Opinión



Cartaya aprueba un presupuesto de 19 millones de euros a cuatro días de las elecciones

El PSOE presenta un recurso de impugnación

Cartaya celebra un pleno extraordinario para aprobar los presupuestos

El pleno del Ayuntamiento de Cartaya ha aprobado este martes, de forma definitiva, los presupuestos municipales para el año 2019, que ascienden a 19 millones de euros, ante las críticas de la oposición al hacerse a cuatro días de las elecciones municipales.

Este presupuesto se aprueba después de resolver las alegaciones presentadas y tras debatirse inicialmente hace un mes, el pasado 24 de abril, después de haber sido remitidos para su visto bueno y para informe preceptivo, al Ministerio de Hacienda en febrero, y a los grupos municipales antes de dicha fecha.

Las cuentas municipales, que han sido votadas favorablemente por el equipo de Gobierno (ICAR, PP y PA), y en contra por los grupos de la oposición, han salido adelante en un pleno extraordinario y urgente; urgencia que justifica la propuesta de Alcaldía, ante la necesidad de “la prestación de determinadas obras y servicios municipales esenciales que no pueden demorarse a la constitución de la nueva Corporación y a la aprobación del presupuesto por esta”, puesto que en algunos casos hay que ponerlos en marcha antes del 15 de junio.

El Grupo Municipal Socialista ha criticado que el alcalde independiente convoque un pleno “sin tiempo y forma con la única obsesión de aprobar definitivamente los presupuestos para este año 2019 a cuatro días de las elecciones municipales”. El portavoz y candidato a la Alcaldía, Alexis Landero, ha incidido en que el pleno “ha sido convocado con un margen menor a las 24 horas de su celebración, ya que la comunicación del mismo se hizo en el día de ayer a las 15:00 horas”.

Según Landero, “se trata de una estrategia del alcalde, a sabiendas de que no va a seguir gobernando, para dejar atados de pies y manos al próximo equipo de Gobierno”. Asimismo, ha señalado que “nadie puede entender esta forma de actuar cuando hace dos años que no se aprueban unos presupuestos municipales y es, precisamente, ahora cuando no tiene sentido, porque el domingo se celebran las elecciones municipales. Detrás de esto solo está el empeño del equipo de Gobierno en dejarlos aprobados condenando así el inicio del próximo mandato”. Al hilo de ello, Landero ha apuntado que “todo parece indicar que este hecho responde al pacto que Juan Polo, de ICAR, tiene ya firmado con el Partido Popular porque de otra manera no se entendería”.

El portavoz del PSOE ha señalado que  “ya en 2017 se incumplió la regla de gasto y el 2018 no tuvimos un presupuesto actualizado, y no se puede permitir que se apruebe a estas alturas para tapar que no se ha hecho un plan económico y financiero, y ahora hacer un acuerdo de no disponibilidad de 500.000 euros”. Landero ha recordado que han presentado un recurso de impugnación “porque no tiene lógica que un alcalde que no va a gobernar Cartaya a partir del día 27 de mayo quiera aprobar un presupuesto municipal para dejar maniatado al próximo equipo de Gobierno con las cuentas municipales”.

Para Alcaldía, uno de los motivos de esta urgencia, es el caso de la prestación del servicio de vigilancia, salvamento y asistencia en las playas del municipio, o la prestación de los servicios públicos de limpieza viaria y de playas, y del servicio de conservación y mantenimiento de parques, jardines y zonas verdes del municipio. También, señala la propuesta de Alcaldía, es necesario liberar la aportación municipal correspondiente a las obras del Carril Bici de Cartaya a El Rompido, concretamente al Tramo Intermedio, y a las de Urbanización y prolongación de la calle Naranjo, pertenecientes ambos al Programa de Fomento de Empleo Agrario 2018, “y que hay que justificar en el tiempo y forma que la aplicación de este plan requiere”.

Otro de los motivos que justifican la urgencia, según ha explicado el primer edil, Juan Miguel Polo, está precisamente en la necesidad de resolver en pleno la reclamación contra el presupuesto que el 11 de mayo presentó el portavoz Grupo Municipal Socialista a las cuentas municipales. “La propia declaración de urgencia señala al respecto que dicha reclamación debe ser resuelta en pleno antes de un mes, y esto no es posible con un gobierno en funciones”, ha señalado el Ayuntamiento.

Ambos motivos, apunta la declaración, justifican un pleno en el que han quedado resueltas las alegaciones presentadas al presupuesto y en el que se ha dado luz verde definitiva a unas cuentas que ya se debatieron en pleno el 24 de abril y que ascienden a un total de 18.914.366 euros en el capítulo de gastos, y de 18.918.342 en el de ingresos, con lo cual que presentan un superávit de 3.976,70 euros.

De esta forma, ha señalado el alcalde, “cumplimos nuestro compromiso de aprobar unos presupuestos municipales que garantizan el equilibrio presupuestario de la Institución, ajustándose a la realidad económica de la misma, y que suponen una mejora considerable con respecto a los últimos presupuestos, aprobados en 2017, y sobre todo a los aprobados en 2013”.

Prioridad para servicios públicos, empleo y seguridad

Polo ha reiterado que son unos presupuestos “serios, equilibrados, coherentes y responsables” que “aspiran a construir un modelo sostenible de crecimiento de nuestro municipio que se asienta en tres pilares fundamentales: una gestión responsable de la economía, el mantenimiento y mejora de la calidad de los servicios públicos esenciales, y la creación de las condiciones necesarias para favorecer la creación de empleo”.

Además, ha indicado, otra de las grandes apuestas de los presupuestos es la Seguridad Ciudadana, con una partida cercana a los 2 millones de euros, que representa casi el 10% del presupuesto municipal, y la inclusión en los mismos de ocho nuevas plazas de Policía Local.

El primer edil ha destacado también, en el debate inicial de las cuentas municipales, que estos presupuestos consolidan el importante aumento en el capítulo de inversiones de los últimos años, que pasaron de algo más de 200.000 euros en 2013 a cerca de un millón en 2017 y a 1.034.000 en 2019. Todo ello, han señalado los responsables municipales, “es fruto de una gestión económica eficiente y eficaz, en base a la cual el Ministerio, y a pesar de estar inmersos en el Plan de Ajuste, nos permite abordar inversiones que consideramos necesarias y prioritarias para el municipio”.

Entre estas inversiones, han destacado la destinada a los nuevos tramos del carril bici entre Cartaya y El Rompido, y nuevas obras de reposición y mejora de las vías públicas y rurales, que dan continuidad al Plan de Asfaltado y al Plan Integral de Reparación de Caminos Rurales, ya que, según ha explicado el alcalde, “seguiremos actuando sobre los mismos, añadiendo los que vayamos pudiendo a la lista de caminos ya arreglados, y se trabajará para garantizar el mantenimiento de la que ya es la mejor red de caminos rurales de la provincia de Huelva”.

Destaca, igualmente, la mejora de los servicios públicos, con una partida de casi 3,3 millones de euros o el refuerzo de las partidas destinadas a obras públicas, con casi 1,4 millones de euros.

Las nuevas cuentas consolidan, han reiterado, el aumento del gasto social, que con respecto a 2013 ya se registró en el último presupuesto, con más de 600.000 euros, y se incrementan las partidas destinadas a deporte, con 1,1 millón de euros, y a cultura, con 975.561 euros.

Igualmente, el equipo de Gobierno ha destacado que estos presupuestos dan continuidad al apoyo a sectores económicos fundamentales como la agricultura, a cuyo desarrollo se han destinado los más de 3 millones de euros invertidos en caminos rurales; el Turismo, “área en la que seguimos apostando por conseguir nuevas banderas azules y distintivos de calidad”, o el fomento del empleo, “con medidas que nos permitan crear las condiciones favorables para el desarrollo económico del que a día de hoy es el municipio de la Costa Occidental de Huelva con menor tasa de paro”.

Finalmente, el primer edil ha puntualizado en el debate de los presupuestos que “con una gestión económica responsable y seria hemos conseguido revertir la situación, pasando de los 6 millones de euros de remanente de tesorería negativo que nos encontramos el último año de gobierno socialista, en 2010, a tres ejercicios consecutivos con remanente positivo: 5,2 millones en 2016, 3 millones en 2017 y 2,6 en 2018, y a los que hay que sumar la reducción de la deuda viva municipal a 15 millones de euros”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*