CEOE y CEA pide ayudas directas a las empresas ante el deterioro del empleo y un año de pérdidas

La recuperación económica será solo parcial mientras la pandemia no sea controlada

El sector turístico, uno de los más castigados por el COVID

Los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social, hechos públicos hoy, no por esperados dejan de resultar muy preocupantes. Así, en febrero, volvemos a cifras de afiliación por debajo de los 19 millones de ocupados, con algo más de 400.000 afiliados menos que en el mismo mes del año anterior, que marcó el momento previo a la pandemia. Ante ese deterioro del empleo y un año de pérdidas ya, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) pide al Gobierno ayudas directas a las empresas.

La CEOE sostiene que no puede ignorarse que un menor volumen de afiliados reduce la capacidad de resiliencia del Estado para hacer frente a la cobertura de protección social, atención sanitaria, educación, etc., imprescindibles en un contexto tan dramático como el actual.

Asimismo, los 44.000 parados más, focalizados especialmente en el sector servicios, nos sitúan en más de cuatro millones de desempleados, el peor registro de un mes de febrero desde 2016; a los que habría que adicionar los más de 705.000 excluidos de las listas oficiales, por estar realizando cursos de formación o ser demandantes de empleo con “disponibilidad limitada” o con “demanda de empleo específica”.

CEOE dice que a todo ello se suman los más de 500.000 autónomos acogidos al cese de actividad y los cerca de 900.000 trabajadores que permanecen en ERTE, superándose así la cifra seis millones de personas en situación profesional de enorme dificultad.

Los datos ponen de relieve, además, la concentración de la destrucción de empleo y de los trabajadores en ERTEs en actividades vinculadas al turismo, así los más afectados son los sectores de hostelería, hotelería, actividades artísticas y recreativas, agencias de viaje y comercio; incrementándose la afiliación, casi de manera exclusiva, en sectores vinculados a la contención sanitaria  de la pandemia -sanidad, servicios sociales, defensa y seguridad-.

Igualmente, la patronal recuerda que se produce una importante concentración geográfica en las zonas con mayor actividad turística. Así, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Baleares presentan los mayores porcentajes de afiliados en ERTEs.

Por si fuera poco, la especial crudeza de la crisis en actividades del sector servicios con mayor presencia femenina, comporta un agravamiento de la brecha de género en el empleo, recuerda la CEOE, que pone de manifiesto que en el mes de febrero casi tres de cada cuatro nuevos parados han sido mujeres, representando el 57,49% del total de las personas desempleadas, cerca de 15 puntos por encima de los hombres.

“Todos estos datos son el resultado inevitable de las casi 115.000 empresas que han desaparecido durante la pandemia”, indican.

El conjunto de estas cifran demuestran la eficacia de algunas medidas como los ERTE,s y el cese de actividad de los autónomos, sin las cuales el millón cuatrocientas mil personas actualmente hibernados se encontrarían en situación de desempleo.

“Sin embargo, las medidas resultan claramente insuficientes. La prolongación durante más de un año de la situación epidemiológica, que se ceba especialmente en algunos sectores de la actividad económica, muy intensivos en mano de obra, hacen imprescindible agilizar las ayudas directas a los sectores afectados para garantizar su pervivencia“, expone la CEOE, recordando que además, resulta urgente impulsar el calendario de vacunación para aminorar las restricciones a la movilidad y fomentar el consumo, provocando una reacción del sector económico en su conjunto de manera que se evite la destrucción de mayor tejido empresarial y del empleo.

CEA

Superado el umbral del millón de desempleados en la Comunidad Autónoma de Andalucía, la patronal andaluza reclama una adecuación de las restricciones a los distintos escenarios de la pandemia para una reactivación progresiva de la Economía, una necesidad urgente para el empleo de la región.

Andalucía registró un total de 1.002.104 desempleados en el mes de febrero. “Nuestra Comunidad acusa el mayor aumento del paro en toda España con 14.418 personas más sin empleo (+1,46%). Respecto al año pasado, son 195.340 parados más (+24,21%)”, indican en CEA.

A la luz de estos datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) insiste, como lo viene haciendo en los últimos meses, en la vital importancia de las ayudas directas a los sectores más afectados por la crisis de la COVID-19. “Tales incentivos deben compensar los cierres de los negocios y los límites a la libertad de empresa que conllevan las restricciones de horarios, aforos y movilidad que, por la salud todos y el control de la pandemia, se están viviendo desde hace casi un año”, explican.

La patronal andaluza subraya que la recuperación económica no será posible hasta que no haya un control efectivo de la pandemia que genere un clima de confianza. Este pasa por acelerar las medidas sanitarias, con una agilización del calendario de vacunaciones y un aumento de la realización de test. En este sentido, CEA aboga por intensificar la colaboración público-privada y por implicar a la empresa en el proceso, sumando sus activos a la lucha contra COVID-19.

Al igual que el mes pasado, el aumento del paro se produce en todos los sectores excepto en el de la Construcción, que logra una bajada en el número de parados: 1.020 desempleados menos. El sector Servicios registra el mayor incremento del paro en Andalucía, con 6.169 nuevos parados. Le sigue muy de cerca el sector Agrícola con 5.420 nuevos desempleados. Una vez más, la única provincia en la que baja el paro es Huelva gracias al sector Agrícola; esta provincia desciende el número de parados en 1.608 personas.

Destaca este mes el aumento de la contratación indefinida frente al descenso de la contratación temporal: 1.152 contratos indefinidos nuevos. Respecto a la Seguridad Social son 3.095.272 afiliados; 3.835 menos que en enero y 43.544 menos que hace un año (-0,53%). En el último día de febrero eran 121.398 los trabajadores incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en Andalucía; un 22% más respecto al mes anterior.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*