La economía española creció un 0,6% en el tercer trimestre de 2018

La previsiones respecto al crecimiento del empleo han sido revisadas a la baja en los últimos meses

El sector de actividad que mayor crecimiento porcentual de la afiliación está registrando en términos interanuales es el de la Construcción
Randstad Research elabora cada trimestre un análisis en profundidad sobre la situación actual del mercado de trabajo con datos de la Encuesta de Población Activa. En esta ocasión, el siguiente estudio corresponde al tercer trimestre de 2018.

La economía española creció un 0,6% en el tercer trimestre de 2018, lo que supuso mantener el ritmo de crecimiento del trimestre previo y una desaceleración de una décima en la tasa de variación interanual, hasta el 2,4%, respecto a lo medido en el segundo trimestre de 2018. La EPA del tercer trimestre arrojó unos datos positivos, aunque con síntomas de desaceleración en la creación de empleo, mientras que la afiliación a la Seguridad Social se ha desacelerado en la segunda mitad del año, aunque terminó cerrando 2018 con un crecimiento interanual ligeramente superior al 3%.

Previsiones de empleo y paro
La previsiones respecto al crecimiento del empleo han sido revisadas a la baja en los últimos meses, y se sitúan en el entorno del 2,3% en 2018, tres décimas por debajo del crecimiento previsto del PIB. Por su parte, las previsiones en torno a la tasa de paro apuntan a la ralentización en 2019 de la senda de descenso de dicha variable, que podría alcanzar en el próximo año cifras en el entorno de 13,7%.

¿Qué impacto puede tener la subida del SMI en el mercado de trabajo en 2019?
Diversas fuentes nacionales e internacionales se han pronunciado en este sentido, con estimaciones de destrucción de empleo que oscilan, entre el peor escenario, BBVA Research, que cifraría en 190 mil empleos la potencial destrucción, y Banco de España que considera que la pérdida puede rondar los 150 mil empleos.

Otra cifra algo más moderada pero igualmente notable es la de la Comisión Europea, que estima una pérdida de entre 70 y 80 mil puestos de trabajo en dos años.

En el tercer trimestre de 2018 la cifra de ocupados a tiempo parcial ha disminuido en 185.900 personas y ha quedado situada en 2,71 millones, un significativo descenso que supera el crecimiento de dicho tipo de empleo de los tres trimestres previos. Los ocupados a tiempo completo aumentaron en 369.900 personas, hasta llegar a los 16,81 millones. La tasa de parcialidad –la proporción de ocupados que cuenta con empleo un a tiempo parcial- ha disminuido en el último trimestre 11 décimas, hasta el 13,9% de la población ocupada. En términos interanuales el número de ocupados a tiempo parcial también refleja una disminución, cifrada en 12.000 personas (-0,4%), por lo que la totalidad del empleo creado en el último añofue a tiempo completo (+490.800 ocupados a tiempo
completo más en variación interanual, +3,0%).

De acuerdo con la EPA, el mayor crecimiento del empleo en el último año se concentra entre los asalariados, que están viendo crecer su empleo a un ritmo interanual de un 3,3%, pero con mayor intensidad entre los asalariados del sector público (+105.400, +3,4%), que encadenan varios trimestres creciendo a un ritmo superior a los del sector privado (+421.400, +3,3%). Por otra parte, los trabajadores por cuenta propia han disminuido su número un 1,6% en el último año, aunque con un crecimiento del 1,2% entre aquellos que son empleadores.

La tasa de empleo creció en el tercer trimestre en todas las franjas de edad excepto en la de 35 a 44 años (donde descendió 7 centésimas), y la intensidad fue mayor entre los ocupados más jóvenes. Entre los menores de 25 años el aumento intertrimestral fue de 2,1 puntos (hasta quedar situada en el 26,3%). Para el resto de edades el crecimiento de la tasa de empleo fue mucho menos intenso, alcanzándose un aumento de 7 décimas en el segmento de 55 a 64 años. La mayor tasa sigue localizándose en el segmento de 35 a 44 años, con un 78,7%. En términos interanuales, las tasas de empleo han crecido para todas las edades. El mayor crecimiento en el último año, de 1,8 puntos, se localizó en la franja comprendida entre los 45 y los 54 años.

En el tercer trimestre del año las tasas de empleo han crecido tanto entre los trabajadores españoles (0,3 puntos más, con lo que su tasa de empleo alcanzó un valor de 49,1%), como entre los de doble nacionalidad (3,4 puntos más, con una tasa de un 63,5%), pero descendió una décima en el caso de los extranjeros (hasta un 56,4%). En el último año el mayor crecimiento en las tasas de empleo se ha producido entre los trabajadores con doble nacionalidad (3,3 puntos más), mientras que el aumento entre los españoles y los extranjeros ha sido en ambos casos inferior al 1% (0,9% y 0,3%, respectivamente).

La segunda mitad del año 2018 ha visto caer el crecimiento interanual de la afiliación a la Seguridad Social por debajo del 3%, quedando situado a final de noviembre en un 2,9%. Dicho incremento porcentual equivale a un aumento interanual de 528.000 afiliados. A pesar de dicha desaceleración, todavía la afiliación mantiene un crecimiento superior al de la ocupación medido a través de la EPA, que en estos momentos es de un 2,5% en tasa interanual.

El sector de actividad que mayor crecimiento porcentual de la afiliación está registrando en términos interanuales es el de la Construcción, con tasas que se han mantenido en la franja comprendida entre el 6% y el 7% en la segunda mitad del año y que en noviembre se situó en el 6,1%. Tanto el sector Servicios (3,0%) como Industrial (2,0%) reflejan ritmos sanos de aumento del empleo, aunque este último ha perdido ritmo en los últimos meses, mientras que la Agricultura –aunque con mucha volatilidad de un mes a otro- se encuentra en noviembre con tasas interanuales negativas (-0,4%) en sus cifras de afiliación.

En los primeros diez meses de 2018 se produjeron en España un total de 510.107 accidentes de trabajo, de los que el 99,1% tuvieron la consideración de leves, un 0,8% la de graves y un 0,1% fueron mortales. Dichas cifras suponen un crecimiento de la accidentalidad de un 4,2% respecto al mismo período del año anterior.

Las secciones de actividad que más accidentalidad registraron fueron las Industrias extractivas –en las que se produjeron 773,7 accidentes con baja laboral por cada 100.000 trabajadores de media mensual en cada uno de los meses referidos-, la de Construcción –con un índice de incidencia mensual de 657,4- y la de Suministro de aguas y gestión de residuos –cuyo índice de incidencia se situó en 547,6-.

Absentismo laboral

En el tercer trimestre de 2018 los sectores de actividades sanitarias y de servicios sociales (7,0%) y de Administraciones Públicas (6,0%) son los de mayor nivel de absentismo laboral, mientras que los de Actividades inmobiliarias (3,2%), Información y Comunicaciones (3,2%) y Actividades profesionales, científicas y técnicas (3,3%) son los que cuentan con menor nivel de absentismo.

Cuando no se tienen en cuenta las bajas médicas y se mide exclusivamente el absentismo de naturaleza no justificada por IT, los sectores de Actividades sanitarias y de servicios sociales (2,1%) y de Suministro de energía (1,6%) lideran la clasificación. Las actividades con menor nivel de absentismo no justificado en el segundo trimestre han sido Construcción (0,5%), Hostelería (0,6%) y Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (0,8%).

De acuerdo con la información proporcionada por la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del INE, el nivel de salarios medios en España se sitúa en 1.842,62 euros al mes en el tercer trimestre de 2018. Además, el promedio de remuneraciones no salariales –los pagos en especie alcanzó los 65,85 euros al mes, mientras que los costes sociales para la empresas promediaron 591,40 euros mensuales. Por tanto, el coste laboral promedio por trabajador y mes para las empresas españolas totalizó 2.499,87 euros en dicho trimestre. De acuerdo con esta fuente estadística, en el período referido tanto en el sector de la Industria como en el de la Construcción el crecimiento interanual de los salarios medios fue de un 0,8%, mientras que en Servicios ascendió a un 2,2%.

Las empresas de más de 200 trabajadores pagan salarios sustancialmente más elevados que las empresas pequeñas, con una diferencia que alcanza los 716,71 euros mensuales (2.243,41 euros frente a 1.526,70 euros), un comportamiento consistente en todos los sectores de actividad, aunque las diferencias se elevan hasta casi los mil euros en los sectores de la Industria y la Construcción. Los salarios por hora trabajada muestran una gran variabilidad en función de las diferentes ramas de actividad. Las mayores remuneraciones se localizan en el sector de suministro energético, con 31,98 euros por hora, mientras que la Hostelería, con 9,68 euros por hora, es la rama con salarios más moderados.

Asalariados sector privado y público por tipo de relación laboral.Evolución reciente de los ocupados. Unidades: Miles de personas (eje izquierdo) Porcentaje (eje derecho).Contratos registrados. Variación interanual.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*