El convoy de bomberos de Huelva en misión humanitaria a Ucrania regresa con el objetivo «cumplido»

Los bomberos del Ayuntamiento de Huelva con el cargamento de material destinado a Ucrania

Bomberos de la Coordinadora Unificada de Bomberos Profesionales (CUBP) de Huelva, Dos Hermanas (Sevilla) y Mallorca, después de nueve días, más de 9.000 kilómetros y 13 vehículos cargados de material sanitario, ponen fin a la primera misión humanitaria para los refugiados ucranianos, «gracias a la colaboración solidaria del conjunto de la ciudadanía». Tras cumplir el objetivo de llegar a la frontera con Moldavia, ha regresado a Huelva.

El equipo de Bomberos, perfectamente preparado para actuar en catástrofes y acciones de ayuda humanitaria, se dirigió el pasado domingo día 20 de marzo en dirección a la frontera de Moldavia con Ucrania. Organizados en un convoy, con un total de 13 vehículos cargados de material sanitario y herramientas de desescombro, comenzaron una aventura cuyo objetivo era ayudar al máximo posible de refugiados en los campamentos ucranianos.

Después de un llamamiento a la ciudadanía, en una campaña sin precedentes, para recoger material sanitario y depositarlo en los Parques de Bomberos (para su posterior organización y entrega), el convoy pudo completar la carga y salir hacia su objetivo.

La misión se adivinaba complicada desde el principio: cruzar Europa con 13 vehículos (furgonetas) con distintivos de ayuda humanitaria, no parecía en modo alguno una tarea fácil. Pero el objetivo de hacer llegar la ayuda a miles de personas necesitadas, hacía que el esfuerzo y el sorteo de los obstáculos mereciese la pena.

Noches de frío, conducir a bajísimas temperaturas, el miedo de acercarse a un conflicto bélico en plena ebullición, la falta de sueño, etc, etc, no fueron jamás motivo para el desaliento. Había que llegar y hacerlo al 100%. Personas con muchas necesidades esperaban la ayuda y este convoy español iba a hacérsela llegar sí o sí.

Superaron pinchazos, averías de vehículos y controles policiales a todos los niveles, pero nada comparado con la incertidumbre en la frontera de Moldavia. Una vez allí, cuerpos de seguridad moldavos los obligan a dirigirse a otro punto fronterizo, porque en el que estaba previsto (por razones desconocidas) no podían descargar el material humanitario.

Fue uno de los peores momentos de todo el viaje. La falta de información y las más de 30 horas de espera en un sitio desconocido (después del cansancio arrastrado por el larguísimo viaje) hicieron pensar al equipo de bomberos que la operación humanitaria podría correr peligro, hasta que un grupo de policía rumana los escoltó hasta la frontera ucraniana.

El esfuerzo, la coordinación y la experiencia hicieron su trabajo y un trailer de 12 metros llegó a la frontera y se pudo proceder a la descarga y organización de todo el material sanitario y herramientas de desescombro.

La primera parte de la misión había terminado con éxito. Ahora tocaba volver, y no lo harían en un viaje en balde. El convoy, en su vuelta, se desvió hasta Praga para recoger a una familia formada por 4 mujeres (con dos menores de 13 y 4 años) que se dirigía a España.  Las recogieron en la capital de la República Checa y se dirigieron hasta Girona donde las esperaban para llevarlas hasta su destino final, Alicante.

Ya en tierras Españolas y casi sin descansar, se dirigieron hasta casa: Mallorca, Dos Hermanas y Huelva. La misión había sido un éxito, pero no hay tiempo para el descanso. En el propio camino de Huelva y con todos los compañeros que se quedaron aquí haciendo tareas de apoyo y organización, ya se está gestando la siguiente misión a Ucrania.

José Antonio Reina (Onio), uno de los bomberos organizadores del convoy, ha manifestado que «ha sido una misión muy difícil, llena de contratiempos y con un componente de riesgo, pero ha merecido tanto la pena que ya estamos trabajando en la organización de un segundo convoy para seguir llevando ayuda a Ucrania. La respuesta de los ciudadanos, empresas e instituciones nos anima a seguir ayudando”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*