Opinión



CaixaBank y Bankia quieren tener ultimada su fusión antes de fin de año para aumentar su rentabilidad ante el Covid

El sillón de presidencia lo ocuparía, José Ignacio Goirigolzarri y el puesto de consejero delegado plenipotenciario a Gonzalo Gortázar

CaixaBank y Bankia estudian emprender un proceso de fusión con el fin de aumentar su rentabilidad ante la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

Aunque ambas entidades no han hecho comentarios sobre la posible operación, que sería anunciada en los próximos días a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se ha sabido que CaixaBank y Bankia pretenden apurar los plazos y acelerar al máximo los trámites pertinentes con el fin de tener ultimada su fusión antes de finales de año.

La fusión de CaixaBank y de Bankia, tercera y cuarta entidad por tamaño del sector financiero español, daría origen a un grupo con activos por importe de 650.000 millones de euros, unas 6.600 sucursales (4.400 la entidad de origen catalán y más de 2.200 la entidad nacionalizada) y una plantilla conjunta superior a los 51.000 empleados (casi 35.600 CaixaBank y unos 16.000 Bankia) , lo que propiciaría significativas sinergias.

La operación, que daría lugar a la primera entidad de banca doméstica en España, está aún en sus fases iniciales, pero ha arrancado con fuerza, al contar con la bendición del Banco Central Europeo y el Ministerio de Economía, aunque no así con la del socio de la coalición de Gobierno, Unidas Podemos.

Actualmente, ambas entidades están en plena fase de ‘due diligence’ (auditoría legal), en la cual se intercambian información y tienen acceso a sus respectivos libros con el fin de afinar los números de la operación.

En cuanto al organigrama, parece que el sillón de presidencia lo ocuparía José Ignacio Goirigolzarri y el puesto de consejero delegado plenipotenciario a Gonzalo Gortázar. José Sevilla, actual consejero delegado de Bankia, no se sabe aún si encaja en el nuevo organigrama.

Respecto a la sede social es previsible que la entidad resultante mantenga la sede en Valencia, donde la tienen actualmente ambos bancos.

Si la operación sigue adelante, y una vez que los respectivos consejos de administración dieran el visto bueno a la fusión, CaixaBank y Bankia convocarían sendas juntas extraordinarias antes de finales de año para obtener la ‘luz verde’ de los accionistas.

Dado que parte de su red de oficinas, unas 1.400 están en el mismo distrito postal, tanto CaixaBank como Bankia son conscientes de que Competencia puede imponerles un repliegue en determinadas regiones donde cuentan con fuerte presencia, como es el caso de Madrid o Comunidad Valenciana, por lo que el plan de compromisos presentado incorporaría esa eventualidad.

La operación permitiría al Gobierno además recuperar parte de las ayudas percibidas en el rescate de Bankia, que superan los 24.000 millones de euros, de los que hasta la fecha ha recuperado solo unos 3.000 millones a través de dos procesos de venta parcial y vía dividendos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*