Opinión



El FMI critica la subida de las pensiones y de los sueldos de los funcionarios en España

Apuesta por extender los ERTE más allá de enero si es necesario

Recomendaciones del FMI al gobierno Español

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado contra la presión que representan para la sostenibilidad fiscal de España los compromisos adquiridos por el Gobierno para incrementar de forma permanente los niveles de gasto corriente mediante el alza de las pensiones y de los salarios de los empleados públicos, mientras que ha recomendado extender los ERTE en función de la evolución de las perspectivas económicas.

En su último informe anual sobre la economía española, la institución expresa su apoyo a la decisión de extender los ERTE hasta enero de 2021 y añade que “se deben considerar otras extensiones dependiendo de las perspectivas económicas y sanitarias”.

La pandemia de COVID-19 ha afectado profundamente a la economía y la sociedad de España, tras cinco años de fuerte crecimiento generador de empleo. En el primer semestre del año, España sufría la mayor contracción (12,8%) entre las grandes economías avanzadas. La magnitud de la caída refleja la escala de la propagación de los contagios, que exigió medidas estrictas de confinamiento, y las características estructurales que hacen que la economía sea más vulnerable ante disrupciones, como el gran predominio de pequeñas y medianas empresas, la importancia del turismo y el uso generalizado de los contratos temporales. El relajamiento gradual de las medidas de confinamiento insufló algo de vida a la actividad durante el verano, pero la gravedad de la segunda ola de contagios es preocupante.

Un paquete de medidas de mantenimiento de rentas y apoyo a la liquidez ha contenido los efectos económicos de la pandemia. El régimen de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ha sido fundamental para limitar el impacto sobre el desempleo. El sector bancario —respaldado por medidas de política como avales con fondos públicos y la política monetaria expansiva del BCE— ha continuado su apoyo a la economía real con actividades de intermediación de crédito, a diferencia de la crisis financiera mundial. Mitigar el impacto sobre la economía está afectando significativamente las finanzas públicas: se espera que el coeficiente de deuda pública aumente hasta aproximadamente el 120% del PIB en 2020.

En este sentido, sostiene que el Gobierno debería estar preparado para calibrar y ampliar de forma flexible otras medidas de apoyo en el caso de que se materializasen algunos de los riesgos a la baja contemplados, para lo que serán útiles los nuevos recursos provistos por la UE y el apoyo de la política monetaria del BCE.

El FMI indica en su informe que hay que evitar los compromisos de elevar permanentemente los coeficientes de gasto corriente, tales como las pensiones públicas, y el sueldo de los funcionarios, “dado el elevado déficit fiscal estructural y las presiones de gasto a largo plazo derivadas del envejecimiento de la población”.

La responsable de la misión del FMI para España, Andrea Schaechter, ha advertido asimismo de lo iconveniente de subirse los sueldos los políticos. El FMI ha criticado asimismo la subida de impuestos a bebidas azucaradas, “por no considerar que sea el momento”.

Asimismo, recomienda el FMI no cambiar la reforma laboral aprobada por el anterior gobierno del PP.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*