El Gobierno recorta 2,7 puntos su previsión de PIB en 2022, hasta el 4,3%, por la guerra en Ucrania

Nadia Calviño y María Jesús Montero en rueda de prensa

El Gobierno ha recortado su previsión de crecimiento de la economía española al 4,3% para este año, 2,7 puntos porcentuales menos que en sus anteriores estimaciones (7%), en un contexto de elevada incertidumbre por el impacto de la guerra en Ucrania y la escalada de precios.

Así lo ha avanzado la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una rueda conjunta con la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, antes de que el Ejecutivo remita a Bruselas este viernes el Programa de Estabilidad 2022-2025 con el nuevo escenario fiscal y la actualización del cuadro macroeconómico.

De cara a los próximos años, el Ejecutivo prevé un crecimiento del 3,5% en 2023, misma tasa que en la anterior previsión, mientras que eleva del 2,1% al 2,4% el crecimiento para 2024 y lo sitúa en el 1,8% en 2025.

Estas nuevas previsiones del Ejecutivo están alineadas con las estimaciones realizadas por el conjunto de organismos nacionales e internacionales, que en las últimas semanas han rebajado sus proyecciones de crecimiento para España este año al entorno de entre el 4,3% (AIReF) y el 4,8% (FMI).

Y es que el alza de los precios de la energía, junto con el impacto negativo sobre las principales economías europeas, está ralentizando la recuperación de la economía española tras la pandemia, que se había acelerado en el segundo semestre de 2021.

Por ello, Calviño ha resaltado que la elaboración de este nuevo cuadro macroeconómico se basa en la «máxima prudencia» y las nuevas previsiones están marcadas por la elevada incertidumbre, ante la guerra de Ucrania, la persistencia de la pandemia en algunas economías mundiales y los problemas en cadenas de suministro globales.

De acuerdo con el avance de datos de Contabilidad Nacional publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía española prácticamente se habría estancado en el primer trimestre, con un crecimiento del 0,3% frente al 2,2% del trimestre anterior, lastrada por la caída del consumo de los hogares ante un alza desbocada de precios en el arranque del año.

Con todo, Calviño ha asegurado que el crecimiento de la economía española sigue siendo «fuerte y sostenido», con el empleo y la inversión como principales motores de la recuperación, pese al impacto sufrido por la guerra, la pandemia y el parón en el transporte. Del lado contrario, ha admitido que «sólo el consumo privado y la inversión en construcción no han recuperado los niveles prepandemia», aunque espera que lo hagan a lo largo del año.

Con todo, el Gobierno prevé que la economía española alcanzará los niveles prepandemia durante el primer trimestre de 2023.

El Ejecutivo también ha rebajado sus estimaciones para la tasa de desempleo, que prevé que caerá este año al 12,8%, frente al 14,1% previsto anteriormente y continuará una senda descendente en los años siguientes. En concreto, el Gobierno estima que caerá al 11,7% en 2023; al 10,6% en 2024; y al 9,5% en 2025.

En cuanto a la evolución de la inflación, cuyo aumento en los últimos meses atribuyó básicamente al alza del precio de la energía, afirmó que el pico del IPC ya se habría alcanzado en marzo y ahora inicia una senda descendente que prevé que termine en el 2% en 2023. No obstante, el Gobierno para este año un deflactor del PIB del 4% y estima que el deflactor del consumo se situará en el 6,1%.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*