución. Por esto es muy importante mantenerse hidratado en todo momento, asegurando una ingesta adecuada de líquidos y protegiéndose del calor, ya sea evitando salir de casa en las horas centrales, manteniéndose a la sombra o bañándose.

En algunos casos, tras el verano puede verse afectado el nivel de vitamina D, ya que el uso excesivo de protector solar puede provocar una bajada en los niveles de esta vitamina.

Perfil hepático

El consumo excesivo de alcohol puede afectar al hígado reflejándose en el aumento de las transaminasas GPT, GOT y GGT.

El alcohol y sus metabolitosson tóxicos para muchos órganos del cuerpo. Un consumo elevado y crónico de alcohol está asociado a un mayor riesgo de sufrir enfermedades como cirrosis hepática, cáncer, demencia, osteoporosis, diabetes, problemas cardíacos, etc. A corto plazo, se pueden ver aumentados en sangre los niveles de ácido úrico, triglicéridos, y transaminasas hepáticas (ALT y AST), entre otros.

Se considera un consumo de bajo riesgo menos de dos bebidas al día para hombres y una para las mujeres, entendiéndose como una bebida un vaso de vino pequeño (100 mL) o una caña de cerveza (200 mL).

 

Descuidar la alimentación, las rutinas de ejercicios, tener una exposición al sol sin protección o aumentar la ingesta de alcohol puede alterar los marcadores de una analítica de sangre

 

Sobre Melio

  • Melio es una plataforma online de análisis de sangre que ofrece contenido personalizado para que sus usuarios puedan controlar y mejorar su salud.
  • Cuenta con un equipo médico profesional y colabora con los laboratorios europeos Unilabs.
  • Mario Cantero, CEO de Melio, es matemático y previamente trabajó como COO de Werlabs en Estocolmo. Estuvo también involucrado en Jobandtalent como VP de Business Intelligence y como Head of Growth Analytics en la compañía de pagos móviles iZettle (adquirida por Paypal en 2018).

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*