Jóvenes confinados: hábitos más saludables, pero con miedo a contagiar a sus familiares

Según la investigación "Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia" realizada por la Fundación Pfizer y Fad

Casi el 50% afirma haber hecho más deporte durante y tras el confinamiento, que antes

Cuando preguntamos a los jóvenes sobre sus vivencias y emociones durante el tiempo de confinamiento y desescalada, o sobre sus expectativas de futuro tras la pandemia, encontramos un escenario plural y lleno de claroscuros, con más elementos esperanzadores de lo que pudiera parecer en un principio.

Por ejemplo, tres de cada diez jóvenes cree que tras la pandemia aumentará el interés general por la defensa de los servicios públicos, la política y la ecología.

Si hablamos del ámbito personal, de cómo les ha cambiado el tiempo de confinamiento y crisis, la mayoría de ellos y ellas afirman que en lo que más les ha afectado es en querer disfrutar más de la vida (37%), ser más responsable (30%), más trabajador (27%) o más optimista (23,1%).

También es reseñable la tendencia detectada hacia hábitos de vida más saludables (casi el 50% ha hecho más deporte y el 37% ha comido de forma más sana), así como el crecimiento de actitudes tendientes al autocuidado.

Se trata de resultados esperanzadores en un panorama que arroja también datos que muestran un pesimismo claro a corto plazo de los y las jóvenes hacia su futuro, sobre todo en lo que tiene que ver con su futuro laboral (el 54% cree que no tendrá más remedio de trabajar en lo que sea en los próximos años); y miedos frente a la evolución concreta de la enfermedad (un 43% ha sentido miedo en la desescalada de contagiar a su familia).

Estas son algunas de las conclusiones de la investigación “Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia. Cómo hacen frente a la emergencia sanitaria” realizada por la Fundación Pfizer y Fad. El objetivo ha sido analizar cómo la crisis de COVID-19 está transformando las actitudes y las formas de vida de las y los jóvenes españoles de 15 a 29 años. La investigación se ha realizado entrevistando a 1.200 de ellos y ellas durante los meses de junio y julio.

Los resultados han sido presentados en un evento online celebrado hoy al que han asistido la directora de la Fundación Pfizer, Maite Hernández; la directora general y la directora técnica de Fad, Beatriz Martín Padura y Eulalia Alemany; acompañadas por expertos como la socióloga y profesora de la Universidad de Barcelona, Marga Marí-Klose o el sociólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Santoro. El evento ha sido conducido por el periodista de RNE, Alfredo Menéndez.

Para la directora de la Fundación Pfizer, Maite Hernández: “necesitábamos un estudio de esta naturaleza para comprender cómo se han sentido nuestros jóvenes durante estos meses, cómo han vivido la pandemia, y los miedos y esperanzas que tienen de cara al futuro”. Rodríguez ha añadido que “una de las principales conclusiones de este trabajo es que nuestros jóvenes piensan que la pandemia servirá para que mejoremos como sociedad. Por eso creo que debemos ofrecerles todas las herramientas que estén a nuestro alcance, para que encaren los cambios que van a tener que afrontar en los próximos años de la mejor manera posible”.

Por su parte, la directora general de Fad, Beatriz Martín Padura, ha destacado que “necesitamos entender cómo la población joven ha vivido uno de los momentos más únicos y difíciles de la historia reciente, el confinamiento y la desescalada. Jóvenes que, a pesar de que se les presenta un panorama muy incierto y una enorme dificultad para trazar planes de futuro, una vez más nos han sorprendido con su enorme capacidad de adaptación”. Martín Padura ha añadido además que “los datos contradicen el estereotipo de joven irresponsable, insolidario e inconsciente. Quizá debamos preguntarnos si es justa su continua estigmatización como colectivo”.

EXPECTATIVAS. EL FUTURO TRAS LA PANDEMIA

Tres de cada diez jóvenes cree que tras la pandemia aumentará el interés general por la defensa de los servicios públicos, la política y la ecología. Y un 25% cree que cada vez será más importante ayudar en el ámbito local.

Si hablamos del ámbito personal, de cómo les ha cambiado el tiempo de confinamiento y crisis, la mayoría de ellos y ellas afirman que en lo que más les ha afectado es en querer disfrutar más de la vida (37%), ser más responsable (30%), más trabajador (27%) o más optimista (23,1%).

Texto alternativo

Sin embargo, cuando miran fuera de su ámbito personal hacia la situación general, su mirada hacia el futuro a corto plazo es pesimista. Un pesimismo marcado sobre todo por la situación económica -el 62,1% cree que la economía empeorará en los próximos tres años- y las dificultades para encontrar empleo o conservarlo (57,5%). También se muestran preocupados por el aumento de las diferencias sociales (49,8%).

Entre las acciones que ven probables de cara al futuro, más de la mitad (54%) cree que tendrá que trabajar en lo que sea; el 48% que deberá recortar gastos en hobbies, ocio y tiempo libre; y el 43% que se verá abocado a depender económicamente de su familia. Un preocupante 31% cree probable tener que recortar gastos básicos (alimentación, etc).

Texto alternativo

En cuanto al nivel de satisfacción con diferentes aspectos de su vida, la familia continúa siendo el refugio más valorado por los y las jóvenes, por delante de los amigos. El 70% muestra una alta satisfacción con este ámbito de su vida.

HÁBITOS DURANTE EL CONFINAMIENTO

Las actividades que claramente más se han incrementado durante el tiempo de confinamiento han sido todas aquellas que tienen que ver con el uso de las TIC para comunicarse.

Texto alternativo

En general se observa una tendencia a adoptar hábitos de vida saludables. Por ejemplo, casi el 50% afirma haber hecho más deporte.

También es destacable la mayoría de jóvenes (37,7%) que dice haber mantenido hábitos alimenticios más saludables durante el confinamiento frente al 28,9% que sostiene haber comido peor.

El 37% dice haber mantenido hábitos alimenticios más saludables durante el confinamiento frente al 28,9% que dice haber comido peor

EMOCIONES Y VIVENCIAS. ¿QUÉ HAN SENTIDO DURANTE EL CONFINAMIENTO Y LA DESESCALADA?

Según los datos del estudio, la mitad de los y las jóvenes (52,6%) afirma haber descubierto la satisfacción de tener tiempo para sí mismos durante el confinamientoY un 41,8% dice haber descubierto también cosas positivas de su familia en ese periodo. Para el 43% le ha resultado terrible no poder moverse.

En cuanto a las emociones vividas durante el tiempo de confinamiento, la preocupación por el futuro ha sido la tónica general para el 85% de los y las jóvenesY en torno a la mitad señala el estrés, la apatía y la ansiedad como las más relevantes.

Las principales fuentes de estrés durante este tiempo han sido los estudios (53,5%); el trabajo (41,5%); y la situación económica (38,8%).

sus mayores miedos durante el desconfinamiento han sido contagiar a su familia (43%); que se produzcan rebrotes (30%); tener que volver a confinarse (29%); o contagiarse ellos mismos (28,7%). Un 13,3% afirma haber sentido miedo a salir a la calle.

  • El 43% de los y las jóvenes ha sentido miedo de contagiar a alguien de su familia durante la desescalada.
Texto alternativo

 

  • En el ámbito personal, la mayoría de ellos y ellas afirman que en lo que más les ha afectado el confinamiento y la crisis es en querer disfrutar más de la vida (37%), ser más responsable (30%), más trabajador (27%) o más optimista (23,1%).
  • Sin embargo, cuando miran fuera de su ámbito personal hacia la situación económica, son pesimistas: el 54% cree que no tendrá más remedio que trabajar en lo que sea.
  • El estudio se ha realizado entrevistando online a 1.200 jóvenes de 15 a 29 años durante los meses de junio y julio.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*