Opinión



Jugada arriesgada de Susana Díaz para recuperar al PSOE que ganaba elecciones en España

Susana Día se la juega al todo o el nada.

Los aficionados que gustan de jugar a poker saben lo arriesgado que ir en un partida con todo el resto al envite cuando sólo se acaban de dar las primeras cartas y no se conoce el descarte de cada uno, salvo lo que uno lleva. Susana Díaz, según han comunicado fuente cercanas a la Presidenta de la Junta de Andalucía, anunciará el día 26 de marzo en un acto en Madrid que se presenta a las primarias en el PSOE -que dicho sea de paso siempre han condenado a los elegidos a perder luego las elecciones- frente a Pedro Sánchez, que ya no oculta sus intenciones de girar a a izquierda y recupera el puño alto y el canto de la internacional, y un Patxi López que queda por saber cuáles son sus verdaderas intenciones, si restar un puñado de votos que pueden decisivos a Susana Díaz o al que hasta hace poco parecía ser su modelo de dirigente máximo del socialismo en España.

En el PSOE, por lo que se va viendo, existen dos ‘almas’. La de los militantes más aferrados a la izquierda, que no suelen ocupar cargos de responsabilidad, y lo que mantienen que el partido tiene que recoger votos desde el centro a la izquierda si quiere volver gobernar España. A su lado, como punto de apoyo, estarían por la izquierda Podemos y sus confluencias, cada días más fuertes si Colau termina por hacer un partido propio, y por el centro Ciudadanos, como de hecho ocurre en Andalucía. Aquí, aunque haya ido en retroceso, los socialistas ganan elecciones. Como en Extremadura, Castilla-La Mancha o Asturias y  gobiernan. Los seguidores de Pedro Sánchez han necesitado pactos de Gobierno con varios partidos para estar en Baleares, porque lo que es Valencia parece que no se decantan más por la tesis de Susana Diaz aunque estén gobernado con Compromis, que cuenta, posiblemente, con los dirigentes más racionales para rentabilizar el voto nacionalista de izquierda. País Vasco es ahora mismo una isla en la que manda Patxi López y que al gobernar con el PNV ha vuelto a situar a muchos compañeros en tareas de Gobierno pese a la bajada en votos y escaños. Y Cataluña baila al son de Iceta, unas veces parece que bien y otras no tan bien. Pura incógnita, aunque no tiene mucha lógica que siendo un partido independiente del PSOE pueda votar a un secretario general si ser afiliados mientras que en Cataluña la opción de que se pueda participar de la misma manera, por el resto de afiliados del España, no se permita. Votos que en este proceso que se avecina de primarias pueden resultar claves en el resultado final.

Hay que reconocerle a Susana Díaz que esta actuando de manera consecuente a su proceder en el descabalgamiento de Pedro Sánchez como secretario general. Apretó con mucho dolor y ahora va a dar la cara para intentar recuperar un PSOE que pueda volver a gobernar España sin necesidad de contar con Podemos, porque esa sería su total perdición al perder el voto centrista y moderado, pero socialista, que hay en España. Esperemos que Albert Rivera que se está dedicando a pasear con Podemos no termine perdiendo también al votante de centro derecha porque eso le puede llevar a su ‘muerte’ política cuando todavía no ha madurado como partido y las encuestas vienen confirmando su total estancamiento.

Del desenlace de los próximos meses en el socialismo español va a depender el calendario electoral. Pueden no aprobarse un año los presupuestos, pero los del 2018 sí hay que sacarlos adelante si se quiere mantener el crecimiento económico. Un bloqueo como el que sufrió Manuel Chaves por parte del PP andaluz de Javier Arenas y de la Izquierda Unida de Rejon puede llevar a Mariano Rajoy al adelanto de las elecciones. Y en Andalucía el resultado no pudo ser más aleccionador: mayoría absoluta para el PSOE y crisis en el PP e IU. Los militantes de los partidos y dirigentes demasiados ambiciosos suelen tener muy mal olfato en cuanto a saber lo que en realidad le preocupa a los millones de votantes. Susana Díaz, de los tres que optarán a la secretaría general, es la única que sabe ganar elecciones. De modo que mal olfato no suele tener.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*