Clausurado en Lepe un proyecto con análisis y propuestas para los asentamientos de inmigrantes

Organizado por ASNUCI, IESMALÁ y PERIFERIAS

Asentamientos y espacios intermedios de convivencia

Luís Vargas Martínez, director general de Coordinación de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía, ha clausurado esta tarde a partir de las 18:30 horas, en Lepe, el proyecto en red “Convivencia e inmigración: derechos fundamentales y organización de recursos humanos”, organizado por la Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculturalidad (ASNUCI), con la coparticipación de las asociaciones IESMALÁ y periferias, plataforma de cultura y sociedad.

El trabajo, subvencionado por la Dirección General de Coordinación de Políticas Migratorias, ha tenido varias líneas de actuación: La organización eficaz de los recursos propios de ASNUCI, una asociación con más de 550 personas, en su inmensa mayoría de origen subsahariano, que trabajan como temporeras contribuyendo a la riqueza del sector agrícola onubense. Además se han realizado cursos de formación sobre derechos fundamentales en el ámbito de la migración. Por último se ha realizado un estudio sobre el hábitat de los asentamientos de chabolas en los que malviven en condiciones indignas miles de personas, con el objetivo último de platear propuestas de solución que sean viables, eficaces, y que contribuyan a la mejor convivencia en la diversidad.

El análisis se ha centrado en el asentamiento del cementerio de Lepe, uno de los mayores de la provincia, con una población que supera las 500 personas en temporada alta de la campaña agrícola, y en el que se produjo un gran incendio el pasado 18 de abril, que se saldó sin víctimas pero que puso de manifiesto los graves riesgos a los que están expuestos sus habitantes.

Las dos primeras líneas se actuación han sido llevadas a cabo por ASNUCI e IESMALÁ. El estudio sobre el hábitat lo ha desarrollado periferias con ASNUCI.

Destacan el enfoque innovador al abordar el fenómeno del asentamiento. Se ha investigado sobre los usos del suelo, su conformación proto-urbana, la tipología edificatoria, los materiales utilizados, las técnicas constructivas, la simbología, el contexto socio-cultural de los habitantes, factores que contribuyen a la conformación del hábitat humano entendido como paisaje cultural.

El proyecto propone un plan de actuación para eliminar los asentamientos que implique a la administración estatal, autonómica y local, de forma interdepartamental, a los empresarios, sindicatos, a la sociedad, a las ONGs que trabajan con la migración, y sobre todo reclama la participación de los protagonistas en la toma de decisiones. Plantea la necesaria revisión de la ley de extranjería, del proceso de obtención de permisos de residencia y trabajo, de los contingentes para el sector.

Entre las propuestas concretas para Lepe se pide un plan de emergencia con dotación provisional de módulos prefabricados de duchas, aseos y cocinas, la terminación y puesta en uso del albergue municipal de Lepe, la construcción de un camping que compatibilice el alojamiento de trabajadores temporeros con otros usos turísticos y docentes, la asunción de responsabilidad social empresarial por parte del sector agrícola facilitando alojamiento digno a sus propios trabajadores temporeros más allá de lo establecido por la ley, facilitando la tramitación de actuaciones en suelo no urbanizable, la creación de oficinas de mediación para el alquiler de pisos a trabajadores temporeros, la inclusión de la demanda de viviendas para estos en el Plan Municipal de Vivienda y Suelo, la recuperación e implementación eficaz de iniciativas públicas de ayudas para la promoción de viviendas de alquiler destinadas a alojar temporeros, entre otras.  

Finalmente, insiste en la urgencia de resolver el hábitat de miles de personas que viven en nuestra provincia en condiciones indignas, y que en cualquier momento pueden provocar un tremendo drama humano. No debemos olvidar que el efecto llamada de población inmigrante temporera no lo provoca la existencia o no de sistemas de alojamiento digno en un municipio determinado, sino la actividad agrícola creciente de nuestra provincia basada en producciones de fruta de temporada con demandas muy irregulares de mano de obra. Una actividad económica que está en plena expansión, que reporta beneficios y riqueza para la provincia de Huelva. Es hora de que se haga de una forma social y ambientalmente responsable.

El acto de clausura ha sido esta tarde poco después de las 18:30 horas en la sede de ASNUCI, en el Polígono Industrial El Prado, en Lepe

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*