Opinión



La Junta medicaliza la residencia de mayores Madre de Dios en Almonte

para reforzar la atención a los usuarios afectados por Covid-19

Residencia de ancianos de Almonte

La Delegación Territorial de Salud y Familias, a través del Distrito Sanitario de Atención Primaria Condado-Campiña, ha procedido a la medicalización de la residencia de personas mayores Madre de Dios, en la localidad de Almonte, con el objetivo de reforzar la atención a los usuarios afectados por Covid-19 y apoyar la labor del personal propio de estas instalaciones.

Esta actuación, consistente en la adaptación clínica del espacio residencial y la coordinación asistencial con la atención primaria y hospitalaria de referencia, se adopta en base a la Orden de 20 de marzo de 2020 de la Junta, en la que se insta a la adopción de medidas en relación con las actuaciones sanitarias en centros de carácter sociosanitario, cualquiera sea su titularidad y tipología de gestión, en salvaguarda de la salud pública a causa de la pandemia.

Para llevar a cabo este proceso desde el día de hoy el Distrito Sanitario Condado-Campiña aporta profesionales de medicina y enfermería de familia, así como de enfermería gestora de casos y aquel personal necesario para que, junto a la plantilla propia del centro, se garantice la cobertura de los residentes  las 24 horas del día, siete días a la semana. En caso de necesitarse se contempla contar con el apoyo del hospital de referencia, el Infanta Elena.

El distrito se encarga asimismo de proporcionar los equipos para el tratamiento parental, oxigenoterapia y medicación.

La Consejería de Salud y Familias también tiene activado desde la semana pasada el centro de evacuación de la provincia de Huelva, cuya finalidad es acoger a usuarios de residencias afectadas por Covid-19 que presenten dificultades estructurales para organizar adecuadamente los aislamientos de los casos, exista falta de personal para ofrecer los cuidados o cuando se produzcan situaciones clínicas que puedan mejorarse evacuando a los residentes.

Este nuevo dispositivo, ubicado en las instalaciones de la asociación Frater (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad) en la capital, depende funcionalmente del Hospital Juan Ramón Jiménez. A todos los efectos estos espacios de evacuación se consideran como una residencia más de cara a la activación de atención médica presencial.

La delegada territorial de Salud y Familias, Manuela Caro, ha trasladado su “más sincero agradecimiento a todos los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), especialmente de atención primaria, implicados en estos procesos de medicalización, así como al personal que trabaja en los centros residenciales”, a la vez que ha reconocido “la importante labor de coordinación que desarrolla en este ámbito la Inspección de Servicios Sanitarios”.

También ha destacado el “ingente esfuerzo” de la Junta para llevar a cabo estas actuaciones, recordando que en estos momentos en la provincia onubense, además de Madre de Dios de Almonte, se encuentran medicalizadas las residencias de mayores San Joaquín y Santa Ana de San Juan del Puerto y Hogar Reina de los Ángeles de Aracena, y para personas con discapacidad El Cristo Roto de Gibraleón. En todos estos centros se cuenta con personal aportado por los Distritos y el Área Sanitaria Norte de Huelva, en función de si se ubican en una u otra demarcación, para ofrecer atención presencial y continuada ante la existencia de casos de Covid-19.

El Distrito Sanitario Condado-Campiña incorpora personal médico y de enfermería con el objetivo de garantizar la cobertura 24 horas a los residentes y apoyar los cuidados que presta el personal interno

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*