Opinión



Cepsa registra un EBITDA de 277 millones de € en el tercer trimestre, un 54 % más respecto al anterior

Pese a la difícil coyuntura de mercado

Centro industrial de Cepsa en Huelva

Philippe Boisseau, CEO de Cepsa: “Pese al difícil contexto actual, hemos sido capaces de sortear la crisis y hemos demostrado los beneficios que aporta nuestro modelo de negocio integrado y nuestra privilegiada presencia geográfica, con acceso a los tres grandes mercados de Europa, África Occidental y el Mediterráneo, así como nuestra
posición de liderazgo a nivel mundial en la industria química”.

“Estamos trabajando en una renovada y ambiciosa estrategia a largo plazo que abordará los desafíos de la transición energética. Este nuevo plan estratégico, que se presentará en 2021, supondrá un punto de inflexión para la compañía y sentará las bases para conseguir que Cepsa se sitúe en primera línea de esta transición”.

Los resultados del tercer trimestre mejoran respecto a los del segundo trimestre
Cepsa registró un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 227 millones de euros durante el tercer trimestre de 2020. Mientras que el mercado continúa viéndose afectado por el impacto mundial de la pandemia de la COVID-19, esta cifra representa un incremento del 54% respecto al segundo trimestre de 2020, reflejando así la capacidad de la compañía de generar resultados positivos, incluso en un contexto de mercado extremadamente complicado, gracias a su diversificación y a su fuerte nivel de integración, así como a las medidas aplicadas para preservar los resultados y la generación de flujo de caja.

 El flujo de caja operativo durante el trimestre fue de 224 millones de euros, lo que supone un aumento del 159% respecto a los 86 millones de euros registrados en el segundo trimestre.

 El beneficio neto ajustado (Clean CCS) del trimestre se situó en 39 millones de euros frente a los 93 millones de euros negativos que se registraron en el segundo trimestre de 2020, como consecuencia de la mejora de los resultados operativos.

 Las operaciones se han desarrollado sin problemas durante el trimestre y todos los activos clave y las plantas industriales han operado con normalidad. Por su parte, los volúmenes de ventas de comercialización han aumentado significativamente respecto al segundo trimestre de 2020.tado significativamente respecto al segundo trimestre de 2020.

Los resultados de los primeros nueves meses de 2020 demuestran la eficacia del Plan de Contingencia

 El Plan de Contingencia de 500 millones de euros, puesto en marcha en abril como respuesta a la caída de los precios del crudo y al impacto global provocado por la COVID-19, está aún en marcha. Hasta septiembre de 2020, se han conseguido ahorrar 390 millones de euros mediante la reducción de 100 millones de euros en costes y 290 millones de euros en inversiones de capital.

 El resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de los primeros nueve meses de 2020 fue de 910 millones de euros, lo que supone una disminución del 41% respecto a los 1.551 millones de euros registrados durante el mismo período de 2019, debido principalmente al impacto de la COVID-19. Asimismo, el flujo de caja operativo1 hasta septiembre fue de 663 millones de euros, lo que supone una disminución del 49% en comparación con los primeros nueve meses de 2019, consecuencia también de los menores resultados provocados por la pandemia. No obstante, el Plan de Contingencia ha permitido una generación de caja suficiente en el periodo para mantener el nivel de endeudamiento en niveles cercanos a los del cierre de 2019.

 Desde el inicio de la pandemia de la COVID-19, la empresa ha seguido mejorando su estructura de capital con la ampliación del plazo medio de vencimiento de la deuda y el refuerzo de la posición de liquidez mediante dos emisiones de bonos por valor de 500 millones de euros, así como con la formalización de nuevas líneas de crédito, que ascienden a más de 1.100 millones de euros. Como resultado de ello, el balance general de la empresa continúa siendo sólido, con una liquidez total de 4.600 millones de euros, lo que permite cubrir 4,9 años de vencimientos de deuda y un ratio de deuda neta / EBITDA de los últimos 12 meses de 2,2x

Cepsa trabaja actualmente en una ambiciosa estrategia a largo plazo, que abordará los desafíos de la transición energética a la vez que establecerá KPI’s concretos, significativos y medibles en materia de ESG (Environmental, Social and Governance), que incluyen la reducción de las emisiones de CO2 y la huella de carbono, así como el impulso a los ecocombustibles y las energías renovables. La compañía tiene previsto anunciar su nueva estrategia durante el primer semestre de 2021.

Evolución de los negocios

En el tercer trimestre de 2020, Cepsa ha registrado un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 277 millones de euros, lo que supone un aumento del 54 % respecto al segundo trimestre de 2020, a pesar de que el contexto de mercado sigue siendo muy complejo. La mejora de los resultados refleja la eficacia del Plan de Contingencia que la empresa puso en marcha en el mes de abril. El resultado bruto de exploración ajustado (Clean CCS EBITDA) de los primeros nueve meses de 2020 se situó en 910 millones de euros.

El negocio de Exploración y Producción registró durante el tercer trimestre un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 110 millones de euros (337 millones de euros durante los nueve primeros meses), con una disminución del 52 % interanual, que se ha visto afectado por la bajada del precio del crudo (-31 % interanual) y la menor producción (-24 % interanual), principalmente como consecuencia de las restricciones de cuota de la OPEP, que afectan tanto a Argelia como a Abu Dabi. La producción participada en la explotación ascendió a 71.000 barriles/día.

Refino registró un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 50 millones de eurosnegativos durante el tercer trimestre de 2020 (34 millones de euros durante los nueve primeros meses) con una disminución del 132 % interanual, debido principalmente a los reducidos márgenes de refino europeos (-90 % interanual) afectados por la COVID-19, y al descenso de la producción (-13 % interanual).

A pesar de las dificultades que presenta el contexto actual del mercado, el negocio de Refino de Cepsa siguió demostrando flexibilidad operativa y capacidad de optimizar la producción gracias a la ubicación estratégica de sus refinerías y a la fuerte integración con otros negocios de la compañía. La utilización media de las refinerías aumentó hasta el 80 % en el tercer trimestre de 2020 frente al 74 % del segundo trimestre de 2020.

Durante el tercer trimestre, el negocio de Marketing incrementó su resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) en un 3 % interanual, hasta alcanzar los 131 millones de euros (307 millones de euros en el ejercicio los nueve primeros meses), principalmente como consecuencia del buen desempeño de los negocios de Ventas Directas y Asfaltos, beneficiados por la mejora de los márgenes y al aumento de las exportaciones, incluso a pesar de los bajos resultados registrados en Aviación. Asimismo, el fin de las restricciones de movilidad en España y la temporada de vacaciones de verano supusieron un aumento de los volúmenes, especialmente en la red de Estaciones de Servicio, de las ventas de combustible para automóviles que, a pesar de que sigan situándose por debajo del 15 % interanual, han aumentado significativamente respecto al segundo trimestre (+64 %). Todas las Estaciones de Servicio de Cepsa han estado plenamente operativas durante el trimestre.

El negocio de Química obtuvo un resultado bruto de explotación ajustado (Clean CCS EBITDA) de 92 millones de euros en el tercer trimestre de 2020 (256 millones de euros en los nueve primeros meses), un 50 % interanual, como consecuencia de los buenos resultados del segmento LAB, afectados por el aumento de los márgenes y del repunte de los volúmenes en la línea de Fenol-Acetona. El liderazgo a nivel  mundial del negocio químico de Cepsa y su naturaleza resiliente han demostrado suponer una ventaja competitiva relevante en el complejo contexto actual del mercado.

El flujo de caja operativo antes del capital circulante fue de 224 millones de euros en el trimestre (663 millones de euros en los nueve primeros meses), lo que supone una mejora significativa respecto a los 86 millones de euros registrados en el segundo trimestre, gracias a la mejora de los resultados. El beneficio neto ajustado (Clean CCS) del tercer trimestre de 2020 fue de 39 millones de euros (31 millones de euros en los primeros nueve meses), mientras que el resultado neto NIIF se situó en 31 millones de euros (810 millones de euros negativos en el ejercicio hasta la fecha), con un efecto positivo de ciertas partidas no recurrentes que ascendían a 8 millones de euros relacionadas con la restructuración de los costes de personal y con el efecto de la valoración del inventario no monetario de 15 millones de euros negativos.

Contexto actual

Los resultados de Cepsa siguen viéndose afectados por un contexto de mercado extremadamente complejo causado por la COVID-19 y su impacto en los precios del crudo, los márgenes de refino y la demanda de productos petrolíferos.

Sin embargo, durante el tercer trimestre se han observado signos de recuperación, especialmente en los negocios de Exploración y Producción y Comercialización, con unos precios de crudo estabilizados en una horquilla de 40 a 45 bbl/USD. Asimismo, la demanda de productos petrolíferos en los mercados tradicionales de Cepsa en la península ibérica ha mejorado ligeramente gracias a la flexibilización de las medidas de confinamiento y a la temporada de vacaciones de verano.

El negocio de Refino ha seguido sufriendo una gran presión, ya que los márgenes de refino europeos han registrado sus niveles más bajos de la última década. A pesar de las difíciles circunstancias del mercado, la ubicación estratégica y costera de las refinerías de Cepsa en el sur de España, en la confluencia de tres grandes mercados como son Europa, África Occidental y el Mediterráneo, unida a su flexibilidad operativa y a su fuerte integración con los negocios de comercialización y productos químicos, ofrece un mayor abanico de opciones para optimizar los márgenes y reducir el riesgo del mercado ibérico.

La demanda de productos petrolíferos para automóviles durante el trimestre evolucionó de forma bastante positiva, con un considerable aumento frente al segundo trimestre de un 56 %, impulsado por el fin de las restricciones a la movilidad en España y el período de vacaciones de verano. Aunque las cifras siguen estando un 10 % por debajo del tercer trimestre de 2019, se ha observado un fuerte repunte respecto al segundo trimestre, en el que la demanda bajó un 40 % en relación con el segundo trimestre de 2019. El negocio de Química ha seguido ofreciendo óptimos resultados y ha demostrado su resiliencia ante los escenarios más adversos, destacando la importancia y los beneficios de la diversificación en el actual contexto macroeconómico.

El Plan de Contingencia que se puso en marcha en abril con el objetivo de proteger la generación de flujo de efectivo está progresando con unos resultados extremadamente positivos, con unos gastos operativos acumulados y unos ahorros en los activos fijos de 390 millones de euros hasta la fecha, cuyo objetivo total es alcanzar los 500 millones de euros en 2020. Además, el capital circulante registró una evolución muy positiva durante el trimestre, liberando 226 millones de euros de efectivo debido principalmente a la reducción de los pagos por carga de crudo. En el último trimestre del año la compañía seguirá trabajando para aumentar la eficiencia y optimizar la posición de su capital circulante.

Como resultado de las anteriores iniciativas gestionadas por la dirección, la generación de flujo de efectivo disponible durante el trimestre fue de 221 millones de euros, aunque sigue situándose por debajo del 12 % respecto al mismo trimestre de 2019, lo que representa una mejora extremadamente positiva en comparación con la cifra negativa de 135 millones de euros del segundo trimestre de 2020.

En julio, Cepsa y Sonatrach firmaron un memorando de entendimiento para analizar las oportunidades de crecimiento conjunto en la exploración, desarrollo y producción de hidrocarburos en Argelia y a nivel internacional. Este acuerdo permitirá que ambas compañías consoliden su actual alianza buscando nuevas oportunidades de cooperación.

En septiembre, Cepsa adquirió IS-XXI, que incluye cinco Estaciones de Servicio situadas en corredores de transporte pesado del norte de España, así como un sistema de tarjetas de combustible con cobertura en más de 200 estaciones de servicio en España y Francia, y una base de clientes de más de 6000 profesionales. Mediante esta adquisición, la empresa energética ha reforzado sus Estaciones de Servicio dedicadas al sector profesional y ha consolidado su presencia en las principales rutas de transporte del norte que conectan Portugal, España y Francia.

Al final del tercer trimestre, Cepsa decidió ampliar la parada de mantenimiento de dos de las unidades de su refinería La Rábida en Huelva (Combustibles 1 y Vacío 2) para adaptar la producción a la demanda actual de productos energéticos. La crisis económica provocada por la COVID-19 ha repercutido significativamente en el mercado energético, acelerando la crisis estructural de la industria de refino, especialmente en Europa. Ante este escenario, Cepsa prolongó el cierre de estas unidades tras completar con éxito las obras de mantenimiento. La empresa cubrirá la demanda del mercado con la producción actual del resto de unidades y realizará una evaluación periódica de las condiciones del mercado para determinar cuál es el mejor momento para reanudar la actividad de dichas unidades.

Cepsa sigue manteniendo un nivel de liquidez muy sólido con 4600 millones de euros al final del trimestre, un perfil de vencimientos a largo plazo de 4,1 años y un balance general fuerte, tal y como demuestra la ratificación de las calificaciones de crédito de calidad de inversión por parte de las tres agencias de calificación en abril y junio de 2020.

Contexto tras los primeros nueve meses del año

En octubre, la demanda de productos petrolíferos en España se ha visto negativamente afectada por la segunda oleada de contagios de COVID-19, que ha provocado la vuelta a las restricciones a la movilidad en toda España y Portugal. Por ello, los volúmenes de ventas del negocio de comercialización han registrado una disminución del 2 % con respecto a septiembre.

Para lo que queda de 2020 la compañía prevé que continúe la volatilidad de los mercados y la presión continua en los márgenes de refino en Europa, ya que las medidas adoptadas para luchar contra la segunda oleada de COVID-19 vuelven a estar vigentes en varios países europeos, entre ellos España y Portugal.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*