La pandemia impulsa las demandas de divorcio no consensuadas, que suben un 2,2%

La tendencia a la baja de las disoluciones y separaciones se mantiene un año más en España. Y es que, según recoge el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), durante el primer semestre de 2022 se presentaron 25.261 demandas de disolución matrimonial, lo que supone tan solo un 0,5% menos que en el mismo periodo de 2021.

En este sentido, la abogada del despacho Sanahuja Miranda Abogados Elena Arbiol, señala que el actor principal tras esta tendencia, tal y como se vio en las demandas por divorcios, las cuales experimentaron una subida interanual del 2,7% en 2021, es la irrupción de la pandemia.

«Revisando las cifras del CGPJ observamos como las demandas de disoluciones matrimoniales no se redujeron prácticamente. Antes de la llegada de la COVID-19 los datos parecían ir a la baja, sin embargo, en 2020 el paradigma cambió por completo. Las tensiones empezaron a florecer en diversos núcleos familiares, llegando, en algunos casos, a acabar no solo en divorcios o separaciones, sino en casos de abuso en el hogar y violencia doméstica», detalla Arbiol.

Entrando en datos concretos en función del tipo de separación, esta problemática se ve reflejada en las demandas de divorcio no consensuadas, las cuales, a diferencia del resto, experimentaron una subida del 2,2% en el primer tramo del año respecto a 2021.

Una tendencia al alza por la pandemia

Por Comunidades Autónomas, aquellas zonas donde hubo mayor número de disoluciones por cada 100.000 habitantes fueron las Islas Canarias (63,1), la Comunidad Valenciana (58,2) y la Región de Murcia (57,2), a las que le siguen, también por encima de las 50, Andalucía, las Islas Baleares, Cataluña y el Principado de Asturias.

«Con los confinamientos domiciliarios, y en especial los primeros», alega la experta, «las parejas se vieron obligadas a pasar mucho tiempo juntas en casa y se percataron, a grandes rasgos, de una serie de comportamientos que les sirvieron para comprender que sus uniones matrimoniales no eran tan compatibles como pensaban«.

Según datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el número demandas de divorcio no consensuadas experimentó un aumento del 2,2% interanual en el primer trimestre de 2022.

La abogada del despacho Sanahuja Miranda Elena Arbiol analiza estos datos y recuerda que las disoluciones matrimoniales, así como los divorcios, han ido al alza desde la irrupción de la pandemia, ya que esta «sirvió para que las parejas comprendieran que sus uniones matrimoniales son eran tan compatibles como pensaban».

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*