El sector turístico en Huelva es mucho más que los grandes hoteles

Se espera que los cruceros traigan vida a la economía de la ciudad

Las cifras de desempleados en la oficinas del Servicio Andaluz de Empleo, por el incremento de personas que dejaron de trabajar en junio,  han venido a confirmar que lo sale del sector agrario, tras las campañas de la fresa y a la espera de una mayor diversificación de cultivos que extiendan la temporada, no es absorbido por el conjunto del sector turístico, cuando Huelva cuenta con todas las potencialidades para que éste sea uno de sus puntales más importantes junto al agroalimentario, industrial y minero. La Diputación de Huelva, de manera muy loable, quiere que se exprima al máximo sus posibilidades y ha creado una secretaría de Turismo y que va a estar pegada a la Asociación de Hoteles de la provincia de Huelva, que se sitúa como interlocutor de lo que es un gran sector que pensamos supera ya el ámbito puramente hotelero, que dominan fundamentalmente los grandes establecimientos hoteleros situados, principalmente, en el litoral.

Los cruceros que están llegando una semana sí y otra también al Puerto de Huelva, por ejemplo, ¿tienen algo que ver con los grandes hoteles? ¿Pertenecen o no al sector turístico? ¿Se van a alojar en los grandes hoteles o lo que se busca es que recorran la capital, compren en el comercio tradicional y tomen sus tapas en los buenos restaurantes  de los que hoy podemos presumir? El turismo actual ya no es sol y playa ni tampoco es beneficioso para el conjunto de otros negocios el ‘todo incluido’ de la ‘pulserita’ que se ofrece en los paquetes a las tour operadores por los grandes establecimientos hoteleros que están obsesionados porque el visitante no salga de sus instalaciones. Para que el sector pueda generar empleo se hace necesario un concepto más amplio que la visión que desde la Asociación de Hoteles se pueda ofrecer. Estamos ante los que ya muchos estudiosos denominan un sector transversal, es decir que cruza un buen montón de actividades productivas y todas tienen derecho a que se analicen sus posibilidades que permitan un mejor y más repartido beneficio económico.

Hay que dejar entrar a participar del Patronato de Turismo y de cualquier estudio que se haga a los representantes de otros muchas iniciativas empresariales. Porque de lo contrario se estaría actuando en contra de lo que realmente es el sector turístico y la secretaría creada carecería de sentido si sólo vela por los intereses de una parte, de los que han apadrinado su nombramiento. Hoy por hoy no sobra nadie, porque a todos hay que que preguntar y extender cualquier acción promocional a mucho más allá que las reservas hoteleras para unas temporadas de primavera-verano que cada año, y habría que reflexionarlo, se están haciendo más cortas en cuanto a aperturas de los grandes hoteles que suponen un inmovilizado que requeriría. cierto es, de una mayor ocupación porque las inversiones han sido cuantiosas.

Cuesta trabajo entender que catedráticos de nuestra Universidad estén siendo invitados a participar en zonas que quieren impulsar el turismo en su territorio y aquí, poco más, no se quieren escuchar sus análisis y planteamientos. Sin críticas y sin confrontación de ideas y posiciones, a ser posibles con datos, no hay superación en cuanto a las metas por conquistar. Creando una secretaría profesional sólo se aporta un granito de arena que servirá, en tanto sea capaz de mirar más allá de los que tradicionalmente han dominado los diseños promocionales del Patronato de Turismo. Huelva se juega mucho si no es capaz de apuntalar el sector turístico y para ello es vital las infraestructuras de transporte que se vienen reclamando y prometiendo desde hace más de 40 años. Como lo tiene que ser el aeropuerto, digan lo que digan algunas voces. O la conexión con Cádiz. Hay trabajo por delante y si, como pensamos ha sido la idea de la Diputación, se conecta la realidad empresarial con la acción del Patronato de Turismo esa secretaría tiene mucho trabajo por delante y no puede quedar meramente en un acompañamiento profesional de una asociación que es una más del sector, pero nunca apropiándose -como si fuer una única voz- de lo que comporta el sector turístico en su conjunto. Conviene no olvidarlo. Porque, además, hay intereses contrapuestos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*