UPA Andalucía denuncia el bajo precio que los ganaderos reciben por la leche de cabra

Es una situación insostenible para el caprino andaluz

Denuncian una bajada de los precios que perciben por la leche de cabra de un 50% en un periodo de cuatro años

Los ganaderos de caprino de Andalucía han dicho: ¡BASTA YA! Y, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, quieren  manifestar su malestar y preocupación ante la imparable bajada de los precios de la leche de cabra en los últimos cuatro años.

Los productores cobran entre 48 y 50 céntimos por un litro de leche, mientras que los costes de producción, no dejan de subir año tras año, superando en la actualidad los 65 céntimos.

“Desde UPA  insistimos en que “ESTA SITUACIÓN ES INSOSTENIBLE”. Si bien en 2015 los ganaderos llegaron a percibir por la leche de cabra 95 céntimos por litro, lo cual es razonable para cubrir gastos y obtener cierto margen de beneficio para mantenerse en la actividad; desde entonces, el precio se ha ido desplomando hasta situarse por debajo de esos costes de producción.

Con este panorama, “las familias de ganaderos no pueden mantenerse en la actividad y están teniendo que vender sus rebaños de cabras, que son de una excelente calidad”, cuentan en UPA, donde explican que consecuentemente, estas personas abandonan los pueblos en busca de otras oportunidades laborables en la ciudad, lo que está provocando el despoblamiento de estos núcleos rurales.

El consumo de la leche de cabra ha aumentado en los últimos años. Sus cualidades la hacen ideal para la elaboración de quesos, destinándose en su mayoría a queso fresco, semicurado y curado. En la venta al público el kilo de queso ronda los 12 euros, y un litro de leche fresca, 1`40 euros. Sin embargo, como ya hemos mencionado, el ganadero no percibe más de 50 céntimos/ litro, cifras que no le dan para cubrir costes.

Además del aumento que año tras año experimentan los piensos, la electricidad, el combustible, … es necesario señalar que los ganaderos han tenido que asumir el gasto que ha supuesto la modernización de sus explotaciones ganaderas para adaptarlas a la normativa europea. No obstante, eso no se traduce en una subida acorde con los tiempos en el precio que se les paga por su leche, que se sitúa a niveles de otra década.

Andalucía cuenta con el mayor número de cabezas de ganado caprino de España y también es la principal productora de leche de cabra. Si bien es cierto que en la provincia de Málaga es donde se concentran más ejemplares, con una población de 255.000, la actividad se da también con gran importancia en el resto de provincias andaluzas. Así, le sigue Sevilla con 185.000 cabras, Almería con 169.000 o Granada con 166.000, etc.

Finalmente, la desaparición del sector de la leche de cabra afectaría a toda la sociedad consumista, que se quedaría sin disfrutar de unos productos de calidad, sanos y seguros, elaborados en nuestra tierra. Porque, podemos estar seguros de que los consumidores que gusten de los productos caprinos seguirán comprando, y el mercado se los continuará ofreciendo, pero no tendremos tan clara su procedencia, su calidad, ni sabremos qué requisitos cumplen en materia sanitaria y de seguridad alimentaria.

Por todo ello, “desde UPA Andalucía pedimos la colaboración de las administraciones para terminar con las desigualdades e injusticias en la cadena agroalimentaria. Hay unas pocas y poderosas industrias lácteas que controlan el mercado, ahogando a los productores con precios ruinosos”, explican. “Además, las grandes superficies siguen utilizando un producto de primera necesidad como es la leche como producto reclamo, tirando su precio y devaluando este alimento básico”, concluyen en UPA.

 

Es una situación insostenible para el caprino andaluz porque estos precios no les permiten ni siquiera cubrir los costes de producción

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*