Menos del 30% de las empresas familiares sobreviven a la segunda y tercera generación

Nueve de cada diez empresas españolas son compañías familiares

Nueve de cada diez empresas españolas son compañías familiares. Esto las convierte en la auténtica base del tejido empresarial del país. A pesar de ello, menos del 30% sobreviven a la segunda y tercera generación, de acuerdo con los datos del Instituto de la Empresa Familiar. Esto muestra un déficit en la gestión de sucesión de las empresas, que hace que sea importante hacer un análisis de porque se produce.De acuerdo con Jorge Fernández, abogado y socio de Círculo Legal de Barcelona, la ley “cuenta con amplios mecanismos para garantizar la sucesión exitosa de la empresa” y achaca las desapariciones a la “falta de planificación”, aunque señala que una parte de ellas se debe a que “los hijos no siguen con la empresa de sus padres”.

Planificar la sucesión, por lo tanto, es el primer paso a dar para asegurarse que esta sea exitosa, y esto pasa por conocer los instrumentos jurídicos que los empresarios tienen a su disposición.

Estos instrumentos se pueden desarrollar en la propia empresa, estableciendo un protocolo familiar, o usando las herramientas que el ordenamiento le da a las personas físicas o jurídicas para ordenar su sucesión.

Pensar en el futuro: el protocolo familiar

Según relata el abogado, el establecimiento de un protocolo familiar es uno de los instrumentos más efectivos para ordenar la sucesión de una empresa. “Mediante un protocolo familiar, el fundador de la empresa diseña unos pactos con el resto de los socios y establece condiciones de cómo quiere que sea la empresa en el futuro”, añade Fernández.

“Los protocolos suelen incluir cláusulas de resolución de conflictos o qué hacer de darse determinadas situaciones, como las posibles incapacidades de un socio de la empresa”, señala el abogado.

De este modo, se puede establecer una hoja de ruta de cómo va a ser la sucesión: esto es la transición de poder y los plazos. “Es conveniente que esta transición se comience a hacer antes del fallecimiento del empresario”, apunta Fernández.

De este modo, se diseña cómo se haría la sucesión en condiciones normales y cómo se haría en el caso de un fallecimiento o incapacidad prematura.

La prevención personal

La figura más conocida para ordenar la sucesión es el testamento“En este documento, que entra en vigor con la muerte del empresario, se pueden incluir disposiciones, modos y limitaciones muy amplios”, señala Carmen González, abogada y socia fundadora del despacho de Círculo Legal en Madrid. En este sentido, en el caso de la sucesión de una empresa, se pueden introducir disposiciones como que “quien quiero que la herede, si uno o más de mis herederos, en que proporción”, aclara la abogada.

“Sin olvidar que también hay que valorar, yo diría que simultáneamente, las disposiciones estatutarias de la empresa, las bonificaciones fiscales que conlleva la trasmisión de las participaciones de la empresa por herencia, y la propia valoración de la empresa para que no se perjudique la legitima de los herederos forzosos”, apunta.

El testamento tiene como principal ventaja la flexibilidad“un testamento se puede cambiar en cualquier momento, según el parecer del empresario”, añade la abogada, quien señala que, a pesar de ello, en el ámbito empresarial existen otras figuras que pueden complementar o sustituir al testamento.

González se refiere a los pactos sucesorios, un instrumento muy útil en casos en los que hay un perfil de heredero muy adecuado para la gestión de la empresa, pero que desgraciadamente no se puede utilizar en toda España, sino solo en algunas comunidades, como por ejemplo Cataluña, Navarra. “El pacto sucesorio solo se puede modificar mediante acuerdo de todos los firmantes, por lo que da una gran seguridad al heredero”, señala la abogada.

“También se pueden establecer donaciones en vida, que pueden ser muy interesantes desde el punto de vista fiscal”, apunta González, que insiste en la “enorme variedad de herramientas jurídicas”, destacando la compatibilidad entre las mismas.

La clave para asegurar una sucesión ordenada y exitosa es la prevención y el conocimiento de las extensas herramientas jurídicas que el ordenamiento jurídico pone en manos de los empresarios.

Acerca de Círculo Legal

Fundado en 1999, Círculo Legal es un Despacho de Abogados reconocido por su capacidad para solucionar conflictos jurídicos complejos; ofrece un servicio jurídico de alta calidad y apoyo legal para inversores extranjeros que invierten en España y empresas españolas que invierten en el extranjero.

Heredar una empresa familiar: ¿cuáles son los pasos a seguir para gestionarlo de la mejor forma?

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*