Opinión



Miles de hosteleros piden en Huelva y Andalucía un plan que “permita la supervivencia” de empleos y empresas

Los hosteleros piden "un plan que permita equipararnos a nuestros socios europeos que están poniendo planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo

Miles de hosteleros y ciudadanos han participado en las manifestaciones convocadas por la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca) este jueves en cada una de las capitales andaluzas con el lema ‘Sin ayudas nos arruinan‘, para protestar por la situación actual del sector tras las nuevas restricciones de horario y de actividad adoptadas para controlar la pandemia de COVID-19.

En un manifiesto leído durante las protestas de hoy, que apoyan la convocatoria nacional de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, señalan que el objetivo no es otro que solicitar un plan de apoyo con medidas reales que permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la hostelería, unas medidas que “permitan preservar y ayudar a sobrevivir al mayor número de empresas para que tan pronto como termine la pandemia del Covid-19, tengamos disponible la mayor capacidad de producción instalada”, indica el documento.

En el caso de la provincia de Huelva, los hoteleros afirman que en la actualidad han desaparecido más de un 17% de las empresas del sector que estaban funcionando antes de esta crisis, esto es casi 500 establecimientos. “A esto debemos sumarle que en el acumulado del año hasta el mes de octubre se han perdido casi un 19% de puestos de trabajo, esto es casi 4.000 trabajadores o familias que han perdido sus ingresos laborales”.

“Es cierto que se han habilitado medidas como los ERTES y préstamos ICO, pero ante la extensión en el tiempo de la pandemia covid19 y el debilitamiento de las empresas, estas medidas ya no son suficientes”, sostienen los empresarios que dicen que el 31 de diciembre, y de no tomarse las medidas de apoyo necesarias para el sector, “esta crisis podría suponer el cierre de un tercio de los establecimientos, y la pérdida de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios. El descenso de facturación será superior al 50%, lo que supone una pérdida de hasta 67.000 millones de euros en 2020″.

“En el caso de nuestra provincia esta estimación podría alcanzar si seguimos sin contar con la urgente intervención y ayudas de las administraciones el cierre de más de 1.200 empresas y la pérdida de más de casi 10.000 puesto de trabajo”, han afirmado los hosteleros onubenses”, declaran.

“Como Organizaciones Empresariales, somos parte del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería, junto a los sindicatos más representativos, y a nivel provincial los únicos y legítimos representantes del sector en el convenio colectivo provincial”, indican, asegurando que las Organizaciones Sindicales con las que negocian los acuerdos laborales, son conocedoras y solidarias con la grave situación que atraviesan. “Todos estamos interesados en conseguir estabilidad y supervivencia del mayor número de empleos y empresas”.

El Covid19, ha supuesto un cambio de orientación en toda Europa, el sector hostelero y la actividad turística son elementos centrales y motores de la actividad económica, el empleo y la identidad de Europa.

En estos momentos llevamos 8 meses de pandemia y se nos anuncia, con la nueva declaración del estado de alarma, y las diferentes medidas de restricción a la movilidad y al desarrollo de nuestra actividad se está provocando una grave afectación social y económica para toda la hostelería, que como mínimo durará en el mejor de los escenarios, hasta mayo de 2021. “Es decir 7 meses por delante, en la que nos vemos obligados a afrontar cierres y limitaciones muy importantes de la actividad de las empresas”, insisten los hosteleros, quienes por todo ello, solicitan al Gobierno de la Nación y al autonómico que “se coordinen entre ellos y con la administración local para la aplicación de medidas económicas paliativas de los efectos económicos de la pandemia y de la declaración del estado de alarma y consiguientes Decretos y Ordenes que restringen nuestra actividad económica”.

Participación en la protesta

Sobre la participación, en Huelva han secundado la protesta unos 400 hosteleros, mientras que en la manifestación de Granada, a la que ha asistido el alcalde de la capital, Luis Salvador (Cs), ha habido unos 10.000 asistentes, según los hosteleros, y la Policía los cifra en 2.000 y 25 vehículos. En el caso de Sevilla, los convocantes calculan unas 2.000 personas y la Policía, unas 1.500.

En Almería, se estima que han secundado la protestas unas 300 personas y en Málaga la Asociación de Hosteleros ha cifrado la participación en más de 1.000 personas, y en la capital jiennense, la Policía Nacional ha contabilizado unas 1.000.

 

Medidas

Los hosteleros dicen que esta acción debe contemplar específicamente, entre otras, medidas como la aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma o la pandemia, así como la aplicación de fondos europeos para el mantenimiento y supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma o pandemia.

Piden también un Plan Estratégico de la Gastronomía de España, contemplando toda la cadena de valor, el impulso de un plan de formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector hostelero y turístico, y la implantación de la tarjeta profesional de la hostelería, además de una moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales de los créditos, durante todo el tiempo que perduren el estado de alarma o la declaración de pandemia.

Exigen asimismo la eliminación total del pago de los alquileres durante los periodos de cierre total de los establecimientos, y este coste sea aplicado con cargo al plan de apoyo y reconstrucción y la reducción proporcional del pago de los alquileres, durante los periodos de cierre de franjas horarias o limitación de usos y de la actividad de los establecimientos, con cargo a plan de apoyo y reconstrucción.

También solicitan derogar la cláusula de los ERTES con relación al mantenimiento del empleo en los 6 meses siguientes a la reanudación de la actividad; impulsar acciones de reactivación de la demanda; bajar impuestos al consumo, IVA al 5%; no subir impuestos directos o indirectos; y poner en marcha bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería.

Las medidas permitirán preservar y ayudar a sobrevivir al mayor número de empresas “para que tan pronto como termine la pandemia del covid19, tengamos disponible la mayor capacidad de producción instalada”, indican los empresarios del sector, que en definitiva, piden “un plan que permita equipararnos a nuestros socios europeos que están poniendo planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo”.

Todo ello motivado y justificado en lo siguiente:

Con anterioridad a la crisis, el sector de la hostelería estaba compuesto por cerca de 270.000 establecimientos, entre restaurantes, cafeterías, bares, locales de ocio nocturno, etc.., que en conjunto empleaban a 1,3 millones de trabajadores y trabajadoras, y tenía una facturación superior a los 94.000 millones de euros que en términos de aportación al Producto Interior Bruto supone una aportación del 6,2% a la economía española.

Un sector en el que el 99,3% de las empresas son pymes o micropymes.

Un sector que es puerta de entrada cada año de miles de jóvenes en su primer contacto con el mundo laboral.

Un sector del que depende una importantísima cadena de valor, desde el mar, el campo, la industria agroalimentaria, los servicios financieros, de seguros, reformas…

Un sector que crea empleo y riqueza en amplias zonas de nuestro país que sufren problemas de despoblación.

Desde que se declaró el estado de alarma el 14 de marzo, prácticamente todos los establecimientos tuvieron que cerrar, salvo un pequeño porcentaje que pudo mantener el servicio de reparto a domicilio. En abril, más de 900.000 trabajadores tuvieron que acogerse a un ERTE y todavía en septiembre había más de 244.000 personas en esta situación. De media hasta el mes de octubre ya han cerrado 65.000 negocios hosteleros, han desaparecido más de 350.000 trabajadores y la facturación ha caído por encima del 50% respecto al año anterior.

Esta acción debe contemplar específicamente entre otras las siguientes medidas:

  • Aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma/pandemia.
  • Aplicación de fondos europeos para el mantenimiento y supervivencia de las empresas y los autónomos durante los periodos de estado de alarma/pandemia.
  • Definición de un Plan Estratégico de la Gastronomía de España, contemplando toda la cadena de valor.
  • Impulso de un Plan de Formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector hostelero y turístico. Implantación de la tarjeta profesional de la hostelería.
  • La moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales de los créditos, durante todo el tiempo que perduren el estado de alarma o la declaración de pandemia.
  • La eliminación total del pago de los alquileres durante los periodos de cierre total de los establecimientos, y este coste sea aplicado con cargo al plan de apoyo y reconstrucción.
  • La reducción proporcional del pago de los alquileres, durante los periodos de cierre de franjas horarias o limitación de usos y de la actividad de los establecimientos, con cargo a plan de apoyo y reconstrucción.
  • Derogar la cláusula de los ERTES con relación al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad.
  • Impulsar acciones de reactivación de la demanda:
  • Bajar impuestos al consumo, IVA al 5%.
  • No subir impuestos directos o indirectos
  • Poner en marcha bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería

Desde la asociación de hosteleros onubenses dan las gracias a todos los participantes por la asistencia al acto de reivindicación, por el apoyo incondicional que la población les ha dado y por el esfuerzo que los profesionales han realizado para adaptar los negocios a las medidas de prevención. “Además agradecemos el tesón de los hosteleros por continuar hacia adelante a pesar de las muchas dificultades y zancadillas que hemos tenido que soportar a lo largo de esta crisis y por asumir estoicamente la condena institucional y mediática e injusta que hemos sufrido como grandes propagadores de la enfermedad, cuando los datos o.ficiales sólo nos atribuyen un 3,2% de los contagios que se han producido. En definitiva, gracias por vuestro compromiso”.

“Sabemos que antes o después saldremos de ésta, siempre lo hemos hecho sin ayuda de nadie. Ahora es le momento de recibir las ayudas que exigimos y reclamaos al igual que lo vienen haciendo otros sectores históricamente, para que al final de este largo y complicado camino, dejemos en la cuneta al menor bnúmero de compañeros”. Han concluido dando mucho ánimo y fuerza a todos y dando las gracias “por vuestra asistencia y comportamiento ejemplar en esta acción reivindicativa”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*