Opinión



Giahsa crea el Fondo Municipal de Vulnerabilidad con 261.000 euros

Con el objetivo de reforzar su política social

La ayuda será gestionada por los servicios sociales de cada municipio

La empresa pública Giahsa ha creado, en colaboración con los 67 ayuntamientos que conforman la Mancomunidad de Servicios de la Provincia de Huelva, el llamado Fondo Municipal de Vulnerabilidad, que resultó aprobado en la última sesión del año del Pleno de la MAS y cuyo importe, que asciende a 261.000 euros, está integrado en el presupuesto de la empresa pública para 2021.

En palabras del director ejecutivo, Manuel Domínguez Limón, la aplicación de este nuevo fondo “es un modo de reforzar la política de compromiso social que venimos potenciando en Giahsa en los últimos años y, al mismo tiempo, una prueba evidente de la cooperación y coordinación que mantenemos con los ayuntamientos a los que prestamos los servicios del ciclo integral del agua y la recogida de residuos”.

Este Fondo Municipal de Vulnerabilidad, que ya aparece incluido en las nuevas Ordenanzas para 2021, complementa al Fondo Social, que hasta ahora “se destinaba a respaldar las resoluciones tomadas por la Comisión del Defensor del Usuario”, recuerda Domínguez, y la atención de casos o reclamaciones “de consumos excesivos que afecten gravemente la economía doméstica de los afectados o casos de Pobreza Energética severa a los que no se les ha podido ofrecer una solución satisfactoria tras aplicarle la Declaración”.

La dotación económica del nuevo Fondo se detrae del 2% de la facturación en materia de abastecimiento de cada municipio. Según Manuel Domínguez, “Giahsa facilita el importe a cada Ayuntamiento para que lo pongan a disposición de sus Servicios Sociales, que son los que asignarán las ayudas pertinentes”. Al tratarse de un fondo que se aplica con carácter anual, puede ser acumulable si el total de la dotación no se empleara en el mismo ejercicio.

De este modo se refuerza el abanico de medidas de carácter social que desde Giahsa se viene poniendo en práctica para beneficio de sus usuarios más vulnerables. Al Fondo Municipal hay que unir las bonificaciones sociales destinadas a familias desfavorecidas y pensionistas de rentas bajas, la Declaración de Pobreza Energética y las ayudas a entidades sin ánimo de lucro, independientemente de la labor de intermediación y arbitraje que se realiza desde la Comisión de Servicios Sociales.

En el ejercicio 2020 Giahsa ha invertido además de manera directa en el capítulo de bonificaciones sociales un montante de 360.000 euros, aplicados sobre un total de  50.000 recibos. De esa partida, 209.000 euros se han destinado a usuarios pensionistas y/o jubilados, 83.000 a abonados en situación de desempleo o perceptores de rentas bajas, 66.600 a personas con minusvalías o estados de dependencia y 1.400 al apoyo a situaciones de especial necesidad.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*