Consumo Responde anima a cambiar hábitos tras la restricción de productos de plástico de un solo uso

El día 3 de julio es la fecha marcada para que los productos de plástico de un solo uso ya no se puedan introducir en el mercado. A partir de entonces, papel o metal

La Dirección General de Consumo recuerda a todas las personas consumidoras y usuarias de Andalucía que el día 3 de julio es la fecha marcada para que los productos de plástico de un solo uso ya no se puedan introducir en el mercado. Todo ello en base a la Directiva Europea aprobada en 2019 sobre plásticos de un solo uso, marco normativo por el cual se trata de prevenir y reducir el impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.

Se trata de un compromiso de la UE materializado en la prohibición, en todos los países miembros, de comercializar un listado determinado de utensilios de plástico, con un objetivo marco muy definido: reducir drásticamente la contaminación de nuestros mares y océanos, donde la basura acumulada en el fondo marino es mayoritariamente plástico, muchos de los cuales incluso acaban en la cadena trófica de los ecosistemas acuáticos. Se trata de una medida en consonancia con otras que fueron aplicadas en su momento, como por ejemplo el cobro por las bolsas de plástico en los comercios.

Desde la Dirección General de Consumo, todas las medidas tendentes al cuidado y limpieza del medio ambiente, la sostenibilidad y el fomento de la economía circular son bienvenidas. De este modo, la directiva comunitaria surge de la alerta medioambiental por la gran cantidad de desechos marinos procedentes de productos de plástico de un solo uso, comunes en los hábitos de consumo a nivel mundial.

El listado abarca productos como: cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, palillos), pajitas, platos, palos de globos, bastoncillos de algodón o agitadores de bebidas.

También se incluyen en esta lista productos de poliestireno expandido, tales como recipientes para alimentos y bebidas, con o sin tapa, destinados a su consumo inmediato, y el conjunto de productos de plástico oxodegradable. Este último es material plástico que incluye una serie de aditivos que, mediante oxidación, provoca la fragmentación en microfragmentos o su descomposición química.

Marcado especial

Para determinados plásticos de un solo uso, deberá velarse por que, una vez introducidos en el mercado, incorporen en su envase, o en el propio producto, una marca bien visible, claramente legible e indeleble, que informe a las personas consumidoras sobre aspectos como la adecuada gestión de los residuos –o medios de eliminación a evitar– o la presencia de plásticos en el producto, y el consecuente impacto medioambiental negativo. Este grupo incluiría productos como compresas, tampones higiénicos, toallitas húmedas, productos del tabaco con filtros, y filtros de cigarrillos.

En el mercado existen diferentes alternativas, con productos fabricados con otros materiales, o más respetuosos con el entorno, reutilizables y reciclables. Así, desde Consumo Responde se recuerda que, a través de sencillos gestos, las personas consumidoras pueden contribuir a la reducción del consumo de plásticos. Gestos como: usar bolsas reutilizables (biodegradables o tela) y evitar comprar bolsas en comercios; optar por compras a granel, evitando productos en envases o envueltos; priorizar envases-recipientes de vidrio y cartón; o tender a usar utensilios de madera o de metal.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página www.consumoresponde.es, del correo consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Productos como cubiertos, pajitas, platos, palos de globos o bastoncillos dejarán de comercializarse en la Unión Europea con el objetivo de reducir el consumo masivo de plásticos que acaban contaminando los ecosistemas marinos

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*