Opinión



Nuevas medidas para garantizar la atención a las personas usuarias de los centros de día andaluces

Los mayores, los más vulnerables ante el Covid-19

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado este lunes las nuevas medidas establecidas por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y aprobadas por el Consejo de Gobierno para garantizar la atención a las personas usuarias de los centros de día para personas mayores y con discapacidad y los centros ocupacionales.

En concreto, el departamento que dirige Rocío Ruiz ha determinado, por una parte, la reserva de plaza para las personas beneficiarias que no puedan incorporarse al centro mientras subsistan circunstancias acreditadas por la autoridad sanitaria. Por otra parte, los centros deberán realizar tareas diarias de seguimiento domiciliario o de carácter telemático adaptadas a cada situación concreta en un supuesto cierre de las instalaciones.

En estas circunstancias, la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía (ASSDA) abonará, por las plazas ocupadas, la diferencia entre el coste de cada plaza y las cantidades que deberían abonar las personas titulares. Además, mientras reciba el servicio de manera no presencial, la persona beneficiaria tendrá una reducción del 60 por ciento en su aportación. Para ello, se ha presupuestado una cantidad de 1,3 millones de euros (1.299.796,944) hasta el próximo 31 de octubre.

Servicio de ayuda a domicilio y prestaciones

Por otro lado, estas nuevas medidas económicas tienen el objetivo de garantizar la financiación del servicio de ayuda a domicilio y la gestión de las prestaciones y procedimientos de reconocimiento en situaciones de dependencia.

En concreto para el servicio de ayuda a domicilio, se contempla la reconfiguración del contenido de las atenciones domiciliarias de forma personalizada verificando en todo caso que la persona queda debidamente atendida en sus necesidades. En todo caso, esto deberá garantizar la cobertura de las necesidades básicas de las personas usuarias de grado III (grandes dependientes) y grado II (dependientes severos). Además, en caso de suspensión del servicio de forma presencial, la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía (ASSDA) de la Consejería de Igualdad abonará a los ayuntamientos y diputaciones provinciales el importe financiado establecido originariamente a pesar de la reconfiguración del servicio, siempre vinculado al compromiso de la entidad prestadora de mantener el empleo.

Finalmente y con el objetivo de dar continuidad a la gestión de las prestaciones, valoraciones y ejecución de los Programas Individuales de Atención (PIA), queda supeditado a las necesidades coyunturales el disfrute de los permisos y vacaciones de todo el persona adscrito a la ASSDA hasta el próximo 31 de diciembre.

De esta forma, la Junta de Andalucía vuelve a anticiparse en la gestión de la atención a las personas en situación de dependencia, como ya ocurrió previamente a la declaración del estado de alarma, ante el aumento progresivo en el número de contagios por Covid-19 en toda la Comunidad andaluza y que tiene más peligrosidad en las personas dependientes. Todo ello, al objeto de establecer un equilibrio entre las medidas de protección de la salud pública establecidas por la Consejería de Salud y Familias y la necesidad de proteger a las personas beneficiarias en situación de dependencia y, al mismo tiempo, favorecer la actividad económica de las entidades prestadoras y el mantenimiento del empleo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*