Piden 2 años de cárcel para cada uno de los 3 acusados por el incendio de Fuente la Corcha que arrasó 180 hectáreas en 2016

El juicio se celebrará el 17 de mayo

Bomberos del Infoca sofocan un incendio forestal en Huelva

El Juzgado de lo Penal número dos de Huelva celebrará el 17 de mayo el juicio por el incendio declarado en Fuente la Corcha, en el término municipal de Beas (Huelva), en la que fueron arrasadas 180 hectáreas en mayo de 2016 y por el que la fiscalía pide dos años de prisión para cada uno de los tres acusados por un presunto delito de incendio forestal por imprudencia grave.

Además, solicita el pago de una multa de 2.190 euros y de una indemnización conjunta de 137.238 euros a la Junta de Andalucía por los gastos de extinción, de 110.074 euros por daño ambiental y a cada uno de los perjudicados por daños en su finca con cantidades que oscilan entre los 18.751 euros y los 56.504 euros.

Uno de los acusados era trabajador de una empresa agroforestal y el encargado entonces de solicitar a la Delegación de Medio Ambiente de la Junta los permisos preceptivos para la realización de tareas de corta, astillado y aprovechamiento forestal en las fincas que la empresa Ence Energía y Celulosa posee para el suministro de material a la planta de San Juan del Puerto.

El otro acusado es un trabajador de una segunda empresa subcontratada que se encontraba en la mañana del 3 de mayo en una de esas fincas donde estaba realizando tareas de corta, astillado y apilamiento de la masa forestal de eucaliptos con una máquina astilladora que ya había generado conatos de incendios, según el escrito de acusación.

El tercer acusado es el encargado de supervisión, que se encontraba esa mañana en la finca y daba indicaciones al maquinista sobre el trabajo concreto a realizar.

En el escrito de acusación se explica que el primer acusado solicitó el 25 de febrero de 2016 permiso para dicha actividad y subcontrató la ejecución a otra empresa, a sabiendas que el material empleado por la misma y en concreto las máquinas astilladoras “habían ocasionado problemas y conatos de incendios en otras ocasiones”.

Según fiscalía, al no adoptarse las medidas de precaución correspondientes, se produjeron chispas de las pilas de astillas cortadas por la máquina o de las cenizas incandescentes de los montones apilados, extendiéndose el fuego por el fuerte viento al terreno forestal próximo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*