Andalucía rebaja a 7 días la vigencia de restricciones en pueblos, aunque sigue el “riesgo extremo”

Se prohibe vender alcohol a partir de las 18 horas

Juanma Moreno presidiendo la reunión de los expertos que asesoran a la Junta frente a la pandemia
El Gobierno andaluz ha decidido hoy miércoles, día 10 de febrero, tras debatir sobre la situación de la pandemia en el seno del Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, reducir de 14 a 7 días el periodo de vigencia de las restricciones a la movilidad o en materia de cierre de servicios no esenciales en los municipios con una tasa de incidencia de contagios de más de 500 o de mil casos por cada 100.000 habitantes.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, lo ha dicho en rueda de prensa tras presidir en Córdoba la reunión del Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto (Comité de Expertos) y de realizar una visita al Hospital Reina Sofía de la capital.

Dado que hay una tendencia a mejor, se reduce de 14 a 7 días el período de vigencia de las restricciones a la movilidad y en relación con el cierre de la actividad no esencial. La tasa de incidencia del virus se mantiene tal como está ahora, esto es, cierre a la movilidad en municipios con más de 500 casos por 100.000 habitantes, y cierre de movilidad y de actividades no esenciales en municipios con más de mil casos por cada 100.000 habitantes.

Otras de las medidas adoptadas han sido la de permitir la celebración de exámenes presenciales pertenecientes a los procedimientos de selección de la Administración de la Junta de Andalucía con un máximo de 350 opositores por sede y la prohibición de vender alcohol a partir de las 18 horas como medida de lucha contra el alcoholismo y en prevención del correcto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias vigentes en la lucha contra la pandemia.

En cuanto a las residencias de mayores se restablecerán de nuevo las salidas y visitas en estos centros siempre que hayan pasado al menos siete días de la segunda dosis de vacuna y deberán mantenerse las medidas de protección y prevención de la Orden de 4 de diciembre de 2020.

Asimismo, se restringirán las salidas y las visitas en el caso de un nivel de alerta 4 grado 2 del municipio donde se encuentre ubicado el centro residencial o el municipio del familiar, en el caso de las visitas, y se permitirán las visitas en todo caso en los últimos días de la persona institucionalizada.

Moreno ha subrayado que los parámetros de incidencias se mantienen igual afectando a aquellas localidades en función de su superen la tasa de 500 o 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes.

Del mismo modo, se mantienen otras medidas que ya estaban vigentes como son el toque de queda entre las 22 horas y las 6 horas, la restricción perimetral de toda la comunidad autónoma, la restricción perimetral entre provincias, el límite de cuatro personas en todo tipo de reuniones y grupos, incluido la hostelería y el cierre de actividad comercial, negocios y hostelería a las 18 horas.

Así, la revisión de la situación de cada municipio se realizará una sola vez a la semana por parte de los comités provinciales, los jueves, con la intención de que las medidas entren en vigor los sábados.

Prudencia y responsabilidad

Sin embargo, según Moreno, esto no significa que nos podamos relajar, sobre todo, porque en este momento hay muchas incertidumbres como el ritmo de vacunación contra el Covid “que esta siendo desesperadamente lento por la falta de vacunas”.

Ha dicho Moreno también que la incidencia de la cepa británica todavía no habría alcanzado su potencial de capacidad de contagio máximo, ·por lo que pudiera haber un repunte explosivo de casos si se cumplen las previsiones de los epidemiólogos” y ha recordado que la cepa británica ha tenido una especial incidencia en provincias andaluzas como Cádiz o Granada. “No se descarta que en las próximas semanas se convierta en la cepa principal de contagios, lo que podría dar lugar a un ritmo de positivos mayor a finales de este mes”, ha explicado, asegurando que ello obliga a extremar las precauciones, y ha querido dejar claro que “en los hospitales hay personas ingresadas de todas las edades y no sólo los más mayores pierden la vida“.

El presidente andaluz ha declarado que la incidencia de la cepa británica ahora no llega al 20% en el conjunto de Andalucía, “aunque puede llegar a un 40% en la provincia de Cádiz y la provincia de Granada”. “Es una cepa con una alta capacidad de infección, que además multiplica prácticamente por dos cada semana y media, según los expertos”, ha insistido.

“Sabiendo que esa cepa es más agresiva desde el punto de vista de la infección, incluso algunos hablan de que puede tener una tasa de mortandad un poco más alta, evidentemente estamos muy preocupados tanto las autoridades sanitarias como el Gobierno de Andalucía”, ha admitido.

En cuanto al control en aeropuertos para evitar las nuevas cepas, ha comentado que “es una responsabilidad del Gobierno central, de manera que siempre se le ha pedido al Gobierno de España que controle los aeropuertos y los puertos”, por eso Moreno ha exigido al Gobierno que “haga un control riguroso de los accesos a los aeropuertos en la región”.

Moreno ha dicho que se trabaja en un plan de ayudas directas al sector, que espera anunciar a final de este mes.

En cuanto a la recuperación de las operaciones no urgentes en hospitales, se ha informado de que “a medida que la pandemia retrocede, vuelve la normalidad a los hospitales, entre comillas, porque mientras esté el virus es todo muy complejo” y ha dicho que según retroceda el nivel de presión hospitalaria, se va recuperando esa capacidad quirúrgica en toda Andalucía”, ha concluído.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*