Opinión



UATAE relanza una organización sectorial de turismo, fuertemente afectado por la pandemia

Los autónomos lanzan una campaña divulgativa con motivo del Día Mundial del Turismo

La Unión de Autónomos UATAE ha decidido relanzar la organización AESTA (Asociación Profesional de Trabajadores Autónomos y Emprendedores del Sector Turístico de Andalucía), una entidad con la que pretende ayudar a las y los trabajadores autónomos del turismo andaluz.

La razón es la necesidad de trabajar intensamente en la recuperación de un ámbito laboral que ha quedado fuertemente afectado por la pandemia y la crisis económica provocada por el Covid-19. La difícil situación por la que atraviesa la hostelería, la restauración, el hospedaje, las agencias de viaje, los guías turísticos o los artesanos impulsa a UATAE a redoblar sus esfuerzos para acompañar a estos micronegocios en su reactivación y supervivencia.

Según el secretario general de UATAE en Andalucía, Pepe Galván, “es nuestra obligación centrarnos en sectores como el turístico, que precisan de todas las ayudas posibles, entre las que pedimos un Plan Especial de Rescate que no se limite a bonificaciones o aportaciones menores, sino que aborde toda su problemática, que abarque a todos los autónomos y que cuenta con la implicación de todas las administraciones”.

Se hace coincidir este lanzamiento con el Día Mundial del Turismo, según Galván, “para que se tome conciencia de que no podemos dejar morir a cientos de negocios en Andalucía, para que resuenen aún más si caber nuestras reivindicaciones y para que las y los autónomos sepan que pueden contar con nuestra ayuda”.

Aprovechando el 27 de septiembre, AESTA va a lanzar una campaña de divulgación del papel de los autónomos en el conjunto del sector turístico andaluz, con imágenes de actividades y lugares turísticos de Andalucía que divulgarán a través de sus redes sociales y otros medios de comunicación.

Entre las preocupaciones fundamentales de esta entidad, se encuentran la baja ocupación hotelera, que podría empeorar en el otoño en muchas zonas andaluzas, la menor actividad en bares y restaurantes, que va a abocar al cierre a muchos pequeños negocios, o la pérdida de empleo que se está produciendo de forma generalizada.
Los autónomos ponen el acento en la situación de colectivos como los guías e intérpretes de patrimonio, que tienen reducido su ámbito de actuación, o las agencias de viaje locales y pequeños hoteles, que sufren una competencia desleal por parte de las grandes plataformas virtuales internacionales.

AESTA establecerá vínculos con otros sectores económicos de gran relevancia para el turismo, como el comercio o el taxi, para “generar sinergias que actualmente no se están aprovechando adecuadamente”, ha señalado la asociación.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*