PSOE, PP y Ciudadanos reaccionan frente a los insultos de Rufián y Bildu con el apoyo de Podemos

La mayoría del Congreso de los Diputados se pone en pie ante el uso de tribuna para ofender incluso a las víctimas de ETA

Las intervenciones de Ezquerra Republicana y Bildu encendieron los ánimos en la sesión de investidura que augura una etapa parlamentaria complicada.

Que Pedro Sánchez tenía que encontrar una salida honrosa, aunque desafiante hacia la Gestora del PSOE, se esperaba; que habría diputados en la bancada socialista que no iban a respetar lo aprobado por el Comité Federal, aunque si se restan los 7 del PSC, dos independientes, quedarían en tan solo 7 escaños desde que se pronunció el ‘No’,  entraba también en el guión porque ya lo habían avisado; y que, por fin, después de 351 de espera (que mete a España entre los tres primeros países con más tiempo con un Gobierno en funciones) Mariano Rajoy podía se investido como presidente por segunda vez, también era una noticia amortizada.

Lo que no se esperaba es que todos los diputados socialistas, populares y de Ciudadanos, Foro Asturias, Coalición Canaria y Unión del Pueblo Navarro (también se dice que los del PNV) se levantaran como un resorte ante los insultos ‘chulescos’ del portavoz de Ezquerra Republicana, Gabriel Rufián, contra el PSOE y del Oskar Matute, por Bildu, como si no se hubieran producido más de 1.000 víctimas de ETA, entre ellos representantes políticos del PSOE y del PP. Pidió la palabra el portavoz socialista para contestar a Rufián y desde los escaños ocupados por otros partidos, PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria había una levantada de repulsa ante las dos intervenciones que habían tenido que escuchar, mientras todos los representantes de Podemos y sus confluencias (también los de la antigua Convergencia) permanecían sentados. Ante ello hubo una cruce de palabras entre diputados de Ciudadanos que pedían a Podemos que cómo no reaccionaban ante la ofensa a las víctimas del terrorismo, mientras antes, desde la tribuna, la serena portavoz de Coalición Canaria. Ana Oramas, le decía a Rufián que “no se puede ser tan joven y tener tanto rencor”.

Por primera vez, y quedado acreditado que no se podía formar un Gobierno alternativo con Podemos e independentistas, como soñaba el ingenuo y ambicioso de Pedro Sánchez, las fuerzas políticas populistas, extremistas y separatistas se quedaban aisladas en la Cámara, mientras en la calle la convocatoria de ‘Rodea el Congreso’ se manifestaba pero con unas cifras muy bajas de participación, aunque al final terminaron insultando y lanzando objetos a varias diputadas de Ciudadanos cuando abandonaban el edificio, las fuerzas constitucionalistas arrinconaban y ponían al descubierto a los que han llegado para romper el sistema democrático que los españoles se dieron hace 40 años.

La abstención de 66 diputados del PSOE permite desbloquear la situación de interinidad en España y que Rajoy, al menos, pueda formar Gobierno.
La abstención de 66 diputados del PSOE permite desbloquear la situación de interinidad en España y que Rajoy, al menos, pueda formar Gobierno.

El día no fue ni de Pedro Sánchez, como pretendía con su anuncio mañanero, ni de un sonriente Rajoy, que aún no sabe bien lo que espera y eso que es el presidente sale investido en España con menos voto en contra, 111, con 68 abstenciones y 170 votos favor. El día fue de la democracia que se rebela contra los que desde su sombra vienen a romper y destrozar sus cimientos. Parece ser que eso ya ha despertado a los que socialistas que seguían, sin valorar el camino, las actuaciones de un secretario general al que sólo vale lo que él defiende pero que es incapaz de admitir y respetar cuando la mayoría de un órgano de representación de su partido, le dice lo contrario.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*