El Gobierno rechaza la fábrica de Fertiberia en Puertollano como aval para restaurar los fosfoyesos

Este posicionamiento se suma al de la Mesa de la Ría, que cuestiona la valoración de esas instalaciones

Balsas de fosfoyesos en Huelva

La Mesa de la Ría ha valorado positivamente el pronunciamiento del Ministerio de Transición Ecológica  rechazando como aval la fábrica de Puertollano propuesto por Fertiberia como garantía para su proyecto de recuperación de las balsas de fosfoyesos de Huelva.

Así, el Gobierno se suma al posicionamiento mantenido por Mesa de la Ría, “que hace más de un año se opuso a la constitución de este aval, pues la valoración aportada de la fábrica de Puertollano no garantiza el aval solicitado de 65,9 millones de euros”.

Mesa de la Ría aportó un informe pericial que cuestionaba técnicamente la valoración de las instalaciones de Puertollano, “a cuyos argumentos se suma ahora el Ministerio, y sería posible ejecutar, pues no resulta posible vender las instalaciones de dicha fábrica por separado para obtener su valor económico en metálico”.

De igual modo, ha señalado que el Ministerio le solicita a la Audiencia Nacional que “dicte las acciones oportunas” para obtener de Fertiberia todo lo necesario para la constitución de esta garantía. Ya en 2014 Mesa de la Ría solicitó a la Audiencia el embargo de bienes de Fertiberia para materializar este aval, “postura a la que ahora se suma el Ministerio”.

Por otro lado, el Ministerio ha dado traslado a la Audiencia Nacional la intención de Villar Mir de vender Fertiberia al fondo de inversiones Tritón, por si la instancia judicial “estima pertinente realizar algún tipo de actuación adicional”.

Mesa de la Ría ha asegurado que velará por “la recuperación íntegra del entorno natural y las marismas”, por lo que “seguirá haciendo uso de todas las herramientas necesarias hasta conseguir ese objetivo, que no es otro que devolver a la ciudadanía los espacios naturales de los que se les privó ilegalmente”, según ha señalado el portavoz de la Mesa de la Ría, Rafael Gavilán.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*