Opinión



México emprende un viaje hacia la madurez con ‘Cosas que no hacemos’, de Bruno Santamaría

El director compite por el Colón de Oro con un relato que intenta explicar “cómo surge la represión” en la infancia

Presentación de la cinta mexicana ‘Cosas que no hacemos’

Desde México llega el segundo documental presente en la Sección Oficial de Largometrajes de la 46 edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, ‘Cosas que no hacemos’, dirigido por Bruno Santamaría, que ha presentado la cinta hoy durante una rueda de prensa virtual, acompañado por la editora del largometraje, Andrea Rabasa.

‘Cosas que no hacemos’, la segunda película de Santamaría como director, se acerca a la vida de los niños y adolescentes de un pequeño poblado para descubrir la vida de un joven de 16 años que lleva en secreto su deseo diario de vestirse de mujer. Se trata de la segunda obra documental de Santamaría tras ‘Margarita’ (2015). La película aborda el viaje hacia la madurez, en un entorno marcado por la violencia y la explotación laboral, narrada desde el punto de vista de los niños.

Durante el encuentro online con los periodistas, el realizador mexicano ha asegurado que construyó el documental a partir del título que había pensado para él. Quería hacer una película para hablar del proceso de maduración y “cómo surge la represión” en la infancia y pensó que buscar en “un entorno violento” facilitaría el hallazgo de una historia adecuada, de una historia en la que la realidad “te obliga a pasar de una manera ingenua a ver las cosas de manera más adulta”. Entonces dio con la isla de El Roblito y con la historia de Ñoño.

El proceso de gestación del documental se extendió durante tres años durante los que el equipo de Santamaría viajó ocho veces a la isla. Allí trabajó con sus habitantes, sin imponerles un guión sino “tratando que los conflictos” que se narran en la película surgieran de ellos mismos. Como resultado, logró que el documental mostrase “la interacción con la vida real”. En este sentido, Santamaría destaca que al llegar le enamoró del lugar “la sensación de que casi no había adultos, era una especie de Nunca Jamás” porque los adultos estaban trabajando, pero progresivamente fueron entendiendo “mejor el contexto de los pueblos rurales”.

Precisamente, la editora de la película, Andrea Rabasa, también ha explicado que al abordar este trabajo el equipo tenía de “una actitud de conocer, de entender quienes eran las personas que viven allí y conocerlas”.

Nacido en México en 1986, Bruno Santamaría, es cinefotógrafo y director de documentales, egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica. ‘Margarita’ fue su debut como director, pero ha trabajado también como fotógrafo en ‘Vivos’, de Ai WeiWei; en ‘Lo mejor que puedes hacer con tu vida’ de Zita Erffa; ‘Artemio’, de Sandra Luz López; y ‘Cuadros en la oscuridad’, de Paula Markovitch, entre otros. Su trabajo se ha mostrado en festivales como Berlinale, Hot Docs, FIPA, Sheffield Doc Fest, Camerimage, FICG y FICM entre otros.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*